¿Y quién les responde a los afectados por las protestas? / Opinión

¿Y quién les responde a los afectados por las protestas? / Opinión

Los gobiernos locales y el nacional tienen un reto enorme que requiere una estrategia amplia.

Marchas

Movilización de la semana pasada.

Foto:

Cesar Melgarejo / EL TIEMPO

Por: Jhon Torres
04 de noviembre 2019 , 10:14 p.m.

Tras una de las semanas más caóticas vividas en las calles de Bogotá por cuenta de las manifestaciones y las marchas, al país y a las autoridades –sobre todo, a las que van a asumir el próximo 1.º de enero en municipios y regiones– les corresponde hacer un análisis profundo de los cauces que está tomando ese fenómeno en toda Colombia. 

Y no son solo las protestas estudiantiles que el pasado 31 de octubre, en plena fiesta de los niños, retrasaron por horas la llegada a casa de miles de padres de familia que iban a celebrar la noche de brujas con sus hijos, y además dieron pie a desmanes que llegaron a la quema de una motocicleta de la Policía y robos y ataques contra varios equipos de periodistas.

(Además: ¿protestar en TransMilenio para polarizar de nuevo a Bogotá?)

La semana pasada, centenares de bogotanos también tuvieron que resignarse a esperar por horas a que los colectivos de motociclistas –que celebraban el día del payaso– decidieran abrir paso en varias de las avenidas más importantes de la ciudad. Pasó la noche del miércoles en la carrera 30, frente a El Campín; en la calle 63 y, esporádicamente, en la 80 y la autopista Norte.

Ese derecho no puede desconocer otros, como el de los ciudadanos que no participan en las manifestaciones a que se garanticen su vida,

Hasta ahora, ninguna autoridad ha explicado cómo es posible que un grupo, sea cual sea su razón o bandera, puede forzar a los ciudadanos a quedarse encerrados en sus carros en un escenario potencialmente riesgoso, sin que por largo rato apareciera la policía para imponer el orden. Y sin que siquiera hubiera una alerta para no tomar las vías afectadas por los motociclistas que decidieron salir de fiesta, muchos de ellos con los rostros cubiertos con máscaras de payaso.

Se ha dicho un millón de veces y no puede ponerse en duda: el derecho a la protesta es uno de los principios fundamentales de las sociedades democráticas. De allí las alarmas que se encienden frente a cualquier iniciativa encaminada a ponerle cortapisas.

(Lea también: Las lecciones que deja la semana de protestas violentas en Bogotá)

Pero pasa también que ese derecho no puede desconocer otros, como el de los ciudadanos que no participan en las manifestaciones a que se garanticen su vida, su integridad y la de sus bienes, y también su movilidad.

Eso, desafortunadamente, no está pasando en el país. Casi un mes después, ¿hay alguien respondiendo por las lesiones que sufrió la mujer de 49 años que estaba en un cajero automático cuando este fue atacado con papas bomba en el norte de Bogotá?

¿Alguien ha sido procesado o señalado por algún socio de protesta con remordimiento por la piedra lanzada contra un carro familiar que rompió el panorámico y golpeó el pecho de la madre de dos niños frente a la Universidad Nacional?

Buscar acuerdos que permitan la protesta sin afectar desproporcionadamente los derechos de los demás

Sin duda, los gobiernos locales y el nacional tienen un reto enorme que requiere una estrategia amplia. Desde mantener la comunicación con los líderes de los movimientos y buscar acuerdos que permitan la protesta sin afectar desproporcionadamente los derechos de los demás hasta asegurar la suficiente presencia policial que permita controlar potenciales desmanes y prevenir desórdenes literalmente ‘cantados’ por redes sociales.

Pero el frente clave está en manos de la Fiscalía y los jueces. Así como es imperativo procesar y condenar a los agentes de la policía que se exceden en el uso de la fuerza contra quienes protestan, no es menos importante responsabilizar penalmente a quienes se refugian en el rostro anónimo del colectivo para literalmente romper la ciudad y tratar de llenar de temor a los ciudadanos.

JHON TORRES
Editor de EL TIEMPO@JhonTorresET

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.