Este es el testimonio del empresario que vendió carro al terrorista

Este es el testimonio del empresario que vendió carro al terrorista

Este sujeto llevó dos veces el carro a revisión. Se rastrea un traspaso el 5 mayo de 2018.

Carro bomba

Esta es la camioneta con la que se realizó el atentado contra la Policía en la Escuela General Santander.

Foto:

Archivo particular

Por: Unidad Investigativa
20 de enero 2019 , 01:45 a.m.

Luego de que su nombre salió a relucir en la hoja de vida del carro que el jueves estalló con 80 kilos de pentolita en la Escuela de Cadetes General Santander –atentado terrorista que cobró la vida de 21 personas–, el empresario araucano Wilson Arébalo Hernández decidió presentarse de manera voluntaria y libre ante las autoridades a dar explicaciones.

Tal como lo reveló EL TIEMPO, Arébalo fue la persona que llevó por última vez la vieja Nissan Patrol a revisión técnico-mecánica, en Saravena, Arauca. Las pesquisas judiciales permitieron, además, establecer que fue este ganadero quien le vendió el carro a José Aldemar Rojas Rodríguez, alias Kiko Mocho, el terrorista que lo estrelló cargado de explosivos contra la academia policial.

La transacción se realizó en abril del año pasado y se formalizó ante una notaría del sur de Bogotá, la 57, ubicada a tan solo 4 cuadras de la escuela policial. Incluso, se encontró un poder firmado por Rojas autorizando a Arébalo Hernández a oficializar a su nombre el traspaso de propiedad, lo cual hizo en Bello, Antioquia, donde se abrió en 1993 el expediente del carro.

Pero estos dos asuntos no fueron los únicos que el empresario araucano tuvo que explicarles a las autoridades. En efecto, el 21 de noviembre de 2017, en el mismo municipio antioqueño, quedó consignado que Arébalo Hernández le compró el carro a Mauricio Mosquera León, otro militante del Eln, a quien las autoridades identifican con el alias de Macancan. Este sujeto (Mosquera León) tiene prontuario judicial por concierto para delinquir y terrorismo. Sin embargo, Arébalo lo identificó como un lugareño que permanecía en Saravena y al que le negoció la camioneta a cambio de un vehículo Renault y 10 millones de pesos adicionales.

Por esas dos negociaciones, cuyo rastro quedó en registros públicos, fue que en la tarde del jueves –a las pocas horas del atentado en Bogotá– Arébalo Hernández se presentó en las instalaciones de la Policía de Saravena, donde le fue tomada una entrevista con su versión de los hechos.

EL TIEMPO estableció con fuentes de la Fiscalía regional de Arauca que, tras su declaración, el hombre regresó a su vivienda con el compromiso de presentarse otra vez ante las autoridades si el curso de la investigación requiere nuevamente de su testimonio.

Lo que ha trascendido hasta el momento es que Arébalo Hernández, quien no registra antecedentes vigentes, negó cualquier tipo de relación con el Eln y descartó vínculos distintos a los de la negociación del carro con los dos integrantes de esa guerrilla. El empresario manifestó que le vendió a Rojas por 25 millones de pesos la Nissan Patrol con un blindaje 2.5. Según explicó, la venta se efectuó de manera casual a finales de 2017; cuando Rojas indagó quién era el dueño del carro, modelo 93, le ofreció adquirirlo.

Sobre su trámite en las revisiones técnico-mecánicas del vehículo, Arébalo explicó que se debió a que hubo dilaciones en el pago del carro. Hubo un desembolso inicial de 10 millones de pesos y luego a través de un tercero le hicieron llegar el dinero restante. 

Arébalo es oriundo de Fortul, Arauca, municipio donde Rojas Rodríguez daba, según reportes de inteligencia, cursos de explosivos a otros miembros del Eln, e incluso, a integrantes de otros grupos ilegales que delinquen en la región.

Así mismo, investigadores establecieron que desde hace 13 años se presenta como fabricante y vendedor de productos lácteos en Arauquita, municipio que registra como su último lugar de residencia.

Además, según registros públicos consultados por EL TIEMPO, su empresa Villa Esperanza todavía figura activa en la región conocida como el Piedemonte Araucano.

También aparece en sociedades con Wilian Arébalo Hernández –residente de Saravena– y con Jhonnathan Arébalo Gutiérrez, quien vive en Arauquita y es hijo de Wilson Arébalo.

Este diario llamó a la vivienda de los empresarios, quienes hicieron saber que no harán declaraciones públicas sobre el caso. Además, insistieron en que la conducta de Arébalo está clara y ya le fue explicada a las autoridades.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.