Wayús y empleados del ICA, tras cruce de reses ilegales de Venezuela

Wayús y empleados del ICA, tras cruce de reses ilegales de Venezuela

Indígenas han ingresado a pie 4.200 cabezas en un año por límites con Maicao.

Wayús y empleados del ICA, tras caravanas clandestinas de reses ilegales venezolanas

Se calcula que en un año la red ingresó 4.200 cabezas de ganado, que se comercializaron por 5.400 millones de pesos.

Foto:

Polfa

Por: Unidad Investigativa
01 de noviembre 2018 , 08:04 a.m.

Un puñado de indígenas wayús terminó involucrado en una red binacional de tráfico de ganado desde Venezuela que involucra a finqueros y funcionarios del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA).

Agentes infiltrados de la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa) descubrieron al menos 100 pasos ilegales a través de los cuales movilizaban a pie hasta 350 cabezas de ganado al mes para entregarlas en la frontera a finqueros colombianos.

Se calcula que en un año alcanzaron a mover más de 4.200 reses, avaluadas en más de 5.400 millones de pesos.

Para legalizar su ingreso al país, les pagaban a funcionarios corruptos del ICA 153.000 pesos por cada vaca, que luego eran marcadas con hierros colombianos y movilizadas en camiones 750 en un circuito de fincas ubicadas en varios departamentos del norte del país.Allí eran vendidas hasta por más del doble de su valor. En efecto, en Venezuela cada res se compra en 600.000 pesos, y en Colombia su valor asciende a un millón y medio.

Patrón criminal

“Hemos desarticulado una de las mafias con mayor poder corruptor y más fuertes del contrabando de ganado en La Guajira. Los esfuerzos de inteligencia e investigación criminal siguen recayendo sobre los eslabones más poderosos de esta economía criminal”, le dijo a EL TIEMPO el general Juan Carlos Buitrago, director de la Polfa.

Las labores de inteligencia empezaron a develar que un puñado de funcionarios del ICA estaba alterando el Sistema de Información para Guías de Movilización (Sigma), con el propósito de aparentar que los movimientos de semovientes eran legales.

Además, tras el pago de los sobornos, los ahora capturados facilitaban la legalización de vacunas, los inventarios y las guías, lo que les permitía a estas mafias ganaderas comercializar los semovientes sin ninguna restricción en cualquier parte del país.

Los investigadores también establecieron que otra arista del patrón criminal consistía en sacrificar el ganado ingresado ilegalmente en mataderos clandestinos –que no contaban con las medidas mínimas de salubridad– para luego comercializar la carne en ciudades como Riohacha, Santa Marta, Medellín y Bucaramanga.

De hecho, los agentes de la Polfa que infiltraron la organización criminal encontraron casos en los que el contrabando se materializaba con la carne traída ilegalmente y lista para comercializar.

SOS por aftosa

La ganancia también era del doble, pues el kilo de carne en Colombia cuesta en promedio unos 7.000 pesos, pero esa misma cantidad proveniente de Venezuela de forma ilícita puede valer apenas 3.000 pesos colombianos.

Durante el proceso investigativo, que contó con el apoyo de la Fiscalía General, se logró la captura de siete personas: tres funcionarios del ICA, dos particulares y dos ganaderos.

Entre los funcionarios públicos están cuatro hombres quienes tenían entre sus funciones expedir las guías sanitarias de movilización y aplicar los dispositivos de identificación.

En el operativo también se le incautaron a esta estructura criminal 153 bovinos, por un valor aproximado de 184 millones de pesos.

Tal y como lo reveló este diario, en septiembre pasado ya habían sido capturados siete funcionarios del ICA, vinculados a oficinas de Arauca, Tolima y Cundinamarca.

Los funcionarios del ICA serán acusados de falsedad en documento público, favorecimiento por servidor público y concierto para delinquir. Mientras tanto, los ganaderos vinculados a la red, así como los almacenadores de las reses ilegales, deberán responder por contrabando y concierto para delinquir, delitos que dan penas superiores a los ocho años de cárcel.

Uno de ellos es el encargado de distribuir las reses ilegales y de sacrificarlas. Además, figura una reconocida comerciante de la costa Atlántica.

La red, conocida como ‘los Arrieros’, venía trabajando desde hace varios años, y ahora se indaga si, además de traer reses y carne de contrabando, también son los responsables de los brotes de aftosa que se han detectado en el país.

Paradójicamente, el Gobierno de Venezuela anunció el lunes el cierre de la frontera comercial con Colombia ante lo que calificó como el “riesgo epidemiológico inminente” por el brote de fiebre aftosa detectado en Maicao.

“La Polfa, de la mano con otras autoridades, sigue avanzando sin tregua para contener el contrabando de ganado desde Venezuela”, puntualizó el general Juan Carlos Buitrago.

UNIDAD INVESTIGATIVA

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.