¡Hola !, Tu correo ha sido verficado. Ahora puedes elegir los Boletines que quieras recibir con la mejor información.

Bienvenido , has creado tu cuenta en EL TIEMPO. Conoce y personaliza tu perfil.

Hola Clementine el correo baxulaft@gmai.com no ha sido verificado. VERIFICAR CORREO

icon_alerta_verificacion

El correo electrónico de verificación se enviará a

Revisa tu bandeja de entrada y si no, en tu carpeta de correo no deseado.

SI, ENVIAR

Ya tienes una cuenta vinculada a EL TIEMPO, por favor inicia sesión con ella y no te pierdas de todos los beneficios que tenemos para tí.

Investigación

Seis de cada diez mujeres periodistas han sufrido violencia de género

Aunque la violencia sexual e intrafamiliar contra mujeres cada vez es más visible a través de campañas, la impunidad es alarmante.

Aunque la violencia sexual e intrafamiliar contra mujeres cada vez es más visible a través de campañas, la impunidad es alarmante.

Foto:Santiago Saldarriaga. EL TIEMPO

Reproducir Video

no es hora de callar

No es hora de callar

Estudio revela que agresiones también vulneran su derecho a la libertad de expresión.

Jineth Bedoya Lima
El pasado mes de octubre, la periodista Vanesa Restrepo decidió renunciar al periódico ‘El Colombiano’ porque, en sus palabras, “ya no era un espacio seguro para mí”. De acuerdo con la comunicadora, el medio no tomó medidas adecuadas cuando ella denunció que había sido violentada sexualmente por Juan Esteban Vásquez, un editor del periódico.
La periodista aseguró que, además de revictimizarla, no se ejecutaron acciones concretas para protegerla ni le informaron si habían implementado un protocolo de prevención de acoso y abuso sexual.
Como ella, un número importante de mujeres periodistas se ven obligadas a renunciar a su trabajo, luego de haber afrontado violencia sexual. De hecho, cerca de 4 de cada 10 comunicadoras han tomado la decisión de dejar espacios laborales, 2 de cada 5 han abandonado fuentes y 1 de cada 4 ha dejado temas, tras haber sido víctimas de violencia de género ejerciendo su oficio.
Estos y otros hallazgos hacen parte del estudio que adelantaron la campaña No Es Hora De Callar y el Observatorio de la Democracia de la Universidad de los Andes, con el apoyo de ONU Mujeres Colombia. Esta parte de la investigación, que será presentada hoy, integra la investigación ‘Medios de comunicación y violencia de género’, cuyo primer informe fue publicado por la campaña en octubre pasado.
La encuesta identifica cuáles son las experiencias y percepciones de las mujeres periodistas frente a la violencia de género; con qué herramientas cuentan para abordar estas situaciones en el medio en el que trabajan y si este incentiva la denuncia. Además, qué impacto tienen estas agresiones para su vida personal y profesional y, a largo plazo, para la libertad de expresión y acceso a la información de la ciudadanía. El trabajo se llevó a cabo con más de 150 mujeres de medios de comunicación nacionales y regionales, con un promedio de experiencia profesional laboral de entre 9 y 11 años.
“La violencia de género en contra de las mujeres periodistas es una realidad recurrente en el contexto colombiano”, es una de las conclusiones de la encuesta. Alrededor de 6 de cada 10 periodistas han afrontado violencia de género en sus espacios laborales. Y si no han sido víctimas, es probable que conozcan a una colega que sí lo haya sido: 8 de cada 10 tienen conocimiento de alguna agresión de este tipo en contra de sus compañeras.
Pese a que es una situación generalizada, resulta paradójico que la mayoría de las periodistas no cuenta con espacios de apoyo y de denuncia. Así mismo, en sus medios no hay protocolos o herramientas especializadas para abordar la violencia de género, por lo que muchas deben recurrir a las oficinas de recursos humanos, a sus jefes o compañeros de trabajo. Esto puede resultar en la revictimización de las denunciantes, así como la falta de medidas eficaces para protegerlas.
Solo alrededor del 30 por ciento de las comunicadoras encuestadas consideró que cuenta con espacios de denuncia; el 23 por ciento dijo tener escenarios de apoyo y el 42 por ciento manifestó sentir que el medio de comunicación las motiva a denunciar. En todo caso, otra de las conclusiones de la encuesta es que estos resultados evidencian que “los medios, si saben de este fenómeno y muchos incentivan a denunciar situaciones de acoso y abuso (...), no cuentan con los espacios adecuados para hacerlo”.
Esta falta de herramientas es problemática, además, porque la mayoría de los agresores, en concreto el 79 por ciento, son personas que tienen un cargo superior al de las mujeres que violentan. Luego le siguen sus compañeros de trabajo, con el 56 por ciento de las respuestas dadas. De acuerdo con la encuesta, muchas periodistas dependen del círculo de confianza de sus jefes para poder denunciar, por lo que si son ellos quienes las agreden, podrían quedarse sin alternativas para recibir apoyo. Por otro lado, las fuentes representan la mitad de los victimarios y, finalmente, una cuarta parte son colegas de otros medios de comunicación.
Cuando se trata de violencia sexual, son estos mismos actores y en el mismo orden quienes la perpetran en contra de las mujeres periodistas, aunque en una menor proporción. Respectivamente, representan el 54 por ciento, el 39 por ciento, el 30 por ciento y el 15 por ciento de los agresores. Y un dato aún más preocupante es que al menos 2 de cada 10 comunicadoras afirmó haber sido víctima de violencia sexual por o al hacer su trabajo.
Estas cifras revelan que, tal como lo detalla el estudio, “la violencia de género ejercida en contra de las mujeres en el periodismo se enmarca en las relaciones de poder desiguales que existen dentro de esta profesión”.
Un análisis adicional que llama la atención es el impacto que esta violencia tiene para las periodistas. Cuando ellas se ven obligadas a renunciar a un oficio que les gusta, abandonar su puesto de trabajo, temas o fuentes, hay una vulneración clara de su derecho a expresarse y a participar en la vida pública.
“La violencia de género en espacios laborales tiene implicaciones a nivel personal para la víctima y para la sociedad en general. En particular, cuando las periodistas son agredidas en razón de su género, se vulnera su derecho a la libertad de expresión. Además, vulnera el acceso a la información por parte de los ciudadanos debido a que las experiencias de violencia de género pueden llevar a las periodistas a dejar de cubrir temas que resultan de gran importancia en una sociedad”, detalla el documento.
Otros hallazgos importantes están relacionados con las formas como se manifiesta la violencia de género. La mayoría (el 62 por ciento) de las periodistas se siente discriminada por ser mujer, pues consideran que el trato que reciben en su trabajo es peor que el de sus colegas hombres y, además, que las fuentes prefieren entregar información a ellos. Otras comunicadoras también han recibido agresiones y a través de canales digitales, como sus redes sociales, los comentarios de los lectores en sus publicaciones o en sus mensajes directos.
NO ES HORA DE CALLAR
Jineth Bedoya Lima
icono el tiempo

DESCARGA LA APP EL TIEMPO

Personaliza, descubre e informate.

Nuestro mundo

COlombiaInternacional
BOGOTÁMedellínCALIBARRANQUILLAMÁS CIUDADES
LATINOAMÉRICAVENEZUELAEEUU Y CANADÁEUROPAÁFRICAMEDIO ORIENTEASIAOTRAS REGIONES
horóscopo

Horóscopo

Encuentra acá todos los signos del zodiaco. Tenemos para ti consejos de amor, finanzas y muchas cosas más.

Crucigrama

Crucigrama

Pon a prueba tus conocimientos con el crucigrama de EL TIEMPO