Se bajó en el último minuto de avión en el que murieron 107 personas

Se bajó en el último minuto de avión en el que murieron 107 personas

Diego Bermúdez recuerda cómo a último momento le pidieron que cambiara el vuelo 203.

AUTOPLAY
Volver a las montañas de la bomba del avión de Avianca de 1989Volver a las montañas de la bomba del avión de Avianca de 1989
Diego Bermudez

Julián Espinosa / EL TIEMPO

Por: María Fernanda Arbeláez Méndez
27 de noviembre 2019 , 08:53 a.m.

“Última hora, Yamid. El capitán Vásquez, de la Policía Nacional, nos confirma aquí en Bogotá lo siguiente: primero, se trata de un avión Boeing 727 de la compañía Avianca, identificado con la matrícula HK 1803, este avión salió del Puente Aéreo, dice el capitán Vásquez. Lleva seis tripulantes y 101 pasajeros, iba de Bogotá hacia Cali; aparentemente, según indica el capitán Vásquez, han muerto los seis tripulantes y un número aún indeterminado de personas”.

Emisión de Caracol Radio el día del atentado

Audio de la transmisión del lunes, 27 de noviembre de 1989, durante el cubrimiento del atentado al vuelo 203 de Avianca.

El sonido de la radio se hacía más fuerte a medida que se acercaba desde el avión a la plataforma. Segundos antes se había encontrado a otro auxiliar de vuelo. Solo le había dicho, con la voz entrecortada: “Ya, confirmado”.

¿Confirmado?, ¿confirmado, qué?”, fue lo único que pensó. Diego no entendía nada. No lograba comprender que el avión del que acababan de bajarlo, el vuelo 203 de Avianca que cubriría la ruta Bogotá - Cali ese 27 de noviembre de 1989, explotó en el aire por una bomba del cartel de Medellín y acababa de caer en llamas sobre un cerro.

Diego Bermúdez intenta no escatimar en ningún recuerdo. Habla con fluidez, busca hacer con su narración un hilo perfecto de lo que vivió ese día. De tanto que ha repasado ese momento en su cabeza, a la mayoría de personas que se le cruzaron ese lunes en el camino las recuerda con nombre y apellido.

No puede negarlo, pero cada vez que cuenta lo que vivió ese 27 de noviembre de 1989 le sigue sorprendiendo no haber muerto.

Para ese día no tenía un vuelo asignado, pero le tocaba estar pendiente. Se había encontrado con unos amigos y estaban pensando en tomarse unos tragos, pero aún no sabía si podía. La única forma de enterarse si le habían asignado viajar era llamando a su casa. Diego llevaba poco más de cuatro años trabajando como auxiliar de vuelo con Avianca. Ese domingo, 26 de noviembre, su mamá le dijo brevemente por teléfono que no se trasnochara, que ya había pasado el joven de la moto con la información: tendría que estar en el vuelo de 7 de la mañana de Bogotá a Cali, y de ahí hasta Pasto.

En Avianca se había acostumbrado a trabajar temprano, a hacerlo en todos los horarios. Vincularse a la compañía siempre había estado entre sus planes, sus papás llevaban varios años dirigiendo una agencia de viajes; por eso, cuando le dijeron un par de años antes que había la posibilidad de hacer el curso en Bogotá para entrar, no dudo en dejar frenados sus estudios en Hotelería y Turismo en Cali y se devolvió a su ciudad.

Apenas llegó al Puente Aéreo supo que tenía el vuelo con Astrid del Pilar Gómez Díaz. Llevaban trabajando casi un año juntos. Le gustaba hacerla reír. Más ese día, que ella llevaba la tristeza a cuestas. Antes del fin de semana le habían informado que tenía que trasladarse a Barranquilla y eso la había llenado de dudas, no era tan fácil mover a su hija hasta allá. Su mamá era la que siempre se la cuidaba. Y en esas estaba, en medio de todos los ‘embolates’ que le generó la noticia.

En diciembre estoy en un viaje larguísimo, salgo a vacaciones más de un mes. Aquí tengo los regalos de Navidad para llevárselos a mi mamá. Se los voy a ir a dejar

Prepararse para 101 pasajeros

“Nos fuimos para el avión e hicimos el briefing, que es un tema técnico de aviación de prevuelo de tripulantes, para cuando llegara el piloto. Realizamos el chequeo del equipo, asignamos puertas de emergencia, quiénes iban, todo”, recuerda Diego sobre el vuelo 203 que le fue asignado esa mañana.

Cada uno tomó su lugar, ya sabían cuáles eran las responsabilidades. Diego y Astrid se ubicaron en las puertas delanteras, frente a la cabina de pilotos. Empezaron a hablar de cómo podría ser la búsqueda del apartamento en la nueva ciudad, de qué tanto tiempo le costaría a ella acomodarse y llevarse a su hija.

La tripulación esa mañana, además de Diego y Astrid, quien acababa de cumplir 28 años, se completó con Germán Pereira Torres; el ingeniero Luis Jairo Castiblanco; el capitán José Ignacio Ossa y el copiloto Fernando Pizarro.

Ya todo estaba acomodado. Solo les quedaba empezar la fase del abordaje de los pasajeros. Saldrían pasadas las 7 a. m. y en menos de una hora estarían aterrizando en el aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón.

Pero, había un último cambio.

Se escucharon los pasos acelerados de dos personas y en ese momento apareció el supervisor de tierra en el avión junto a la auxiliar de vuelo Rita Elisa Galvis. En medio del afán le notifican rápido.

Diego, por favor, bájese. Va Rita para el vuelo.

Se sorprendió. Ya tenía todo listo. En esos cortos minutos les intentó explicar que ese vuelo ya se lo habían asignado, que aparecía en todos los itinerarios, que ya habían realizado, incluso, los controles de la tripulación. Él quería estar en ese viaje.

La antigüedad de Rita dentro de la compañía era superior a la de Diego. Lo que le permitía tener una ventaja al momento de tomar la decisión. Y había algo más.

Entre las explicaciones insistentes de Diego, Rita le contó la razón principal por la que le pedía el cambio. Le explicó por qué prefería que a él lo movieran en el cronograma del vuelo a Medellín.

“Me dijo: ‘Te voy a contar la verdad de por qué quiero el vuelo. En diciembre estoy en un viaje larguísimo, salgo a vacaciones más de un mes. Aquí tengo los regalos de Navidad para llevárselos a mi mamá. Se los voy a ir a dejar’”.

El plan de Rita era terminar la ruta nuevamente en el Puente Aéreo y, de ahí, ya no como parte de la tripulación, abordar un vuelo hasta Cúcuta, donde vivía una parte de su familia.

Sin más argumentos para debatir la nueva acomodación, Diego se despidió de Astrid. Buscaría traerle algo para desayunar antes de que terminara todo el abordaje. Salió rápido con otros dos compañeros más y en un restaurante pidió que le empacaran un sándwich para llevar.

Se dirigió nuevamente al Boeing 727-100. Lo había visto tantas veces, que no reparó en detallarlo. Había recorrido durante muchas jornadas los 41 metros de longitud que abarcaba. En la pista estaba todo despejado para que despegara dentro de poco.

Alcanzó a llegar antes de que cerraran la puerta. Astrid le recibió la comida, le dio un abrazo fugaz y le hizo un gesto con la mano en forma de teléfono sobre su oreja, le dijo en voz baja:

— Me llamas. Hablamos en la tarde.

Astrid del Pilar Gómez

Astrid del Pilar Gómez (der.) tenía 28 años e iba a cumplir un año de trabajar en Avianca cuando ocurrió el atentado.

Foto:

Archivo particular.

La caída

Diego se reincorporó a la rutina, se dirigió nuevamente a la plataforma y buscó el avión que iría hasta Medellín y después a Montería. Volvió a repetir el mismo procedimiento que ya había realizado con el HK1803. Esta vez tuvo que esperar mucho más para salir, porque el aeropuerto en la capital antioqueña estaba cerrado.

Mientras les daban luz verde. El ingeniero Hernán Cuellar leía el periódico en la silla 1A. Diego estaba cerca de la primera puerta y de forma imprevista subió el piloto Alberto Sarmiento. Entró con fuerza y rabia, se ubicó bruscamente en la cabina.

Todos no lo dudaron e ingresaron con él.

Lo único que nos pudo decir con la voz quebrada fue: ‘bajaron el 1803’”. Diego sube los ojos evitando no llorar al recordar cuáles fueron las primeras palabras que le notificaron la tragedia. Deja salir un pequeño soplido por su boca controlando las lágrimas.

Esta vez, 30 años después, sentado en un pequeño restaurante al norte de Bogotá, Diego intenta describir con todas las palabras posibles el sentimiento de desconcierto y desolación que lo embargó en esa pequeña cabina.

La duda se apoderó del momento. En ese instante no entendió cuáles eran las implicaciones que traían las últimas tres palabras que había pronunciado el piloto Sarmiento: ¿Era el vuelo que iba para Cali?, ¿podría acaso ser una confusión?, ¿qué era lo que le habían dicho?, ¿habían visto a la aeronave?, ¿estaban vivos?

Diego decidió bajarse en ese momento del avión, se fue acercando a la plataforma en la cual se realizan los abordajes. El sonido de la radio, en donde diferentes emisoras daban el desarrollo de la última hora, se fue escuchando con más fuerza.

En Caracol Radio pasaban la entrevista de uno de los testigos. Al aire narró cómo escuchó la explosión cuando salía de Conalvidrios, en Soacha. Luego vio al avión entre los aires envuelto en las llamas para estrellarse finalmente metros más adelante.

Testimonio sobre el accidente del vuelo 203

Emisión de Caracol Radio del lunes, 27 de noviembre de 1989. Testimonio del oyente Leonel Rincón.

Todo en el aeropuerto giraba en torno al Boeing 727 que había quedado en medio de una montaña solo 5 minutos después de abandonar el Puente Aéreo. El lugar poco a poco se empezó a llenar de periodistas de todos los lados. El hecho no tenía sólo relevancia nacional, sino que captaba la atención también de la prensa extranjera.

Las caras de desconcierto se fueron repitiendo en todos los rincones. ¿Qué había sucedido? ¿Había sido acaso un accidente, una falla mecánica, un atentado?

A Diego solo se le ocurrió hacer una cosa. Llamar a su casa. Intentó varias veces, pero la línea estaba ocupada. Probó un par más y no hubo respuesta del otro lado. Decidió marcarle a su tío y, ahí sí, por fin, le contestaron.

Para su familiar era todo una sorpresa. Tenía en la otra línea al papá de Diego, inconsolable, dándole la noticia del avión. Diciéndole que le habían asignado desde la noche anterior esa ruta.

Cuando por fin pudo hablar directamente con su papá, se enteró de que su hermano Jairo había tomado la decisión de ir hasta el aeropuerto a averiguarlo todo. Le contó brevemente que su mamá seguía sin enterarse de nada. No habían sido capaces, ninguno, de mencionarle qué era lo que había sucedido a las 7:16 de la mañana, cuando el avión de Avianca había quedado despedazado en el cerro Canoas, a unos cuantos kilómetros de Bogotá.

Se movió hasta la sala de tripulantes y se encontró con varios compañeros. Algunos lo miraban con sorpresa. Como su nombre aún seguía en los itinerarios que se entregaron en todo el país del vuelo hacia Cali, pensaron que estaba en ese avión.

“Patricia, mi jefe, me dijo: ‘¿quieres volar?, ¿estás preparado para volar?’ Yo realmente como que no sentía todavía la magnitud de la tragedia. No sé qué me pasó, porque yo debí negarme a volar”, recuerda Diego.

Su única petición fue poder regresar esa misma tarde. “Quería estar con mi gente en la noche, poderme despedir de mis compañeros”.

Y por eso la asignación fue para Leticia. Iría Bogotá - Cali - Leticia y nuevamente de regreso. La parada en la capital del Valle la harían para recargar combustible.

Solo hasta que arribó al aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón, casi al mediodía, empezó a analizar lo que significaba la noticia. Se seguían repitiendo las caras de desconcierto de algunos de los empleados que pensaban que estaba en la tripulación del avión que cayó.

Otros sólo podían expresarle el alivio y la alegría que les daba verlo parado ahí para seguir la ruta hasta el Amazonas.

“A mí me daban por muerto, totalmente. Pero, creo que todavía nadie asimilaba nada en profundidad de lo que estaba pasando”. Menos él, que por una decisión ajena a su interés, se había bajado de ese avión. Estaba vivo, un hecho que en sí mismo parecía un milagro.

Me empezaron esos nervios en el avión. Cuando ya llegamos a Leticia yo entré como en pánico. Empiezo la reflexión de todo lo que había pasado esa mañana. El capitán me invitó a almorzar, pero yo no tenía apetito”.

Tripulación de Avianca

Los miembros de la tripulación que iban en el vuelo 203 de Avianca ese 27 de noviembre de 1989.

Foto:

Archivo particular

La magnitud

Cuando ya estuvo de regreso en Bogotá empezó a conocer más detalles. Ya habían rescatado varios de los cuerpos de la tripulación y de los pasajeros. La acción se había logrado adelantar en medio de los saqueos de decenas de curiosos que llegaron hasta el cerro y, sin ninguna vergüenza, despojaron a las víctimas de cualquier objeto de valor que llevaran. Lo mismo hicieron con el equipaje.

Diego sabía que el cadáver de Astrid, al igual que el del capitán Ossa, había sido identificado. Salió hasta su casa, tomó el carro y se fue hasta la Funeraria Gaviria, donde los parientes de su amiga y el capitán los despedían. Ahí ya estaban varios de sus compañeros, en medio de la incredulidad, el miedo y la tristeza todos pasaron la noche. Se fue solo hasta las 8 de la mañana.

Los tres días siguientes se las pasó en eso. Iba y volvía de la funeraria. Esa semana no tuvo que dar mayores explicaciones en el trabajo por las jornadas de ausencia. El impacto era tan fuerte que lo normal es que se tomara un descanso por todo lo que significaba la tragedia.

Después de ese lunes de finales de noviembre, Diego vio como muchos compañeros decidieron presentar sus cartas de renuncia. La violencia se había tomado con fuerza al país ese 1989. Solo nueve días después, Bogotá era nuevamente blanco de la guerra contra el narcotráfico. El ataque al edificio del DAS se cobró la vida de otras 63 personas.

Esos hechos se sumaron a una ola de horror que marcó el último año de la década del 80 en Colombia, entre ellos la ejecución de 12 funcionarios judiciales en una carretera de Simacota en Santander; los asesinatos sistemáticos de varios miembros de la Unión Patriótica; el magnicidio del candidato presidencial Luis Carlos Galán en plena plaza de Soacha y las bombas en las instalaciones de los periódicos El Espectador y Vanguardia Liberal.

30 años

“Aún hoy, cuando empiezo a devolverme en toda la historia, pienso que la posibilidad de que hubiera estado ahí y morir era toda”.

Es consciente que no se puede definir como un golpe de suerte el haberse bajado en el último momento. Todos perdieron tanto ese día, que igual la carga de los recuerdos se ha vuelto para él con los años más pesada y dolorosa. Las respuestas completas de lo que sucedió ese penúltimo mes de 1989 nunca se han terminado de conocer.

Ha intentado mantenerse a flote. Después del accidente siguió vinculado un par de años más con Avianca. Probó continuar, ajustarse a los cambios y sobrellevar los miedos. Decidió darse la oportunidad de salir del país, pero volvió para trabajar en la producción de noticias en Cali de un canal nacional.

Diego ahora trabaja como independiente. Se mueve entre las labores de producción y comisiones de proyectos inmobiliarios.

Los recuerdos de lo que vivió esa jornada están siempre presentes; a veces, con algunos amigos con los cuales trabajó en la aerolínea se reúnen, siguen acordándose del día en el que todo les cambió.

Cuando empieza a narrar esos detalles, en medio de su dolor, Diego va enmudeciendo. Intenta encontrar las razones exactas de lo que pasó, pero en estos 30 años no ha podido. Porque, tal vez no hay respuestas precisas y completas que puedan dar una explicación a un horror tan grande; por que ni siquiera él, que estuvo adentro, tiene las palabras suficientes para poder entenderlo.

Hay muchos tal vez en la vida de Diego. En estos años ha sobrellevado los virajes de su destino. Pero, aún sigue extrañando, sigue pensando en esos 30 minutos antes del vuelo, porque no puede sentir que eso fue una fortuna en medio de tantas pérdidas.

MARÍA FERNANDA ARBELÁEZ MÉNDEZ
Periodista de ELTIEMPO.COM
Twitter: @mafearbelaezmen

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.