Así se sintió la explosión de 500 kilos de dinamita contra el DAS

Así se sintió la explosión de 500 kilos de dinamita contra el DAS

Marco Vásquez, investigador del DAS en 1989, recuerda cómo vivió la bomba del cartel de Medellín.

AUTOPLAY
Cómo se sintió la bomba al DAS, sobreviviente lo narraMarco Aurelio Vásquez, quien trabajó en el DAS en el momento de la bomba a la institución, el 6 de diciembre de 1989, recuerda cómo fue ese día.
30 años del atentado contra el DAS

Introduzca el texto aquí

Por: Justicia
06 de diciembre 2019 , 12:04 p.m.

"Ese era un día miércoles, lo recuerdo mucho. Yo trabajaba en el DAS y era integrante de las patrullas móviles, que eran las encargadas de hacer los levantamientos de cadáveres. Ese día yo ingresé a las 7:15 a. m., más o menos, saludé a varios compañeros y luego subí las escaleras al segundo piso, para firmar el ingreso en la oficina, y ya cuando voy llegando es cuando siento la explosión, que fue terrible".

Marco Aurelio Vásquez recuerda con detalle los acontecimientos del 6 de diciembre de 1989, el día en que la mafia, específicamente el cartel de Medellín, quiso volar el edificio del extinto DAS.

Tras la explosión, que ocurrió justo antes de poder llegar a la oficina de su jefe, Gladis Martínez, quien falleció, Vásquez cayó al piso y estuvo varios minutos tambaleando, con un zumbido en sus oídos.

Aunque el evento lo dejó desorientado, él supo de inmediato que lo que estaba viviendo era una bomba contra el DAS.

"Recuerdo que me tumbó al piso, no se veía nada, había tierra y polvo por todos lados... Apenas ocurre esa explosión, yo supe que era una bomba que nos habían colocado, porque días antes había estado atendiendo muchísimas bombas que habían ocurrido aquí en Bogotá", recordó, y agregó que, por ejemplo, tan solo una semana antes, el 27 de noviembre de 1989, a él le había tocado hacer labores judiciales tras el atentado que derribó el vuelo 203 de Avianca, dejando más de 100 personas muertas.

Cuando logró recuperarse y salir a la calle, vio que en el piso, muertas, mutiladas y heridas había muchísimas personas. A los heridos que seguían en el edificio, comentó, los bajaban para brindarles atención médica hasta encima de las puertas de madera que quedaban, improvisando camillas.

"Salgo a la calle y veo la cantidad de personas en el piso. Y algo que me llamó la atención en ese momento es que en el aire habían flotando y cayendo una cantidad inmensa de tarjetas decadactilares. Eso duró mucho tiempo en el aire antes de caer, lo que demuestra también la magnitud de la explosión", contó.

Como Vásquez fue uno de los investigadores judiciales sobrevivientes, su tarea de ese día, durante más de 12 horas, fue la de hacer el levantamiento de los cuerpos de sus compañeros que fallecieron en el edificio.

Aunque se estima que este atentado dejó 63 personas muertas y más de 600 heridas, para Vásquez esas cifras aún no se conocen realmente. "Mes o mes y medio después del atentado, seguíamos encontrando partes humanas sobre los techos", recordó.

No nos asustamos ni amedrantamos, aunque tristes sí estábamos. El objetivo del terrorismo era acabarnos, y aquí murieron varios compañeros (...). Esto son unas guerras que no tienen sentido

De acuerdo con Vásquez, la razón por la que ese día la mafia no pudo derribar el edificio del DAS y causar mayores daños fue que en el recorrido hacia la edificación, el bus bomba cargado con 500 kilos de dinamita chocó con otro vehículo que iba pasando por la vía, lo que desvió un poco el recorrido de la bomba, que terminó explotando antes de chocar con el edificio.

"El bus no llegó directamente a esta ala del edificio del DAS, de lo contrario creo que sí nos habría tumbado. Al explotar, el bus dejó un cráter grandísimo
", explicó.

La reestructuración de la edificación, cuyo costado oriental quedó destruido, duró más o menos un año y medio, según recuerda Vásquez, quien destacó que durante ese periodo las labores de la entidad no pararon, sino que trabajaron desde oficinas improvisadas en los corredores del edificio.

"No nos asustamos ni amedrantamos, aunque tristes sí estábamos. El objetivo del terrorismo era acabarnos, y aquí murieron varios compañeros (...). Esto son unas guerras que no tienen sentido, no dejan nada bueno y no le aportan nada al país y mucho menos al ser humano", concluyó.

JUSTICIA
En Twitter: @JusticiaET
justicia@eltiempo.com

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.