Secciones
Síguenos en:
Caso Santrich, casi 14 meses de un proceso con altibajos
Jesús Ángel Bobadilla, magistrado de la JEP

Jesús Ángel Bobadilla fue el magistrado ponente del fallo de la Justicia Especial para la Paz (JEP) que el 15 de mayo negó la extradición de Jesús Santrich y ordenó su libertad.

Foto:

Raúl Arboleda / AFP

Caso Santrich, casi 14 meses de un proceso con altibajos

Estos son los puntos claves del proceso que se lleva a cabo contra el exjefe guerrillero.

Jesús Santrich, milita en las Farc desde el año 1990, cuando estudiaba en la Universidad del Atlántico. Como Seuxis Paucias Hernández Solarte, su verdadero nombre, cursó y se graduó en Derecho, Ciencias Sociales y Bellas Artes; no se trata de un guerrillero de origen campesino.

Fue militante de las Juventudes Comunistas desde los 14 años en Barranquilla y militó en la Unión Patriótica. Alcanzó a ser personero de Colosó, en Sucre. Se fue a las Farc cuando mataron a su compañero y amigo Jesús Santrich, de la Unión Patriótica, y en cuyo homenaje adoptó su nombre.

Se fue al frente 19, José Prudencio Padilla, en la Sierra Nevada de Santa Marta y fue ascendiendo en la organización hasta llegar a ser miembro del estado mayor del bloque. Se convirtió luego en líder nacional de las Farc, intervino en las negociaciones de paz en La Habana y fue escogido por la guerrilla como uno de sus diez parlamentarios que adjudicó el acuerdo. Hoy, según las Cortes, es considerado congresista y tiene fuero.

Abecé del caso Santrich

- Capturan al exjefe guerrillero en su casa

Por una solicitud de extradición, Seuxis Paucias Hernández Solarte, conocido como Jesús Santrich, fue capturado por el CTI de la Fiscalía el 9 de abril del 2018, mientras estaba en su casa en Modelia, Bogotá. El motivo fue una petición de Estados Unidos que lo señalaba por una supuesta conspiración para enviar 10 toneladas de cocaína a ese país. Como Santrich es un exguerrillero beneficiado por el acuerdo de paz, la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) asumió el estudio de su caso para determinar si avanzaba en el proceso de extradición, con lo cual el caso pasaría a la Corte Suprema de Justicia.

- Piden pruebas a EE. UU., que no las envió

En medio del estudio del caso, la JEP solicitó conocer las pruebas que tenía EE. UU. contra el exjefe guerrillero para poder determinar la fecha en la que supuestamente cometió el delito. Si esta era posterior al acuerdo de paz, Santrich perdería el beneficio de no extradición y el caso seguiría en la justicia ordinaria. Esta petición, que no es común a los trámites de extradición ordinarios en los que la solicitud de la justicia extranjera es suficiente para el estudio, generó choques de la Fiscalía y el Gobierno con la JEP. Finalmente, EE. UU. no envió las pruebas solicitadas por la justicia de paz.

- JEP decide no extraditar y el fiscal renuncia

Tras un año y un mes, el 15 de mayo, la JEP decidió no extraditar a Santrich y ordenó su libertad, aduciendo que no tenían pruebas suficientes para determinar la fecha en la que se habría cometido el delito. Esta decisión fue considerada por el fiscal general, Néstor Humberto Martínez, una “ofensa” al Estado de derecho, por lo que presentó renuncia irrevocable. La Procuraduría apeló la decisión ante la JEP e incluso pidió que se tuvieran en cuenta en la revisión del caso nuevas evidencias como el testimonio de Marlon Marín, capturado en el proceso y quien ha declarado contra Santrich.

- La recaptura y la orden de libertad

El 17 de mayo, al salir de la cárcel La Picota en cumplimiento de la orden de la JEP, la Fiscalía recapturó a Santrich por nuevas evidencias que, según dijo, tenía del supuesto delito. Esa captura fue legalizada, pero la audiencia de imputación de cargos no se inició, pues la juez fue recusada. Luego de que el Consejo de Estado considerara que Santrich mantenía la investidura de congresista, la Corte Suprema ordenó a la Fiscalía, el 29 de mayo, liberarlo, pues al ser congresista no podía ser investigado por la Fiscalía, sino por la misma Corte Suprema.

- Corte y JEP: las dos vías del futuro de Santrich

En estos momentos, la suerte de Santrich depende de dos instancias judiciales, la sección de apelación de la JEP y la Corte Suprema. De un lado, en la JEP está pendiente que se resuelvan los reparos de la Procuraduría a la decisión de concederle la no extradición. Si la sección de Apelaciones decide revertirla, su envío a Estados Unidos deberá evaluarlo la Corte Suprema. De otro lado, la misma Corte Suprema, pero en su sala de Instrucción, podría abrirle formalmente un proceso penal para definir si es responsable de cargos por narcotráfico.

JUSTICIA

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.