Iván Márquez, el hombre que le ha fallado a dos procesos de paz

Iván Márquez, el hombre que le ha fallado a dos procesos de paz

Dos veces ha llegado al Congreso gracias a acuerdos de paz, dos veces ha regresado a la ilegalidad.

JESUS SANTRICH

Iván Márquez y Jesús Santrich, anunciaron su retorno a las armas

Foto:

AFP

Por: Justicia
02 de septiembre 2019 , 09:51 a.m.

‘Iván Márquez’: dos veces ha sellado acuerdos de paz, dos veces ha logrado una curul en el Congreso (una como representante a la Cámara y otra como senador) y dos veces les ha dado la espalda a negociaciones exitosas de paz, en las que ha sido protagonista, para retomar las armas.

Luciano Marín Arango, su verdadero nombre, ya tiene 64 años. Personas de la exguerrilla de las Farc afirman que para él fue una frustración que en noviembre de 2011 el secretariado eligiera a ‘Timochenko’ como reemplazo del abatido ‘Alfonso Cano’ y él quedara como el número 2 de la entonces guerrilla más antigua y fuerte del continente.

‘Iván Márquez’ es abogado, nació en Florencia, en el departamento del Caquetá, zona del país en donde la guerrilla históricamente ha tenido presencia, y se inició haciendo política en el sector educativo.

Fue elegido concejal de Florencia y a comienzos de los 80 se vinculó a las Farc, poco antes del proceso de paz durante el gobierno del expresidente Belisario Betancur que llevó al nacimiento de la Unión Patriótica (UP). Por ese partido resultó elegido representante a la Cámara en 1986, y 32 años después, tras los diálogos de La Habana, quedó con una curul en el Senado.

‘Márquez’ estuvo en el proceso de paz entre el Gobierno y la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar (en la que estaban las Farc, el Eln y el Epl). Incluso su nombre aparece firmando una carta al entonces ministro de Gobierno, Humberto de la Calle, en la que pedían el despeje temporal de la Uribe, Meta, para iniciar los diálogos de paz.

El exguerrillero y De la Calle se reencontraron en La Habana y fueron dos de los protagonistas de la más reciente negociación de paz, que ‘Márquez’ desconoció con su regreso a la ilegalidad. A finales de los 80, cuando los diálogos con la Coordinadora Guerrillera se realizaban en Caracas (Venezuela) y luego pasaron a México, ‘Márquez’ ya era el quinto hombre del secretariado de las Farc.

En el marco de esas conversaciones, la guerrilla se negó a hacer parte de la Constituyente de 1991, y desde entonces el exguerrillero negaba la responsabilidad de sus hombres en temas de narcotráfico y secuestro.

“No creo que las Farc los tengan (secuestrados). El tema de los secuestros lo vamos a tratar aquí. En caso de que algún frente de las Farc esté involucrado en este tipo de delitos, pueden estar seguros, y si el Gobierno así lo admite, que vamos a ordenar a nuestros frentes para que cese esta práctica. El secuestro es superable y no creo que tenga que abatir a Colombia en forma permanente”, señaló en una entrevista con este diario hecha en ese momento de acercamientos.

Paradójicamente, el caso de secuestro fue el primero que se empezó a ventilar en la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), y las ausencias de ‘Márquez’ a las citaciones de esa jurisdicción llevaron a que en mayo se iniciara en su contra un incidente de incumplimiento y se empezara a sospechar que no se mantendría en sus compromisos de paz.

Al tiempo que el exguerrillero participaba en los acercamientos de paz durante el gobierno de César Gaviria, las Farc perpetraban atentados, secuestraban uniformados y civiles y se fortalecían con plata del narcotráfico. Por cuenta de esas acciones ilegales ya acumula 28 condenas, 198 órdenes de captura y ahora enfrenta un nuevo proceso por porte ilegal de armas, concierto para delinquir y uso de uniformes e insignias por los hechos que rodearon el video en el que anunció su rearme.

A causa de su regreso a la clandestinidad, el Gobierno ofreció una recompensa por información que permita la captura del exguerrillero, como ya se había hecho en el pasado, cuando el monto fue de hasta 1.500 millones de pesos. Ahora la oferta duplica ese valor.

A finales de los 90, el exguerrillero vivió uno de los momentos de mayor tensión cuando su madre y hermana fueron secuestradas por paramilitares y esa guerrilla planeó en retaliación el secuestro de familiares de uniformados. Las mujeres finalmente fueron liberadas.

El exguerrillero volvió a sentarse a una mesa de negociación durante el gobierno del expresidente Andrés Pastrana y la vigencia de la famosa zona de distensión. Ese proceso también fracasó luego del secuestro de una avioneta en el sur del país por parte de las Farc, y ‘Márquez’ regresó a la ilegalidad.

En una de sus primeras apariciones públicas en el Caguán, el exguerrillero anunció lo que las Farc llamaban la ‘ley 003’, que amenazaba con secuestros a los funcionarios públicos que incurrieran en actos de corrupción.

Y, recientemente, su sobrino Marlon Marín Marín terminó enredado en un escándalo en el manejo de los recursos de la paz y la búsqueda de contratistas a fin de cobrarles comisiones para que se ganaran licitaciones para obras del posconflicto. Esa investigación terminó por destapar la presunta participación del exguerrillero ‘Jesús Santrich’, hoy en la disidencia, en un plan para enviar 10 toneladas de cocaína a Estados Unidos.

Desde ese momento, además de su sobrino y ‘Santrich’, empezaron a aparecer los nombres de otras de sus personas cercanas, como ‘Zarco Aldinever’, en nuevos hechos delictivos como el cobro de dinero a narcotraficantes para colarlos en las listas de las Farc, con lo que intentaban evadir su extradición a Estados Unidos.

Aunque ‘Márquez’ logró una curul en el Senado como parte de los acuerdos de paz, no se posesionó en julio del año pasado argumentando razones insalvables, entre ellas la captura de ‘Jesús Santrich’.

Antes de que se perdiera su rastro, a mediados del año pasado, el exguerrillero alcanzó a asistir a actos de perdón con víctimas de las Farc por hechos reprochables como la masacre de Bojayá, en Chocó. Pero cuando se pensaba que iba a cumplir sus compromisos, ‘Márquez’ retomó sus viejos pasos y se fue a la zona de reincorporación de Miravalle, Caquetá, donde se encontró con el ‘Paisa’. La siguiente imagen de él es la del video en la que, vestido de verde militar y con un arma, reta al Estado.

JUSTICIA
En Twitter: @JusticiaET
j
usticia@eltiempo.com

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.