30 y 40 años: emblemáticas condenas en caso de Jineth Bedoya
NO ES HORA DE CALLAR
No es hora de callar patrocinado

30 y 40 años: emblemáticas condenas en caso de Jineth Bedoya

Juez compulsó copias contra el general (r) de la Policía José Leonardo Gallego.

La campaña 'No es hora de callar' sigue en su lucha en contra de las violencias hacia las mujeres.

La campaña 'No es hora de callar' sigue en su lucha en contra de las violencias hacia las mujeres.

Foto:

EL TIEMPO

Por: Justicia
07 de mayo 2019 , 05:45 p.m.

Alejandro Cárdenas Orozco, alias J.J, y Jesús Emiro Pereira Rivera, alias Huevoepisca, dos exparamilitares de las Auc, fueron condenados este martes por el secuestro y violación de la periodista Jineth Bedoya Lima, perpetrados en mayo del 2000, mientras la comunicadora hacía una investigación sobre tráfico de armas y otros actos delictivos al interior de la cárcel La Modelo, de Bogotá, y el día de los hechos fue plagiada de la puerta de ese penal..

El juzgado quinto penal especializado de Bogotá, les impuso respectivamente 30 y 40 años de prisión por el delito de acceso carnal violento agravado en persona protegida, a Cárdenas, y por secuestro, tortura, y acceso carnal violento, a Pereira. 

La sentencia también deja claro que ninguno de los hombres podrá tener el beneficio de suspensión de la ejecución de pena ni el de prisión domiciliaria.

Con este fallo ya son tres los condenados por el crimen contra la periodista, pues en 2016 fue sentenciado a 28 años de cárcel el exparamilitar Mario Jaimes Mejía, alias El Panadero. Además, ese mismo año había sido condenado a 11 años de prisión alias J.J., cuya sentencia fue aumentada en 2017 a 12 años, por el secuestro y tortura a Bedoya, pero como no reconoció el abuso sexual, no había sido enjuiciado por ese delito, hasta ahora.

Además, en un acto histórico, el juzgado compulsó copias a la Fiscalía para que investigue al general (r) de la Policía, José Leonardo Gallego, quien para entonces era director de la Dijín, y quien ha sido mencionado en el proceso como supuesto conocedor del plan de los paramilitares contra la periodista.

“A partir de las pruebas allegadas a la presente actuación, en especial por el relato de los hechos suministrado por la víctima, se podría colegir la eventual responsabilidad de terceras personas, incluidos algunos servidores públicos”, dice el fallo sobre la compulsa de copias.

En la sentencia, el juez expuso que el crimen estuvo motivado por el trabajo investigativo de Bedoya, que “generó disgusto en personajes cercanos al proceder delictual, como algunas autoridades penitenciarias o de la Fuerza Pública, al punto de hacerse evidente una asociación entre éstos y grupos paramilitares, cuyo objetivo no era otro que enfrentar al entonces colectivo guerrillero de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia Farc, utilizando para ese propósito irregular las instalaciones del penal”.

Y agregó que los hechos contra la periodista fueron también “un atentado contra la prensa misma y el periodismo nacional, que tiene el derecho de organizarse, informar, sin que sus contenidos puedas ser censurados, menos en las condiciones repudiables de este caso”.

Un atentado contra la prensa misma y el periodismo nacional, que tiene el derecho de informar, sin que sus contenidos puedas ser censurados, menos en las condiciones repudiables de este caso

De acuerdo con la investigación, Cárdenas fue quien en la mañana del 25 de mayo se acercó a Bedoya en la puerta de la cárcel y la alejó del lugar con amenazas de muerte y un arma de fuego. Luego la llevó a una bodega cercana al establecimiento carcelario, en donde después la periodista fue subida aun vehículo, que emprendió trayecto hacia Villavicencia, ruta en la que Bedoya fue víctima de tortura, insultos, maltratos físicos y psicológicos por parte de Cárdenas y otros hombres.

En tanto, sobre Rivera, el expediente dice que fue el hombre que condujo el vehículo en el que fue secuestrada Bedoya y también participó en los abusos sexuales de los que fue víctima.

En la sentencia, el juez recordó  que este caso, por tratarse de un delito de lesa humanidad, es imprescriptible.

Sobre estas nuevas condenas, la periodista Jinenth Bedoya, quien hoy lidera en el país un trabajo contra la violencia sexual a través de su proyecto No Es Hora De Callar, publicó en su cuenta de Twitter el mensaje:

“En 19 años de dolor, soledad, revictimización y una lucha sin tregua, he escuchado a muchas (personas decir) que ‘me lo busqué’, ‘lo inventé’, o ‘me gustó’. La violación es el peor crimen que se pueda cometer contra un ser humano y no nos lo buscamos. Hoy damos un gran paso contra la impunidad”.

JUSTICIA
En Twitter: @PazYJusticiaET

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.