La historia de Mauricio Orjuela, quien murió por presunta negligencia

La historia de Mauricio Orjuela, quien murió por presunta negligencia

Hasta el presidente de la República se pronunció sobre este caso. Autoridades ya investigan. 

Mauricio Orjuela

Mauricio Orjuela trabajaba en el área de comunicaciones del Ministerio de Agricultura.

Foto:

Twitter: @Maurorjuela

18 de agosto 2018 , 10:37 p.m.

“Murió con mucha sed, con mucha hambre. Él sufrió mucho”. Así describe Stella Bernal de Orjuela las últimas horas de vida de su hijo Mauricio Orjuela, de 38 años, quien falleció en la madrugada de ayer, al parecer como consecuencia de una peritonitis que se complicó.

La muerte de Orjuela, un reconocido periodista que trabajaba en la oficina de comunicaciones del Ministerio de Agricultura, desató una ola de rechazó por la supuesta negligencia de la EPS Medimás en la atención brindada a su afiliado.

De hecho, el procurador general, Fernando Carrillo, anunció la apertura de una investigación y cuestionó que siga habiendo fallecimientos por el llamado ‘paseo de la muerte’.

Fabio Aristizábal, superintendente nacional de Salud, aseguró que el caso es prioridad de su institución y ordenó hacer acopio de toda la información necesaria para “establecer las condiciones de la prestación del servicio y las presuntas responsabilidades”.

Desde la Unión, Valle, el presidente Iván Duque lamentó la muerte de Orjuela, expresó su solidaridad a la familia y señaló: “Parece que hubo una muy mala atención en el servicio de salud. Están haciendo la investigación. No quiero ser irresponsable con ningún juicio de valor, la investigación se está haciendo. Pero que sea esta la ocasión para que ahora, cuando hablemos de la situación de la salud, tengamos un derrotero. (...) El sistema tiene que estar volcado al paciente, para que no sigamos viendo abusos”.

El viacrucis de Mauricio Orjuela y su familia

“En resumen, a mi hijo lo diagnosticaron mal desde el principio, hubo negligencia médica y de la EPS”, opina Stella, quien cuenta que Mauricio ingresó el 10 de julio al hospital de Engativá por un fuerte dolor estomacal que fue tratado con calmantes.

Al día siguiente les advirtieron que era necesario un medicamento para poder realizar un examen complementario, que –afirman– nunca se realizó. “Solo el 12 de julio, casi 48 horas después, lo operaron con diagnóstico de apendicitis. Como ya había pasado tanto tiempo, le tuvieron que cortar diez centímetros del intestino delgado, que estaba comprometido”, dice ella.

Orjuela permaneció 11 días más hospitalizado y cuando fue dado de alta su mamá no notó mejoría: “No podía comer ni beber, todo lo devolvía. Tenía el estómago muy inflado y mucho dolor”.

El 6 de agosto, el periodista –que laboró durante más de diez años en radio– tuvo una fuerte hemorragia que lo llevó a urgencias de la clínica Shaio, donde le prestaron la atención prioritaria, pero lo remitieron a otro centro hospitalario.

“Yo les dije que quería que atendieran a mi hijo ahí. Me respondieron que en ese caso tenía que abonar diez millones de pesos. Y que ese era el promedio diario. Yo no tenía esa suma”, asegura Stella. Su hijo fue enviado entonces a la Clínica General de la 100.

Allí lo tuvieron ingresado hasta el 9 de agosto. “Le dieron la salida pese a que Mauricio seguía devolviendo la comida y defecando con sangre”, relata la sentida madre, que el 13 de agosto estuvo junto a él en una consulta con un gastroenterólogo particular, que les advirtió que debían ir de inmediato a una clínica.

“Cuando llegamos a la Clínica de la 100, mi hijo llegó grave, con los signos vitales muy bajos”, recuerda
Dos días después, uno de los médicos tratantes les informó que tenían que operarlo y que no había tiempo de trasladarlo a una clínica de mayor nivel. El diagnostico: peritonitis.
Nunca apareció la orden de la EPS para llevarlo a otro lugar y el tiempo se acababa, por eso el médico decidió operarlo ese mismo día. Lo dejaron abierto y le tuvieron que cortar otros dos segmentos del intestino”, dice Stella, quien acompañó a su hijo en la Unidad de Cuidados Intensivos durante los dos días siguientes. Mauricio ya tenía afectados los pulmones y los riñones.

Orjuela estuvo lúcido esos días y trataba de darles animo a sus familiares, en especial a su mamá. La noche del 24 de agosto, el médico procedió a practicarle otra cirugía, con el propósito de volver a limpiar los órganos internos y cerrarlo, pero su cuerpo débil no resistió más y falleció después de varios paros cardiacos.

Solo el 12 de julio, casi 48 horas después, lo operaron con diagnóstico de apendicitis.  (...)le tuvieron que cortar diez centímetros del intestino

¿Qué dice Medimás?

Néstor Arenas, presidente de Medimás, dijo que lamentaba “profundamente este fallecimiento” y envió un mensaje de solidaridad a la familia y los allegados de Orjuela.

La EPS hizo un recuento de los sitios y la atención prestada, y afirmó que “Medimás garantizó la totalidad de las atenciones, autorizaciones y procedimientos requeridos por los profesionales de la salud tratantes del señor Mauricio Orjuela de manera oportuna, dando respuesta a los criterios médicos establecidos en cada una de las IPS”.

Arenas manifestó que la auditoría médica no se puede hacer en tan corto tiempo, y que “ya el equipo médico y sus auditores están iniciando la evaluación del caso para lograr dar un reporte exacto de lo sucedido a la Superintendencia de Salud y demás autoridades”.

JUSTICIA
En Twitter: @JusticiaET

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.