El dosier español sobre la mafia colombiana

El dosier español sobre la mafia colombiana

Señala que los chinos son los nuevos socios del ‘clan del Golfo’ y capos de Galicia, los enlaces.

Cocaína incautada

Cerca de 17 toneladas de coca incautadas en 12 meses y la captura de 496 capos criollos, son la prueba de un incremento inusitado del tráfico de cocaína.

Foto:

Policía Antinarcóticos / Archivo EL TIEMPO

Por: Unidad Investigativa
21 de octubre 2018 , 06:16 p.m.

En las calles de Pekín, un gramo de coca colombiana puede valer 500 dólares, 16 veces más del valor con que se comercializa en Nueva York. Y ahora, bancos chinos están siendo usados para lavar parte de los dividendos que está dejando el ‘boom’ cocalero que vive el país.

Así lo señala un extenso dosier que las autoridades de España vienen elaborando desde hace meses, sobre la manera como la mafia colombiana ha venido aumentando exponencialmente sus operaciones en ese país.

Cerca de 17 toneladas de coca incautadas en 12 meses y la captura de 496 capos criollos –en un año– son la prueba de un incremento inusitado del tráfico de coca que está pasando por la península, cuyos niveles de adicción se han elevado.

Entre los peces gordos que han caído están desde Juan Pablo Muñoz, el famoso mánager de cantantes colombianos, cercano a políticos y al ‘jet set’, hasta Germán Gonzalo Sánchez, alias el Coletas, un capo reincidente de la organización del ‘Loco’ Barrera. También aparecen en la lista ‘el señor de los pollos’, capturado en enero, y Ricardo Rojas, quien, antes de que pudiera ser detenido, fue acribillado por sicarios cuando salía del mismo colegio en el que estudiaba el hijo del expresidente Mariano Rajoy.

Según el documento, peligrosas mafias chinas intentan convertirse en las nuevas aliadas de los carteles colombianos, especialmente del ‘clan del Golfo’ y de la banda criminal ‘la Cordillera’, por encima de los mexicanos, albaneses, alemanes, rusos e italianos.

Para seducir a la mafia criolla están ofreciendo narcocombos que, además del transporte y la comercialización de la coca en Europa, incluyen el blanqueo de ganancias mediante operaciones, con apariencia legal, que pasan por bancos asiáticos. En el menú de ofertas hay desde compra y venta de bienes y servicios hasta transacciones con casinos y fábricas.

A cambio de prestar nombres y empresas, los intermediarios chinos cobran comisiones de entre el 10 y el 14 por ciento del valor final del cargamento.

La Guardia Civil tiene evidencia de que estas transacciones se triangulan entre España, China y Colombia, a través de la figura de compensación de capitales, por medio de entidades bancarias en China y Hong Kong.

Para la mafia es más rentable pagar las comisiones que cobran los chinos y blanquear sus ganancias a través de sus empresas que tener que mover su dinero en efectivo

“Para la mafia es más rentable pagar las comisiones que cobran los chinos y blanquear sus ganancias a través de sus empresas que tener que mover su dinero en efectivo. Por eso, ahora son menos frecuentes las mulas que cargan desde España hacia Colombia entre 300.000 y 400.000 euros escondidos en sus equipajes y cuerpos”, le dijo a EL TIEMPO un oficial de la Guardia Civil.

Además, el porcentaje que reclaman los chinos compensa las travesías de hasta 25 días que puede tardar en llegar un cargamento de coca colombiana, sacada por la costa Pacífica, hasta puertos chinos como Shanghái, Ningbo, Shenzhen y Shekou.

Y aunque los involucrados en este entramado de blanqueo ya están identificados, sus nombres se mantienen en reserva por ser una investigación transnacional en curso.

Sin embargo, el Departamento de Justicia de Estados Unidos reveló en 2015 tres nombres clave de este entramado: Christian Duque, Jhon Hincapié y Henry Poveda. Mediante operaciones bancarias en ciudades chinas como Guangzhou, lograron blanquear una escandalosa suma de carteles colombianos y mexicanos: 5.000 millones de dólares (unos 16 billones de pesos).

Las bandas gallegas

Fuentes federales informaron que, tras pasar cerca de dos años en cárceles de Estados Unidos, quedaron en libertad.

Ahora están bajo la mira otros eslabones de la cadena mafiosa. Se trata de bandas gallegas como ‘los Lulús’, ‘los Burros’ y ‘los Pasteleros’, que están sirviendo de intermediarios de los capos colombianos para llegar a los chinos blanqueadores.

La Guardia Civil dice que las estructuras que están en la península no se pueden denominar carteles, ya que son organizaciones que no superan las 15 personas que se unen solo para comercializar la coca que llega desde Colombia, principalmente.

El perfil del narco español es bajo, no llama la atención, es más como un contrabandista que no quiere violencia”, le explicó a EL TIEMPO otro oficial de la Guardia Civil. Pero autoridades de Estados Unidos, como el ICE y la DEA, tienen detectadas grandes organizaciones.

No obstante, admiten que son claves en la comercialización, pues se encargan de monetizar la coca colombiana que ingresa a España por los puertos de Algeciras (Cádiz) y Valencia (Comunidad Valenciana), donde en solo un año hubo 32 operaciones contra cargamentos de más de 100 kilos cada uno.

En 12 meses entraron a España 40,5 toneladas de coca, de las cuales el 40 por ciento –16,2 toneladas– procedían de Colombia. El principal método de ingreso es envenenar contenedores marítimos y acudir al envío empresa-empresa, al llamado gancho ciego y a la suplantación de firmas legales, que especialmente comercializan banano y parten desde Urabá.

Ese fue el método utilizado para intentar ingresar 8,7 toneladas de coca colombiana incautadas en abril, en Algeciras (donde transitan unos 4 millones de contenedores al año), y que, hasta ahora, es el mayor cargamento detectado.

Pero la gran presencia de capos colombianos en España se concentra en Madrid, Valencia, Barcelona, Tarragona y Alicante.

Es la segunda nacionalidad extranjera con más detenidos por narcotráfico, la primera es de Marruecos”, dijo el oficial español.

Este fenómeno, según las autoridades ibéricas, aún no muta hacia grandes carteles ni genera niveles de violencia descontrolados, pese a que reconocen que sí hay casos de orden público que han tenido que atender, especialmente en el sur del país, donde a la Línea de la Concepción la llaman ‘la pequeña Medellín’.

Por eso, la bonanza cocalera de Colombia, con 209.000 hectáreas de narcocultivos, los tiene en alerta.

No es que haya más o menos corrupción, sino que, como hay más droga, pues es mayor la cantidad que entra. Hay más demanda y más oferta. Se están implementando nuevas estrategias, pero es complicado”, concluyó la Guardia Civil.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.co
En Twitter: @uinvestigativa

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.