Los poderosos magistrados enlodados por el ‘cartel de la toga'

Los poderosos magistrados enlodados por el ‘cartel de la toga'

Canadá deberá definir permanencia de Bustos; y Patiño, si sigue en la Corte. Malo ya está preso.

Leonidas Bustos, Éyder Patiño y Gustavo Malo

Leonidas Bustos (izq.) fue formalmente acusado. Éyder Patiño (centro) negó los señalamientos. Gustavo Malo (der.) fue capturado este martes.

Foto:

Ana María García / EL TIEMPO - Archivo particular

Por: Unidad Investigativa
19 de mayo 2019 , 12:11 p.m.

En Canadá ya se enteraron de que el expresidente de la Corte Suprema Leonidas Bustos –su huésped desde finales de noviembre de 2018–, fue acusado formalmente, este martes, de ser el presunto líder de una organización criminal conocida en Colombia como el ‘cartel de la toga’.

De hecho, según cuentas de investigadores del caso, su permiso de permanencia estaría a punto de expirar y la Comisión de Acusación de la Cámara ya advirtió que, de ser necesario, gestionaría su regreso para que responda por los delitos de concierto para delinquir, cohecho y tráfico de influencias.

Su defensa asegura que desconoce la situación migratoria del exmagistrado y si tramita o no un asilo. Lo único que dice su abogado, Eduardo Curtidor, es que la acusación es de carácter político. Además, que el representante investigador, Edward Rodríguez, del Centro Democrático, no atendió fundamentos jurídicos.

“Mi cliente está en manos de sus enemigos, del partido al que, como presidente de la Sala Penal de la Corte, le correspondió condenar a algunos de sus secretarios, jefes del DAS y senadores. Es una retaliación que ya habíamos advertido”, dijo Curtidor.

Pero en el fallo se asegura que existen testimonios creíbles y abundante evidencia según la cual Bustos se concertó con otros magistrados y con particulares para obtener decisiones contrarias a la ley, que favorecieron a políticos investigados por la Corte, como el poderoso Musa Besaile y el liberal Álvaro Ashton. Todo a cambio de jugosas coimas que gestionaba y cobraba el abogado y luego fiscal anticorrupción Gustavo Moreno.

Cartier y Miami

Confesiones de involucrados en esta trama, seguimientos a los expedientes de Besaile y Ashton y movimientos de plata en efectivo terminaron hundiendo a Bustos, al exmagistrado Gustavo Malo y, ahora, enlodando al actual presidente de la Sala Penal de la Corte Suprema, Éyder Patiño.

A este último, a quien Estados Unidos le quitó la visa, lo señalan de haber participado en la supuesta manipulación de los procesos contra el exgobernador de Antioquia Luis Alfredo Ramos y contra el representante a la Cámara Nilton Córdoba.

A pesar de esa doble condición (sin visa y con señalamientos), el magistrado Patiño insiste en su inocencia y aún no ha anunciado si dará un paso al costado mientras avanzan las investigaciones. Sus compañeros de la Sala Penal de la Corte tampoco han asumido una postura al respecto, a pesar de que algunos en el alto tribunal ya conocían la evidencia que reza en el grueso expediente.

De hecho, esta fue suficiente para que, 24 horas después de la acusación contra Bustos, el suspendido magistrado de la Corte Suprema Gustavo Malo fuera capturado en la misma sala en donde antes impartía justicia, convirtiéndose en el segundo magistrado preso por este caso: el otro es Francisco Javier Ricaurte, recluido en La Picota.

La decisión contra Malo se tomó en la audiencia preparatoria de su juicio, después de que la sala de instrucción del alto tribunal consideró que, por el cargo que ocupó, su influencia y contactos, Malo es un peligro para la administración de justicia y podría interferir en la investigación.

Los testimonios en su contra son los mismos que ahora tienen a Bustos a un paso de un juicio por indignidad. En efecto, los expedientes por los que Gustavo Moreno admitió haber exigido sobornos para repartir con Bustos, estaban en el despacho de Malo: los de Besaile y Ashton.

Montealegre y su exvice

Malo alega que le violaron el debido proceso, y Bustos insistió hasta último momento en que Moreno lo perseguía y decía ser su amigo, para usar su nombre en los ilícitos. Pero testimonios y negocios lo desmienten.

El vendedor de la tienda Cartier del centro comercial Andino dijo que Bustos y Moreno habían comprado un reloj enchapado en oro de 43 millones de pesos. Y Luis Eduardo Bustos Martínez, hermano de Leonidas Bustos, admitió que el exmagistrado y Moreno tuvieron una cena navideña en uno de los hoteles Marriott de Miami, en 2014. También hay evidencia de encuentros en Panamá, intercambio de carros de alta gama y encuentros nocturnos.

Pero, sin duda, el testimonio de más peso fue el de Gustavo Moreno. Además, las conversaciones que la DEA le grabó al abogado Leonardo ‘Porcino’ Pinilla, en las cuales coinciden en que Bustos era la cabeza de la trama criminal.

Los mismos testimonios terminaron salpicando al exfiscal Eduardo Montealegre y a su segundo abordo, Jorge Perdomo. Al primero le atribuyen haber contratado a Moreno en la Fiscalía, para usar esos fondos en el sostenimiento de la oficina que tenía el ‘cartel de la toga’. Y al segundo, el haber intentado apoderar a políticos a quienes les habría prometido engavetar sus procesos acudiendo a Éyder Patiño.

Tanto Montealegre como Perdomo negaron los señalamientos, y coincidieron con la defensa de Bustos en que se trata de una persecución del Centro Democrático por los procesos que adelantaron contra sus alfiles.

En cualquier caso, los tres poderosos juristas –Bustos, Malo y Patiño–, y los demás implicados, tendrán que darle la cara a la justicia.

Éyder Patiño insiste en su inocencia

El presidente de la Sala Penal de la Corte Suprema, Éyder Patiño, rechazó la compulsa de copias que la Comisión de Acusación hizo en su contra y pidió celeridad en el caso para demostrar su inocencia. Parte de la evidencia que lo encarta está en los audios que la DEA entregó.

Allí se oye al abogado Leonardo Pinilla hablar sobre el expediente por ‘parapolítica’ contra el exgobernador de Antioquia Luis Alfredo Ramos: “La ponencia que tenía Éyder venía negativa y la cambió, viene positiva”.

El magistrado volvió a ser mencionado por Gustavo Moreno. Este dijo que el congresista Álvaro Ashton le aseguró que Jorge Perdomo lo estaba ayudando a través del magistrado Patiño. Algo similar pasó con el caso del representante Nilton Córdoba.

Y aunque Patiño insiste en su inocencia, no se descarta que pueda ser suspendido, mientras aclara su situación.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com
En Twitter: @uinvestigativa

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.