La fortuna que le incautaron a la familia de alias Popeye

La fortuna que le incautaron a la familia de alias Popeye

Su mamá y su hermana no pudieron justificar la compra de apartamentos, bodegas y lotes.

Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alias Popeye

‘Popeye’ dice que rompió lazos con su familia cuando se volvió sicario.

Foto:

Carlos Ortega / Archivo EL TIEMPO

Por: Unidad Investigativa
03 de marzo 2018 , 10:08 p.m.

Doña Aura Ofelia Vásquez, la madre del exsicario Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alias Popeye, se dedicó toda su vida a labores de modistería y repostería. Por eso sonaba poco creíble que fuera la dueña de siete predios en Medellín, incluida una megabodega que le arrendó a Victoria Henao, la viuda del capo Pablo Escobar.

La mujer intentó sustentar su fortuna en la suerte que la acompañó mientras su hijo ponía carros bomba y mataba a más de 500 personas. Le aseguró a la justicia, a través de su abogado, que se ganó varios chances, el sorteo de un carro y la lotería de la Cruz Roja. También dijo que heredó un 50 por ciento de las acciones de Confecciones Mandril Ltda., un negocio que tenía con su hijo Jorge, asesinado a tiros en 1993.

Pero tras 14 años de pleito y de todo tipo de recursos y trabas legales, la justicia acaba de concluir que esos bienes fueron adquiridos con dineros del narcotráfico, incluidos los pagos que Escobar le hizo a su pistolero de cabecera por asesinar jueces, periodistas, policías y civiles. De hecho, se estableció que Megapuestas, la agencia de chance que supuestamente premió a doña Aura Ofelia, ni siquiera existía cuando compró los predios. Además, que declaró renta por primera vez en 1988, cuando su hijo empezó a delinquir. Pero solo registró actividad económica en 1990.

Por eso se ordenó la extinción de dominio de la fortuna ligada al exsicario de Escobar que, tras pagar 23 años de prisión, volvió a quedar en el radar de las autoridades luego de ser descubierto en la fiesta de cumpleaños del jefe de la ‘oficina de Envigado’ Juan Carlos Mesa, alias Tom, en diciembre del 2017.

Apartamento de la mamá de ‘Popeye’

En el tercer piso de este edificio de El Poblado, la mamá de ‘Popeye’ adquirió un apartamento.

Foto:

EL TIEMPO

Además de la megabodega, que totaliza 444 metros cuadrados, en nombre de la señora aparece un apartamento de 140 metros cuadrados, en el condominio Santa María del Campestre; dos carros y una casona de 150 metros cuadrados. Esta última queda en el conjunto Aldea de Riobamba, y permanece ocupada por Luis Alberto Velásquez Vásquez, hermano de ‘Popeye’, a quien la Sociedad de Activos Especiales (SAE) no ha podido desalojar, a pesar de varios requerimientos.

Sus hermanas, Luz Marina y Martha Leonor, también aparecen en el expediente. Esta última, socióloga de profesión, logró demostrar que adquirió tres bienes con su trabajo en una empresa de transporte escolar. Pero a Luz Marina no le cuadraron las cuentas a pesar de que dijo haber tenido a su nombre los bienes de su padre, Cerveleón Velásquez, comisionista de finca raíz.

En 1988 adquirió una bodega, en el barrio Cristo Rey de Medellín, de 290 metros cuadrados. La compra no se ajustaba a sus oficios: además de costurera y repostera, dijo ser estilista. Y solo empezó a cotizar pensión y salud en el 2002.

Este predio tiene especial valor porque no estaba ni en la mira ni en las bases de datos de la SAE. Incluso, ni siquiera se le había decretado un embargo.

A la justicia también le llamó la atención que el exesposo de Luz Marina, Óscar Diego Jaramillo Fernández, le compró una casa de 868 metros cuadrados a Pablo Escobar, en diciembre de 1991, cuando estaba preso en la cárcel de La Catedral. El avalúo catastral del bien, que también fue extinguido, es de 512 millones de pesos, pero la SAE considera que vale más del triple en el comercio.

Los bienes incautados a la familia del autodenominado ‘general de la mafia’ ascienden a cerca de 2.500 millones de pesos. Pero la justicia cree que aún falta por ubicar a terceras personas que le tendrían haciendas y otras propiedades y hasta empresas, pues a su nombre nunca ha figurado nada.

Casa del hermano de ‘Popeye’

El hermano del exsicario se niega a desocupar una casa en este conjunto.

Foto:

EL TIEMPO

‘Popeye’ fue notificado del proceso cuando aún estaba preso y en favor de su familia dijo que había roto cualquier nexo cuando ingresó al Cartel de Medellín. Tanto así, dijo, que ninguno de ellos lo visitó en prisión. Pero su versión se cayó cuando se comprobó que fue él quien le pidió a su familia que le rentaran una de las bodegas a la viuda de Escobar. Además, en la Fiscalía hay un registro de una llamada suya a un funcionario de la SAE, insultándolo por uno de los intentos de desalojo a Aura Ofelia Vásquez.

El megalote

Pero la joya de la corona de este paquete de extinción está ligado a los herederos de Escobar. En la misma sentencia se ordena extinguir 10 bienes, por más de 4.500 millones de pesos, a la viuda del capo, a sus dos hijos (Manuela y Juan Pablo) y a sus sobrinos Natalia, Carolina y David Henao Flórez. El más valioso es un local de 1.400 metros cuadrados, que según el avalúo catastral vale 3.158 millones de pesos y que actualmente está ocupado por una reputada empresa del sector salud. El bien fue comprado por Fernando y Carlos Arturo Henao Vallejo, cuñados del capo. Además aparece como tercer accionista la firma Valencia y Henao y Compañía, Colectiva Civil.

Megalote de los herederos de Pablo Escobar

Este es el megalote que le extinguieron a los herederos de Pablo Escobar.

Foto:

EL TIEMPO

Los dueños de esta última eran Manuela y Juan Pablo Escobar que cuando la constituyeron tenían 4 y 11 años respectivamente, lo que hacía imposible que tuvieran patrimonio propio para iniciar la compañía y para capitalizarla, como sucedió un par de años después.

Los hijos de Carlos Arturo Henao, asesinado en 1993 por el escuadrón de Perseguidos por Pablo Escobar (los Pepes), heredaron parte del local. Y aunque intentaron demostrar que el origen del dinero con el que adquirieron el bien era lícito, perdieron la batalla.

Abogados de la viuda de Escobar también intervinieron en el proceso e incluso lograron tumbar un embargo, en el 2009, que aprovecharon para vender uno de los bienes emproblemados: un apartamento de 210 metros cuadrados, en la urbanización Poblado Miravalle. Pero terminaron perdiéndolo, así como un Mercedes modelo 77, que seguía a nombre de Escobar, una especie de reliquia mafiosa.

También les extinguieron un lote de 957 metros cuadrados, que la viuda compró en 1979. Este bien estuvo hasta el 2005 a nombre de la viuda sin que la justicia procediera siquiera a embargarlo.

Al listado de bienes se une una oficina de 151 metros cuadrados en el edificio La Compañía y un par de vehículos más.

La Sociedad de Activos Especiales ya procedió a ubicar los bienes que aún no tenía localizados y está a la espera de que la sentencia de extinción quede en firme,

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com
En Twitter: @Uinvestigativa

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.