Las 3 líneas de investigación para aclarar la tragedia de los Pizano

Las 3 líneas de investigación para aclarar la tragedia de los Pizano

Pruebas de ADN donde se halló el cianuro y iPad del exauditor de Ruta del Sol II serían claves.

Alejandro Pizano

Alejandro Pizano (derecha) se desempeñaba como arquitecto senior en una firma de Barcelona llamada BMLD.

Foto:

Archivo particular

Por: Justicia
24 de noviembre 2018 , 08:08 p.m.

¿Quién compró en el centro de Bogotá el kilo de cianuro hallado en la casa del exauditor de la Concesionaria Ruta del Sol II, Jorge Enrique Pizano, quien falleció por un infarto el 8 de noviembre? ¿Quién lo introdujo en la botella de agua de la que bebió su hijo Alejandro dos días después? ¿Alguno de los dos enfrentaba una situación personal tan dura que lo hubiera llevado a considerar el suicidio?

En la búsqueda de respuestas a estas tres preguntas se concentran peritos de la Fiscalía y de Medicina Legal para reconstruir el rompecabezas en el que se han convertido las muertes de Pizano papá –el 8 de noviembre, a causa de un infarto, según el reporte oficial–y Pizano hijo –el 11 de noviembre–, quien murió envenenado por cianuro al tomar de la botella que estaba en el escritorio de su padre.

El caso es de relevancia para las autoridades por el papel que jugaba Pizano papá como testigo en el escándalo por los sobornos de la constructora brasileña Odebrecht en Colombia.


Esta última semana se han practicado varias pruebas científicas a los objetos que pudo haber manipulado Pizano.

Aparte del examen que se les hizo al tarro de cianuro y las bolsas en que este fue hallado en el baño de la familia Pizano Ponce de León, que tenían el ADN del exauditor de Ruta del Sol II, también se recogieron muestras de tejidos encontrados en los bafles y el minicomponente detrás de los cuales estaba el frasco. Así mismo, se tomaron rastros del cajón del baño que contenía todos esos elementos.

El martes fueron entregados por la Fiscalía a Medicina Legal para establecer si en tales elementos también hay huellas de Pizano papá, con lo que se descartaría que otra persona accedió al tarro de cianuro.

El baño donde fue hallado era auxiliar y solo se usaba cuando los hijos de la familia visitaban a sus padres.

A la investigación también se espera que lleguen los resultados de las pruebas practicadas a la botella de la que bebió Alejandro antes de morir.

Sin embargo, investigadores señalan que no tienen muchas esperanzas en esas pruebas porque, en medio del desespero de la familia por buscar atención médica para el joven, el recipiente se habría contaminado. Una empleada de los Pizano fue quien tapó la botella, y luego esta terminó en el centro asistencial al que fue llevado Alejandro.

De hecho, según los peritos, ya no podrían determinar quién más bebió de la botella antes, pues al realizar las primeras pruebas para establecer si la boquilla tenía cianuro se aplicó una sustancia que elimina los rastros biológicos. Se intenta establecer si hay suficiente material genético para sacar un patrón de ADN del resto del recipiente.

Rastreo a los celulares

Otro punto clave para los investigadores es establecer si Pizano papá y Pizano hijo estuvieron en el centro de Bogotá a la hora y el día que fue comprado el kilo de cianuro, cuyo costo fue de 23.600 pesos. Para determinarlo están rastreando las celdas de telefonía celular ubicadas en ese sector de la ciudad.

Si uno de ellos estuvo en la zona y recibió o hizo una llamada, un mensaje de WhatsApp o un correo electrónico,
ese rastro debería estar en las celdas de las empresas. Esa información no es borrada, y por eso se expidieron órdenes de Policía Judicial para obtenerla.

La Fiscalía tiene información acerca de los días y las horas en que se vendieron los 12 frascos de cianuro que salieron del local desde el primero de agosto, y hasta la fecha tienen datos sobre seis de los compradores.

Por otro lado, los peritos buscan el registro fílmico de la zona en la que está ubicado el local donde se compró el cianuro, para obtener la identidad plena de quienes compraron la sustancia en aquel sitio.

EL TIEMPO estableció que las grabaciones hechas por las cámaras del lugar son borradas quince días o un mes después
, por lo que ya no habría registro de algunas de las compras.

Por eso, la Fiscalía amplió la búsqueda a las cámaras de tránsito del sector, cuyas grabaciones se conservan por mucho más tiempo.

Finalmente, el iPad de Pizano papá, con el cual grabó conversaciones sobre las irregularidades de Odebrecht en los contratos para el proyecto Ruta del Sol II, está en cadena de custodia para que peritos informáticos examinen su contenido.

“No descartamos ninguna hipótesis, se están usando todos los recursos científicos para aclarar plenamente los hechos”, indicaron personas cercanas al caso.

Medicina Legal también avanza en la construcción de una autopsia psicológica del fallecido exauditor de la Ruta del Sol II, para establecer si tenía tendencias suicidas.
Los investigadores parten de la premisa de que en las muestras de tejidos que tomó el hospital de Facatativá no existen rastros de cianuro y que no será posible practicar nuevas pruebas porque el cuerpo fue cremado.

REDACCIÓN JUSTICIA
En twitter: @PazyJusticiaET

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.