Secciones
Síguenos en:
Esta es la línea investigativa que se sigue por masacre de Llano Verde
AUTOPLAY
El Tiempo en vivo: Masiva llegada de viajeros a la terminal de transporte del Salitre (Citynoticias)Allí las autoridades tienen todo dispuesto para que se cumplan las medidas de seguridad.
Presuntos culpables de masacre de 5 jóvenes en Cali

Los capturados fueron identificados como Yeferson Marcial Angulo Quiñones y Juan Carlos Loaiza Ocampo (der.). Fiscalía

Esta es la línea investigativa que se sigue por masacre de Llano Verde

Un testigo relató que días antes de la masacre lo sometieron a un trato similar en el mismo lugar.

Son varias las líneas investigativas que se mantienen activas para que no quede impune la masacre de cinco adolescentes, registrada el pasado 11 de agosto en el sector de Llano Verde, en Cali.

La prioridad de la Fiscalía y la Policía es lograr la ubicación y captura de Gabriel Alejandro Bejarano quien, de acuerdo con la investigación, fue uno de los tres hombres que participó en los asesinatos y quien habría disparado contra los jóvenes.

EL TIEMPO contactó a uno de los investigadores de la Policía Judicial de Cali que está frente al caso, quien reveló varios detalles sobre el desarrollo del proceso y cómo llegaron a identificar a los involucrados. 

Hasta el momento, la Policía ha comprobado que los tres  señalados de la masacre -además de Bejarano son investigados Yefferson Marcial Angulo Quiñones y Juan Carlos Loaiza Ocampo, quienes ya fueron capturados y judicializados- trabajaban para una empresa que está prestando seguridad a la obra que se adelanta para reforzar el tramo 7 del jarillón o canal sobre el río Lili, en inmediaciones a un cañaduzal .

"Lo grave es que está es una empresa de transporte y no de vigilancia. La Superintendencia de Vigilancia no la tiene registrada bajo esa razón social", aseguró el agente, quien dijo que pudieron comprobar que la empresa le entregó dotación de vigilantes a dos de los involucrados, es decir, a Loaiza y Bejarano.

(Le sugerimos leer: Vigilantes del cañaduzal, asesinos de los 5 jóvenes en Cali: Fiscalía)

De acuerdo con la investigación, Angulo manejaba una retroescavadora, Loaiza era vigilante y Bejarano, quien tenía casa por cárcel y hoy esta prófugo, iba todos los días ala obra a laborar como vigilante "sin estar en la nómina de la empresa".  

Estas irregularidades están siendo investigadas, aunque el Policía destacó que el gerente de la empresa ha colaborado con las autoridades.

Precisamente, los investigadores tuvieron su primera línea de trabajo al verificar las comunicaciones que los involucrados sostuvieron el día de la masacre a través de radios, mensajes que cruzaron sobre la hora en la que se perpetró el crimen, al mediodía. 

(Le podría interesar: Buscado por crimen de cinco jóvenes en Cali tenía casa por cárcel)

"Se paga por una frecuencia que va a un canal. Así pudimos escuchar sus comunicaciones y precisar que hablaban entre ellos, que estaban persiguiendo a alguien y que los estaban cercando", dijo el Policía.

Señaló el investigador que recibieron el testimonio de un joven quien les relató que unos días antes de la masacre él había ingresado al jarillón. Dijo que unos hombres "lo habían perseguido, lo habían obligado a tenderse en el piso y le habían advertido que no debía ingresar al lugar porque estaban cansados de los robos. Lo intimidaron con un arma", resaltó.

Así pudimos escuchar sus comunicaciones y precisar que hablaban entre ellos, que estaban persiguiendo a alguien y que los estaban cercando

Otra línea de investigación se desarrolla con una imagen que muestra a Bejarano saliendo de la obra aparentemente después del crimen. En esa imagen se ve que se monta en su bicicleta y huye del lugar.

"Al ingresar a su lugar de residencia, el día de su captura, se encontró el celular destruido, y de acuerdo con los vecinos no regresó desde el día de la masacre. Todas sus cosas estaban en la habitación", aseguró el policía judicial.

Por Bejarano se ofrecen hasta 20 millones de pesos por información que facilite su captura.

La última línea investigativa hace referencia a una camisa ubicada en el lugar de la masacre, que no pertenecería a los jóvenes. Sobre esa prenda Medicina Legal está haciendo pruebas de ADN, al igual que sobre unas gafas y dos cuchillos los cuales, de acuerdo al testimonio de los capturados, eran portados por los adolescentes.

"En el lugar se recuperaron tres casquillos en el piso de un revolver calibre 38. Otro en el cuerpo de uno de los muchachos. Quien les disparó, le propinó a cada joven un tiro en la cabeza", aseguró el investigador.

Además de las pruebas que hasta ahora se tienen, los investigadores trabajan por encontrar el arma, evidencia que sería una pieza fundamental para el caso.

JUSTICIA
En Twitter: @JusticiaET

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.