Antropólogo busca quién le reciba 200 huesos del siglo XIX de Bogotá

Antropólogo busca quién le reciba 200 huesos del siglo XIX de Bogotá

Más de 3.000 huesos desenterrados para ver si eran del Bogotazo aún no tiene lugar de descanso.

AUTOPLAY
Los 3.000 huesos del siglo XIX en Bogotá que están guardados en cajas en dos casas​Antes de la Construcción del Centro de Memoria, Paz y Reconciliación, en Bogotá, en el cementerio central se hicieron dos excavaciones arqueológicas en las que se hallaron más de 3.200 huesos que, aunque fueron desenterrados en 2003 y en 2009, están guardados en bolsas y cajas en una casa y en la JAL de Mártires.
Huesos del cementerio central bogotazo

María Isabel Ortiz / EL TIEMPO

Por: María Isabel Ortiz Fonnegra
05 de marzo 2020 , 08:49 a.m.

Aunque en 2003 y 2009, en dos excavaciones, se exhumaron más de 3.200 huesos humanos que estaban enterrados en el cementerio Central de Bogotá, para determinar si en ese terreno había restos de víctimas del Bogotazo, las osamentas aún no han podido volver a descansar ni en ese cementerio ni en otro sitio similar.

En el primer caso, desde hace 17 años el antropólogo César Sanabria ha cargado más de 200 de esos huesos, que exhumaron en 2003 en la primera prospección arqueológica para determinar si donde iba a construirse el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación (CMPR) estaban enterradas las personas fallecidas en los disturbios de abril de 1948, tras el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán.

Y, aunque en ese primer ejercicio en el globo B del cementerio se desenterraron unos 270 huesos, los investigadores concluyeron que no eran de fallecidos del Bogotazo, puesto que ninguno tenía evidencias de heridas como las que, según la historia, causaron la muerte a cientos de personas en esos disturbios: garrotazos, machetazos, disparos, entre otras.

Como no tenían esas marcas, se dijo que se trataba de restos de personas enterradas ahí por otros motivos. Por ejemplo, un artículo de la antropóloga Rocío Salas –quien participó en la excavación–, publicado en un libro de antropología histórica en América Latina, describe que en algunas partes encontraron cuerpos de niños recién nacidos y prematuros, algunos estaban enterrados sin féretro y de forma desordenada, lo que indica que podrían tratarse de inhumaciones clandestinas de niños.

(Le puede interesar: Ordenan entregar a periodista información sobre pederastia)

En esos terrenos también se hallaron cuerpos de adultos y elementos de santería y brujería como fotografías y muñecos de cera negra con alfileres, relata la publicación de Salas.

En todo caso, si bien esa primera etapa de excavación culminó en 2003 y se entregaron las conclusiones al Distrito, los huesos desenterrados, dijo Sanabria, no se los recibió nadie de la Alcaldía Mayor.

Huesos del cementerio central bogotazo 2003

En esta prospección arqueológica se usó la técnica de pozos de sondeo para determinar en dónde había cuerpos.

Foto:

Asociación Colombiana de Antropología Forense (Acaf)

Huesos del cementerio central bogotazo 2003

En la primera excavación, en 2003, se encontraron más de 270 huesos que casi dos décadas después custodia el antropólogo César Sanabria.

Foto:

Asociación Colombiana de Antropología Forense (Acaf)

Huesos del cementerio central bogotazo 2003

Se encontraron varios tipos de tumbas y de individuos.

Foto:

Asociación Colombiana de Antropología Forense (Acaf)

Huesos del cementerio central bogotazo 2003

El estado de conservación de los huesos no era el mejor, por lo que el antropólogo César Sanabria, que lideró la excavación, no pudo donarlos todos a universidades.

Foto:

Asociación Colombiana de Antropología Forense (Acaf)

Huesos del cementerio central bogotazo 2003

Las conclusiones de esta prospección arqueológica se entregaron al Distrito de Bogotá.

Foto:

Asociación Colombiana de Antropología Forense (Acaf)

Desde ese momento, el antropólogo ha intentado encontrarles a esos huesos un lugar de descanso eterno. Primero los tuvo en una casa en el barrio La Candelaria, donde operaba la Asociación Colombiana de Antropología Forense (Acaf), de la que él era director. Cuando la Acaf se disolvió, los huesos llegaron, junto con Sanabria, a Medicina Legal, en donde el antropólogo trabajó hasta 2018. Pero cuando Sanabria cambió de trabajo, en Medicina Legal le dijeron que los huesos debían irse con él.

“Encartado”, pero consciente de que los huesos merecen un trato digno, los ubicó en una casa que tiene en un municipio de Cundinamarca*. Aunque allí los tiene protegidos del sol y la lluvia, Sanabria explica que una habitación de una casa, dentro de bolsas plásticas, no es el lugar correcto para que pasen la eternidad lo que en algún momento fueron personas.

“Para mí hubiera sido fácil quemarlos o enterrarlos irresponsablemente, nadie lo sabría, pero me parece que los muertos merecen un altísimo respeto, los cuerpos de las personas no pierden sus derechos con la muerte”, dijo el antropólogo, quien ha seguido buscando que alguna entidad reciba los restos que lleva cargando casi dos décadas.

Para mí hubiera sido fácil quemarlos o enterrarlos irresponsablemente, pero me parece que los muertos merecen un altísimo respeto, los cuerpos de las personas no pierden sus derechos con la muerte

La segunda excavación

En 2009, antes de la construcción del CMPR, era necesario hacer otra excavación para ‘limpiar’ el terreno de todos los restos que había allí, pues el Centro es una edificación semisubterránea.

(Lea también: Fiscal anuncia creación de grupo élite para investivar caso Odebrecht)

Esa excavación fue liderada por la antropóloga Karen Quintero, quien explicó que luego de años de búsqueda se recuperaron unos 3.000 individuos, que estaban enterrados en 960 tumbas en un área de 4.200 metros cuadrados del cementerio. Por la dimensión del proyecto, dijo Quintero, llegó a ser considerada la excavación arqueológica más grande de Latinoamérica en contextos urbanos.

Tal y como lo había concluido años atrás un primer grupo de antropólogos, se determinó que estos 3.000 cuerpos tampoco eran de víctimas del Bogotazo, sino de personas que fueron enterradas en el globo B del cementerio entre 1860 y 1960, aproximadamente.

Estas personas no eran desaparecidos, sino que tras 100 años de uso intensivo del cementerio perdieron su identificación. En los libros necrológicos del cementerio había registros de nombres, pero no tenían la ubicación exacta en el terreno”, dijo la antropóloga.

Centro de Memoria, Paz y Reconciliación

Los más de 3.000 restos óseos que fueron desenterrados en las dos excavaciones estaban en el globo B del cementerio central, donde fue construido el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación.

Foto:

Abel Cárdenas /EL TIEMPO

El uso del cementerio fue tan intenso en esos 100 años que en la excavación encontraron fosas en las que estaban sobrepuestas hasta 12 capas de tumbas, y también hallaron fosas comunes con hasta 60 cuerpos. En ese último caso, comentó Quintero, probablemente eran los lugares de exhumaciones administrativas, esto es, cuando se vence el tiempo de arrendamiento de una fosa individual y nadie reclama el cuerpo, por lo que es llevado a una fosa común.

(Además: Los argumentos de tres magistrados que pedían despenalizar el aborto)

Quintero también explicó que el globo B del cementerio era el usado para las personas más humildes, por lo que no había muchas lápidas que permitieran identificarlas, sino algunas cruces y ataúdes de madera que con el tiempo se fueron descomponiendo.

Además de liberar el espacio para la construcción del CMPR, la segunda excavación sirvió para una exposición sobre cómo eran las costumbres funerarias de los bogotanos en los siglos XIX y XX.

Estas personas no eran desaparecidos, sino que tras 100 años de uso intensivo del cementerio perdieron su identificación

Pero 3.000 cuerpos son muchos, y la antropóloga recordó que en principio solo se alcanzó a hacer una limpieza de más o menos un 20 % de los individuos. Ese porcentaje de los huesos se llevó a la sede de la junta administradora local (JAL) de Los Mártires, justo detrás del cementerio, para los trabajos de desinfección y clasificación, mientras que el 80 % restante permaneció guardado en bolsas en la sala de exhumaciones del cementerio.

Cuando, entre 2013 y 2014, se entregó terminado el CMPR, este y los huesos pasaron a manos de la Secretaría General de la alcaldía, que determinó que había que limpiar y clasificar los huesos que seguían en la sala de exhumaciones, y para ello se contrató a la Universidad Nacional, que trabajó sobre esos huesos entre 2015 y 2017, y luego entre 2018 y julio de 2019, según indicaron en el Instituto Distrital de Patrimonio Cultural (IDPC), una de las entidades encargadas de los restos.

No obstante los reconocimientos que recibió la excavación y los trabajos de investigación que ha permitido –13 trabajos de grado en pregrado y una tesis de maestría–, y aunque en su momento se definió que en la JAL podían garantizarse condiciones adecuadas de protección para los huesos, esto no se estaría cumpliendo.

En una visita a la JAL, que mantiene la colección ósea en los pisos 2,3 y 4, este diario constató que en algunas paredes de las habitaciones donde, en bolsas plásticas dentro de cajas plásticas, están guardados los huesos hay humedades, entra bastante luz del sol e, incluso, a mediados de diciembre pasado hubo una filtración de agua que mojó algunos de ellos, según contaron en el lugar.

Dos meses después, aún se pueden encontrar cajas de plástico encharcadas, con los huesos dentro, y hasta bolsas de plástico a las que traspasó el agua.

Manuel Collazos Barón, edil de Los Mártires, explicó que para ellos no es ninguna molestia alojar esta colección arqueológica, pero creen que los huesos deberían estar en un sitio más adecuado.

Por su parte, el IDPC dijo que esta colección biológica requiere labores de mantenimiento y que en conjunto con la Secretaría General “se está buscando el espacio más idóneo para su permanencia, para garantizar la investigación y divulgación sobre este importante patrimonio”.

Huesos del cementerio central 2009

Los huesos desenterrados en la segunda excavación permanecen guardados en bolsas en la JAL de Mártires.

Foto:

Abel Cárdenas /EL TIEMPO

Huesos del cementerio central 2009

Además, los huesos en las bolsas están almacenados en cajas de plástico apiladas.

Foto:

Abel Cárdenas /EL TIEMPO

Huesos del cementerio central 2009

Las bolsas tienen anotados algunos datos de los restos óseos.

Foto:

Abel Cárdenas /EL TIEMPO

Huesos del cementerio central 2009

Los huesos están en los pisos 2, 3 y 4 de la JAL de Mártires.

Foto:

Abel Cárdenas /EL TIEMPO

Huesos del cementerio central 2009

En diciembre hubo una filtración de agua en uno de los pisos en los que se guardan los huesos y aún dos meses después hay cajas plásticas encharcadas y bolsas con huesos mojados.

Foto:

María Isabel Ortiz / EL TIEMPO

Huesos del cementerio central 2009

Y en algunas de las paredes hay humedades.

Foto:

María Isabel Ortiz / EL TIEMPO

Y Vladimir Rodríguez, consejero de Víctimas de Bogotá, entidad de la que depende el CMPR, afirmó que con las entidades competentes están buscando alternativas para proteger los huesos y hacer los procedimientos arqueológicos debidos.

“Los arqueólogos que hicieron la excavación dejaron la identificación de los restos en una etapa preliminar en su momento, este proceso se vio truncado al generar el almacenamiento, en las administraciones anteriores, en las condiciones ya mencionadas. Lo primero que debemos hacer como administración actual es almacenar los restos de forma debida para empezar los procedimientos a los que haya lugar”, concluyó.

Mientras tanto, estos 3.000 huesos, así como los 200 que cuida Sanabria, siguen sin tener un lugar para su descanso eterno.


* Lugar omitido por petición de la fuente

¿Y los restos del Bogotazo?
Parque El Renacimiento, en Bogotá

En donde los expertos dijeron que podría estar una fosa común del Bogotazo se construyó en el año 2000 el parque El Renacimiento (foto).

Foto:

Abel Cárdenas / EL TIEMPO

Aunque en ninguna de las dos excavaciones en el globo B del cementerio Central se hallaron restos óseos del Bogotazo, la hipótesis de los investigadores es que sí puede haber una fosa común con los fallecidos de abril de 1948, pero en el globo C del camposanto, en donde en 2000 se construyó el parque El Renacimiento.

De acuerdo con César Sanabria, quien lideró una de las dos excavaciones, al comparar aerofotografías del Instituto Geográfico Agustín Codaz-zi, tomadas 2 años antes del Bogotazo, en mayo de 1948 y dos años después, se evidenció que para la época del Bogotazo hubo movimientos de tierra que coincidirían con entierros en varios puntos del cementerio; uno de estos se ubica donde hoy está el parque.

Según Sanabria, aunque en su momento se advirtió de la hipótesis a los encargados del parque, la respuesta –narró– fue que ahí no se iba a mover “ni un solo adoquín porque se ha invertido mucho dinero”.

Por esa razón, dijo, allí no se ha hecho ninguna excavación, que sería lo único que podría confirmar, o negar, si allí están los restos de una de las revueltas más grandes de la historia del país.

MARÍA ISABEL ORTIZ FONNEGRA
Redactora de Justicia
En Twitter: @M_I_O_F
justicia@eltiempo.com

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.