Secciones
Síguenos en:
'Estamos viendo un ataque sistemático contra la Policía’
Jorge Luis Vargas

El general Jorge Luis Vargas asegura que nada de lo vivido recientemente lo ha desalentado. “Estoy con mucho ánimo porque estamos cumpliendo la ley”, afirma.

Foto:

Milton Dìaz

'Estamos viendo un ataque sistemático contra la Policía’

El director de la Policía, general Jorge Luis Vargas, responde las preguntas de María Isabel Rueda.

General, usted tiene fama de ser uno de los policías mejor calificados, preparados, con las calidades para ocupar el cargo de director de la Policía Nacional de Colombia. ¿A qué horas pasó que el mundo terminara creyendo que la Policía, bajo su mando, esté masacrando a los ciudadanos que protestan pacíficamente?

Estos han sido momentos críticos por la violencia estructurada que se presentó a partir del 28 de abril, que no es parte de la manifestación pública y pacífica. Es violencia, es delito. Hemos tenido que utilizar nuestras capacidades para disuadir, contener, evitar. En algunos casos, el resultado es de personas fallecidas o lesionadas, incluidos cientos de policías. Desde el primer día de esos hechos llamé al Fiscal, a la Procuradora, al Defensor, al jefe de la misión de la ONU en Colombia, Carlos Ruiz Massieu, y les ofrecí toda la colaboración, la apertura, la trasparencia para las diligencias que consideren necesarias.

(Lea también: Paro Nacional: ¿Por qué se llegó a esta situación y cuál es la salida?)

¿Y ustedes en el interior también están investigando?

Sí, hay más de 42 investigaciones con apertura; le he pedido al inspector general que tiene que correr, porque ya hay videos que nos permiten individualizar rápidamente a funcionarios que no han cumplido con su deber. Yo no puedo emitir juicios sobre la actuación de alguien que está comprometido en una falta o en un delito, pero sí puedo garantizar que si no se cumple con el deber, las faltas que se cometen se investigarán y sancionarán.

¿Cuál es su instrucción a un policía sobre cuándo debe considerar que le llegó la hora de disparar?

Cuando la vida de una persona está siendo amenazada, y puede perderla, o cuando el mismo policía siente su vida amenazada; en esas circunstancias puede ejercer legítimamente su decisión de utilizar los elementos del servicio, entre ellos las armas de fuego, para salvar una vida.

La Policía está instituida para la defensa de la ciudadanía. En este momento, sin embargo, hay sectores de la ciudadanía agrediendo a la policía, como si ella fuera el enemigo...

Hemos tenido más de 1.900 manifestaciones públicas y pacíficas, en donde se ha acompañado a todas las personas en Colombia que así quieran utilizar su derecho a manifestarse. Ha habido 800 intervenciones del Esmad sobre unos manifestantes que ya no son pacíficos, sino que han resuelto utilizar la fuerza. La instrucción y el deber del policía es proteger y garantizar la manifestación pacífica. El que se salga de esos parámetros es al que tenemos que castigar.

(Lea también: Comité Nacional del Paro acepta dialogar con Duque)

¿Y tiene usted alguna información seria de que sí se están organizando escuadrones de la muerte en manos de civiles armados, como parece que sucedió en Pereira?

En los hechos de violencia se han visto miembros de organizaciones criminales que pertenecen a grupos de delincuencia común organizada, disparando con armas, como pistolas 9 milímetros. Información recolectada por inteligencia nos confirma que pertenecen a miembros de organizaciones armadas. Por investigación criminal con la Fiscalía General de la Nación, sabemos de la injerencia cierta del Eln y las disidencias de las Farc. Ellos tienen esa capacidad organizacional de generar violencia, actividades armadas contra la población y contra la policía.

¿Entonces no es cierto que ante la desesperación de los bloqueos y de la anarquía, ciudadanos han resuelto organizarse para defenderse a falta de autoridad del Estado?

La Policía Nacional no ha visto ese fenómeno.

¿Está de acuerdo con el apoyo militar a las alcaldías, o cree que se profundizan las diferencias?

No es apoyo militar, porque siempre hemos trabajado armónicamente. La figura es la asistencia militar. Que tiene varios fines específicos: salvar vidas, apoyo a la policía para la seguridad, y garantizar la seguridad de bienes estratégicos y públicos. De esas tres características, ese apoyo a la policía se hace necesario en este momento.

¿Cuál es el abecé de lo que se le enseña a un hombre del Esmad?

En un curso de dos meses y medio recibe información académica, preparación psicológica, física, y preparación en el uso de las armas menos letales, y gran preparación en derechos humanos, porque van a salir a escenarios en los que serán agredidos, atacados verbalmente y estarán sujetos a mucha presión.

¿Cómo imbuir a estos hombres con la madurez suficiente para que sepan distinguir cuándo deben utilizar la fuerza y cuándo no, así estén siendo atacados a piedra, empujados, ultrajados o les estén mentando a la mamá?

Para eso es que están entrenados. Casi todos los funcionarios del Esmad duran mucho tiempo en el escuadrón móvil. Cuando entran no quieren salir porque es un cuerpo con mucha disciplina. Actúan cuando hay disturbios, cuando hay violencia. Es que darle una patada a un policía es un delito, María Isabel. Agredirlo verbalmente también se puede constituir en delito.

(Lea también: Human Rights pide investigar muertes durante paro nacional)

Pero a ninguna de esas dos cosas necesariamente se debe contestar con un balazo en la cabeza…

No, ellos no andan armados y esa no es la instrucción que se les ha dado. Cuando un funcionario responde de esa forma, estamos totalmente abiertos a que se investiguen las circunstancias. Cuando hay disturbios y violencia, la función principal del Esmad es contener, abrir las vías, proteger a las personas, con elementos menos letales. Pero tirarle piedra al Esmad es delito. Se llama ataque a servidor público. Romper vidrios es daño en bien ajeno, y es delito, así lo dice el Código Penal.

La instrucción
y el deber
del policía es proteger y garantizar la manifestación pacífica. El que se salga de esos parámetros es al que tenemos que castigar.

General Vargas, usted viene de manejar la inteligencia de la Policía y de la investigación criminal. ¿En esa labor no pudo predecir que era inminente una situación de levantamiento popular?

La información que teníamos era sobre la organización de un día de manifestación pública y pacífica. Todo nuestro aparato de inteligencia de la Fuerza Pública está dirigido a garantizarla. Sectores con mucha violencia actuaron el 28 de abril y, organizadamente, se articularon con delincuentes en algunas zonas de Cali y empezaron a realizar actos coordinados de disturbios, de violencia, de vandalismo y comisión de delitos. Tenemos más de 550 capturas, por hurtos, por vandalismo, por lesiones personales, por daño en bien ajeno. Pero la Policía continúa garantizando la manifestación pública y pacífica, porque esa es la instrucción del señor Presidente.

Sea un poquito desabrochado y dígame con cuál de estos tres alcaldes ha sido más difícil trabajar: ¿con el de Medellín, con el de Cali o con la de Bogotá?

La Policía trabaja con todos los alcaldes, María Isabel.

Demasiado diplomático, general. ¿Con ninguno ha tenido dificultades?

Con todos los alcaldes tenemos reuniones de trabajo, y tratamos de hacer un solo equipo.

Pues en muchas partes no se ha visto ese solo equipo... Por ejemplo, ¿va a acatar la orden de la alcaldesa de Bogotá de que no utilicen balas de goma?

Desde la semana pasada, con el señor ministro indicamos que se siguen utilizando las balas de munición esférica de plástico.

(Lea también: A Colombia nos la vistieron de represiva)

¿Qué opina de esa afirmación de Gustavo Petro de que la Policía está en este momento por las calles buscando a quién asesinar y a quién dañarle los ojos?

Cualquier persona que diga eso, es falso. La Policía está cumpliendo con su deber de garantizar la seguridad, la convivencia, la tranquilidad del pueblo colombiano, de garantizar sus derechos fundamentales; pero a la vez, para que todos los colombianos cumplamos con los deberes consagrados en la Constitución.

¿Cómo explicar por fuera del país que aquí lo que está pasando no es que la policía esté asesinando a los marchantes pacíficos, sino que le ha tocado defender a la ciudadanía y defenderse ella misma de unos vándalos que están haciendo mucho daño a los bienes públicos, a la distribución de alimentos y medicamentos, a la locomoción y a la vida cotidiana de las personas?

Es lo que he dicho a lo largo de esta entrevista. Han transcurrido pacíficamente más de 1.900 manifestaciones públicas y pacíficas, con miles de personas que están haciendo uso de su derecho constitucional, y los estamos protegiendo. Organizamos las vías para que lo hagan, como lo dicen la Constitución y la ley. Pero hemos tenido más de 800 intervenciones donde ha habido disturbios, violencia y delitos. Sus autores son los que están transgrediendo la ley, ahí hay delincuentes. Y vuelvo a reiterar, si algún funcionario no cumple la ley, tiene que responder.

Hay ataques sistemáticos organizados, plataformas en el extranjero, con muchas noticias falsas y desinformación. 

¿A usted le preocupa, general, que la Policía colombiana termine señalada ante el mundo como una masacradora de la protesta pacífica?

Aquí estamos viendo un ataque sistemático contra la Policía. Eso sucedió en Chile y en otros países del mundo, en Estados Unidos inclusive. Hay ataques sistemáticos organizados, plataformas en el extranjero, con muchas noticias falsas y desinformación, que quieren atacar a la Policía por su papel en la contención del delito, no de la manifestación pública y pacífica.

¿Tiene eso algo que ver con lo que está de moda, que se llama la ‘revolución molecular disipada’? Una teoría apoyada por el expresidente Uribe que despierta la burla de unos y gran preocupación en otros...

Hay muchas teorías. Pero en los computadores del Eln, de las disidencias de las Farc, sí hemos encontrado intenciones de atacar de manera sistemática la credibilidad de la Policía.

Usted nos resultó yerno del mejor policía del mundo, el general Rosso José Serrano, al que recordamos con mucho cariño y gratitud. ¿Usted le pide consejo, o él se lo da?

No, yo le pido, y él me da. Y he llamado en estos días a muchos policías en el mundo para escuchar sus opiniones. También escucho a la reserva activa de la Policía con mucho detenimiento porque su experiencia es valiosa en este momento.

Finalmente, y como para que la comunidad internacional entienda, ¿cuáles son las cifras del vandalismo que usted puede proporcionar en esta entrevista?

Los actos de violencia del vandalismo son: 75 instalaciones policiales afectadas, 21 CAI destruidos, 63 motos y carros destruidos de la Policía Nacional y vandalizados, 254 entre tiendas y comercios pequeños vandalizados, 199 vehículos de transporte público vandalizados, 31 vehículos de servicio público incinerados, 138 establecimientos de mediana superficie y gran superficie hurtados y algunos saqueados, 99 bancos destruidos y vandalizados, 43 cajeros automáticos vandalizados, saqueados e incinerados, 97 estaciones de transporte público afectadas con vandalismo, 59 estructuras de gobierno nacional, local y municipal vandalizadas, entre ellas, dos totalmente destruidas. Cámaras de seguridad, semáforos. Motos de particulares, 27 peajes afectados, 10 monumentos culturales destruidos. Eso, más los heridos, más los lesionados, no es manifestación pública y pacífica. Es vandalismo y es delito. Y sí hay financiación ilegal de esa criminalidad, en la violencia y en el disturbio, que es la que tenemos que individualizar para llevar a los determinadores a la justicia.

¿Lo tiene desanimado eso de que la Policía colombiana sea ante el mundo una villana violadora de derechos humanos y asesina, y que no se hable del tremendo esfuerzo que hace por proteger a millones de colombianos a los que se nos están vulnerando los derechos de locomoción, alimentación, salud y educación?

No, yo estoy con mucho ánimo porque estamos cumpliendo la ley, y ese es el deber que tengo con los colombianos. Esta es una policía grande, esta es una policía cumplidora. Hemos derrotado a los carteles de la droga, a los terroristas. Esta policía llevó a la justicia a los máximos líderes del terrorismo, de los carteles. Lo que tenemos es convicciones, para hacer lo correcto siempre.

Y créame, general, que somos muchísimos los colombianos que los apoyamos, a la vez que seremos los primeros que exigiremos que cumplan estrictamente con su deber.

MARÍA ISABEL RUEDA
Especial para EL TIEMPO

ACCEDE A CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

No te quedes solo con esta información.
Lee, explora y profundiza más.
¡Suscríbete ya!

COP $ 900 / MES *
Ya soy suscriptor digital

Si ya eres suscriptor del impreso, actívate

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.