Capturados por corrupción en Fonade tendrían nexos con senador Besaile

Capturados por corrupción en Fonade tendrían nexos con senador Besaile

Se habrían pactado coimas por 4.153 millones de pesos para congresistas entre ellos Musa Besaile.

Musa Besaile

El senador Musa Besaile está preso por el cartel de la toga.

Foto:

César Melgarejo/EL TIEMPO

Por: Justicia
19 de julio 2018 , 05:24 p.m.

Unidades del CTI de la Fiscalía realizaron operativos para capturar a siete personas vinculadas a una red de corrupción en el Fondo Financiero de Proyectos de Desarrollo, (Fonade).

Según la investigación, se trataría de una organización criminal que logró la adjudicación de contratos en Fonade a personas que tenían relación con congresistas entre ellos el cuestionado senador Musa Besaile, capturado por el llamado 'cartel' de la toga.

La Fiscalía compulsó copias contra Besaile y contra el congresista Eduardo José Tous De La Ossa.

Las irregularidades se habrían registrado con contratos de interventoría en obras de vivienda en Cundinamarca, Boyacá, Tolima, Norte Santander, Caldas, Antioquia, Quindío y Huila

La Fiscalía documentó un contrato adjudicado el 8 de mayo del 2017 por el que se habrían pagado coimas que habrían sido recibidas por dos personas identificadas como Richard Nader y Ronald Ruíz de León, que serían intermediarios del senador Musa Besaile.

Se habría pactado pagos de sobornos por 4.153 millones de pesos para senadores, entre ellos Besaile, correspondientes al 25 por ciento del valor total del contrato.

La investigación no está relacionada con contratos de la Agencia Nacional de Hidrocarburos o el Fondo de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones.

Los capturados por esos hechos son los funcionarios  Felipe Rodríguez Mariano, miembro del Comité Evaluador de Fonade, Jorge Eliécer Córdoba Quintero, integrante de la oficina jurídica, Antonio María Sánchez Lozano, integrante de la oficina jurídica.

Lo contratistas Amaury Segundo García De La Espriella, Juan Felipe Morales Tabares y los particulares Richard Kamal Náder Ordosgoitia  y  Ronald Rafael Ruiz de León.

Los escándalos de Fonade

El Fonade también ha sido salpicado en el escándalo de corrupción por el que está preso el exfiscal anticorrupción Luis Gustavo Moreno.

Según Moreno, tanto el exmagistrado Francisco Javier Ricaurte como los senadores Musa Besaile y Bernardo ‘Ñoño’ Elías Vidal –detenidos por la corrupción en la Rama Judicial y el caso Odebrecht, respectivamente– cuadraron la elección del exdirector del Fonade, Alfredo Bula Dumar, con el fin de convertir la institución en su fortín para mover su maquinaria política.

Bula llegó a esa institución en marzo del 2015 y salió a mediados del 2016, época en la que fue nombrado Ariel Alfonso Aduen Ángel, cuya hoja de vida también fue cuestionada por su cercanía con el ‘Ñoño’ y por denuncias que lo relacionaban con supuestos nexos con paramilitares. Aduen estuvo en la institución hasta agosto del 2017.

Además de estos señalamientos de Moreno, la Contraloría publicó el año pasado un informe que dejaba en evidencia las malas prácticas de Fonade –que a 2016 acumulaba 424 contratos, suscritos en el 2016 y años anteriores, por 5,8 billones de pesos–.

Uno de los contratos cuestionados es el que el Fonade suscribió el 17 de diciembre del 2012 con la Unión Temporal Berakah para construir el estadio de Sahagún, por 14.491 millones de pesos, y cuyo representante legal en esa época era Bula Dumar. Llama la atención que ese mismo contrato tuvo que ser prorrogado 26 veces, incluso en la época en la que Dumar ya estaba al frente del Fonade, y se terminó en julio del 2016.

Otro lío del Fonade tiene que ver con un megaproyecto en la isla Barú que se inició en el 2005 y en el que tenían participación dos consorcios privados y el Estado.

Ese plan contemplaba un complejo turístico de 1.000 viviendas, dos hoteles, un centro comercial y un campo de golf. Pero en el 2015, después de que la Corte Constitucional les reconoció derechos a las comunidades afro que habitan el territorio, y tras varias disputas judiciales, la viabilidad del proyecto quedó en entredicho.

Así, en agosto del 2017 parte de los activos del megaproyecto fueron transferidos por completo al Fonade y el lote se convirtió en el principal activo del Fondo, al adherirse a su capital como propiedad de inversión por 82.866 millones de pesos.

El problema es que uno de los predios que recibió el Fonade tiene medidas cautelares, lo que ha complicado su titulación y podría limitar su uso. Se trata del predio denominado La Puntilla, que tiene un costo de 34.000 millones de pesos, lo que equivale al 41,46 por ciento del total del valor de los bienes recibidos.

Aunque el Fondo visitó el año pasado el lote y dijo que no hay riesgo de deterioro, la Contraloría asegura que algunos de los predios en Barú tienen “riesgo de invasión, así como mal estado del encerramiento”, sin que el Fonade haya considerado en sus estados financieros la posibilidad de que este predio haya sufrido una desvalorización por “pérdida por deterioro”. La Contraloría rechazó que el Fondo no haya hecho un avalúo comercial para establecer realmente qué tanto estaba recibiendo tras liquidarse la sociedad.

JUSTICIA
Justicia@eltiempo.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.