Estafa usando la casa Gacha enreda a poderoso alemán Isaac Mildenberg

Estafa usando la casa Gacha enreda a poderoso alemán Isaac Mildenberg

Está citado a imputación por ofrecer un megaproyecto hotelero en la narcomansión, sin ser de él.

Casa de Gonzalo Rodríguez Gacha

La casa del capo, en El Chicó, fue adquirida por la embajada de China por 49.000 millones de pesos.

Foto:

Carlos Ortega / Archivo EL TIEMPO

Por: Unidad Investigativa
24 de febrero 2019 , 09:58 a.m.

En la alta sociedad bogotana y cartagenera el nombre del economista alemán Isaac Mildenberg es muy conocido.

Llegó al país hace más de 30 años y además de asistir a inauguraciones de complejos hoteleros, condecoraciones a empresarios y festivales, se ha dedicado a invertir en finca raíz, a financiar candidatos presidenciales y a manejar un entramado de empresas con las que ha impulsado varios proyectos, algunos de los cuales han terminado en tribunales.

Uno de ellos está relacionado con un complejo hotelero de dos torres y un centro comercial, que el alemán planeaba levantar en el palacete del capo Gonzalo Rodríguez Gacha, que la justicia le incautó en la zona de El Chicó, en Bogotá.

EL TIEMPO reveló que antes de que el predio fuera vendido a la embajada de China –por 49.000 millones de pesos–, Mildenberg intentó adquirirlo y alegaba haber pisado el negocio con 13.800 millones de pesos que nunca le devolvieron. Pero luego apareció la constancia del reembolso y el caso parecía ya enterrado.

Sin embargo, el empresario Marco Bibas –tío de la esposa de Mildenberg– lo denunció ante la Fiscalía por estafa agravada y falsedad en documento privado, alegando que le entregó 5,2 millones de dólares para levantar el complejo hotelero, bajo el supuesto de que el lote del sanguinario capo era ahora del alemán.

Luego supimos que el proyecto era inviable desde su concepción, porque existía una prohibición para levantar ese tipo de torres

“Desde un comienzo se dijo que el bien inmueble pertenecía al señor Mildenberg, y en la época de los hechos no era así. Luego supimos que el proyecto era inviable desde su concepción, porque existía una prohibición para levantar ese tipo de torres”, le explicó a EL TIEMPO el penalista Jaime Lombana, abogado del demandante.

De hecho, en 4 días Mildenberg está citado a imputación de cargos y, de no presentarse –como ya sucedió en el interrogatorio al que lo llamaron–, se le dictaría medida de aseguramiento.

Pero ese no es el único negocio fallido por el que el polémico empresario deberá responder en la audiencia de este jueves, ante un juez de garantías. El denunciante asegura que le hizo un préstamo por 4 millones de dólares y que le entregó 2 millones adicionales, en 2012, para desarrollar el llamado Bridge Point-Puerto Seco, en la ciudad de Cartagena.

Ese proyecto, tasado en cerca de 100 millones de dólares, garantizaba un rendimiento del 10 por ciento anual, a partir del mes 25, así no estuviera en funcionamiento. Pero tampoco se concretó y la suma que Marco Bibas tiene embolatada con el alemán Mildenberg ya asciende a los 11,2 millones de dólares.

EL TIEMPO buscó a César Cardona, abogado de Mildenberg en este proceso, quien aseguró que no se trata de ninguna estafa, sino de “un problema familiar que trascendió lo consanguíneo y terminó en una denuncia temeraria. Es una guerra sucia para afectar la dignidad y buen nombre del señor Mildenberg. Esto de lo que se trata es de un préstamo por cerca de 13 millones de dólares y no de una estafa. Nuestro objetivo es desvirtuar que hubo estafa o falsedad documental y allegar los elementos probatorios”, explicó el penalista.

Y si bien dijo que el día de la audiencia va a conocer cuáles son las supuestas acusaciones, señaló que en el caso del proyecto de Cartagena hubo problemas ajenos a su cliente y que ese fue el detonante de la denuncia.

Aunque el abogado no dio detalles, EL TIEMPO estableció que, como representante de People First National Banchshares INC., Mildenberg instauró una denuncia en contra de un juez y de un fiscal locales en las que los señala de haber desconocido una conciliación a la que él llegó con los vendedores del inmueble en el que iba a levantar Bridge Point.

Ese supuesto error judicial, dice el alemán, echó a perder el prometedor proyecto, en el que quedó enterrado el dinero invertido por el tío de su esposa. Pero no ha salido a explicar por qué ofrecía un megaproyecto en un narcobién que no era suyo. Por ahora, el empresario, de viaje por Europa, alista maletas para regresar a Bogotá y presentarse a la imputación.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com
En Twitter: @uinvestigativa

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.