El modelo de justicia ‘zombi’ / Opinión

El modelo de justicia ‘zombi’ / Opinión

Son muchos los procesos que entraron a la larguísima fila de impunidad y que hoy siguen abiertos.

Carreras futuro 11

Judicatura y Gobierno están en mora de disponer los recursos que se necesiten para cerrar los procesos de los sistemas penales que debían ser historia.

Foto:

istock

Por: Jhon Torres
08 de junio 2020 , 12:58 a.m.

La sorpresiva orden de captura contra el gobernador de Antioquia Aníbal Gaviria por supuestos hechos de corrupción de hace casi 15 años ha puesto al país a mirar hacia un frente que, en medio de los muchos problemas que tiene nuestra justicia, ha pasado casi de agache: la persistencia de miles de procesos penales que se adelantaban por el viejo sistema inquisitivo y que entraron en una especie de limbo por el salto al modelo acusatorio en el 2005. Son expedientes cuyas reglas de juego tienen una diferencia fundamental con las del nuevo sistema: en ellos, la Fiscalía es mucho más poderosa y sus decisiones durante la investigación, especialmente las órdenes de captura, no pasan por el control de un juez de garantías.

Esos procesos, declarados además como de lesa humanidad, tienen tal complejidad y tocan intereses tan poderosos que los avances suelen ser lentos

A marzo del 2018 eran unos 97.000 casos. Algunos son los de los crímenes más dolorosos de nuestra historia –como los magnicidios de Galán, Pizarro y Gómez Hurtado, o las masacres–, y lo que sin duda espera el país es que las investigaciones sigan abiertas por el tiempo que sea necesario, hasta que se conozca quiénes y qué intereses estuvieron detrás de los asesinos. Esos procesos, declarados además como de lesa humanidad, tienen tal complejidad y tocan intereses tan poderosos que los avances suelen ser lentos, cuando no inexistentes, durante años.

Pero son muchos más los procesos que simplemente entraron a la larguísima fila de la impunidad hace décadas y que hoy siguen abiertos, sin ningún avance. No pocos corresponden a asesinatos cometidos hace años y que nuestra justicia, como sigue pasando hoy, ha sido incapaz de esclarecer.

Que la justicia aparezca, así sea después de muchos años, siempre es una buena noticia. Pero no lo es que en el país sigan vivos en la sombra, como zombis jurídicos, sistemas penales desuetos que, además, en su momento fueron reemplazados porque afectaban las garantías de los procesados.

En este momento, Colombia tiene vigentes cuatro sistemas penales: el inquisitivo, que rige los delitos anteriores al 2005; el nuevo penal acusatorio (que ya acumula 1,4 millones de procesos retrasados), Justicia y Paz (que juzgó a los paramilitares desmovilizados y cuya vigencia ya expiró, pero que sigue con casos abiertos) y la nueva justicia especial para la paz.

Ese maremágnum jurídico no le conviene a nadie. Fiscalía, Judicatura y Gobierno están en mora de disponer los recursos que se necesiten para cerrar, ojalá con sentencias, los procesos de los sistemas penales que debían ser historia.

JHON TORRES
Editor de EL TIEMPO
En Twitter: @JhonTorresET

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.