Desde la paz con las Farc, 583 periodistas han sido amenazados
no es hora de callar
No es hora de callar patrocinado

Desde la paz con las Farc, 583 periodistas han sido amenazados

Según la Flip, en medio del paro nacional hubo 56 ataques contra comunicadores. 

Mexico libertad de prensa

Según el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), desde 1992 hasta la fecha han sido asesinados 1.919 periodistas en el mundo.

Foto:

Ulises Ruiz Basurto. EFE

Por: Laura Andrea Torres
03 de mayo 2020 , 08:54 a.m.

Samaniego, Nariño, es un municipio ubicado a 115 kilómetros de Pasto. Allí, Libardo Montenegro era reconocido por estar al aire todos los días en la emisora comunitaria Samaniego Stereo. Pero su voz se apagó el 11 de junio de 2019, cuando, tras semanas de informar y defender la implementación de los acuerdos de paz, murió a manos de unos pistoleros.

Libardo es el último nombre de una lista que, según la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip), ya suma 160 voces de periodistas silenciados en Colombia desde 1938.

Como Libardo, Yesid Marulanda Romero también fue asesinado. Estaba investigando sobre la defraudación a familias que recibirían subsidios de un programa de vivienda popular en Cali. Este caso es emblemático, pues su asesinato ocurrió el 3 de mayo de 2001, Día Mundial de la Libertad de Prensa.

Una década atrás, en esa fecha, representantes de medios de comunicación africanos firmaron en Windhoek (Namibia) una declaración de principios sobre la libertad de prensa. Dos años después, en diciembre de 1993, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 3 de mayo como el día para hablar de los derechos de los periodistas y las restricciones que deben afrontar ejerciendo su trabajo. Hoy, 27 años después de la declaración, la situación para los comunicadores en Colombia sigue siendo difícil.

(Le recomendamos: El poder de la palabra / Opinión.)

De los asesinatos a periodistas documentados por la Flip, que lleva 24 años defendiendo la libertad de expresión en el país, 125 aún siguen en completa impunidad. A estas desalentadoras cifras se suma que apenas el año pasado se registraron 519 ataques a la prensa en el país. Es decir, 519 veces en las que, por mencionar algunos casos, se restringió el acceso a información, ocurrieron atentados, los periodistas fueron secuestrados o tuvieron que exiliarse.

Después de la firma del acuerdo de paz entre el gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla de las Farc, las regiones han tenido que enfrentar las disputas entre los grupos armados emergentes. Según la Flip, en medio de estas confrontaciones también ha quedado la prensa.

“Esto se ha visto reflejado en el aumento del número de acciones violentas contra periodistas y la consolidación de zonas vedadas para el cubrimiento periodístico, que contribuye a la profundización de la autocensura”, sostiene el último informe anual, ‘Callar y fingir, la censura de siempre’.

Otras cifras corroboran esta premisa: en los años anteriores a la firma del acuerdo, es decir, de 2014 al 2016, fueron amenazados 257 periodistas. En contraste, de 2017 al 2019 esta cifra fue de 583.

Regiones en la mira

Arauca y Nariño son dos departamentos con números preocupantes. El primero es en el que más se han incrementado los hechos violentos en contra de la prensa. De 9 ataques contra medios y periodistas registrados en 2017, se pasó a documentar 17 en el 2018 y 27 en el 2019. Es un incremento del 300 por ciento.

En Nariño han ocurrido 4 de los últimos 5 asesinatos a periodistas en el país, lo que hace de este departamento junto con Cauca, Putumayo, Valle del Cauca y Chocó “el rostro de la violencia implacable contra la prensa”, como lo señala el informe.

Las repercusiones de estos ataques han sido debilitar el quehacer. Muchos comunicadores han optado por la autocensura, lo que explica la disminución abrupta del número de actos violentos en contra de la prensa en algunas regiones, como, por ejemplo, el Catatumbo.

Lamentablemente, la violencia en contra de periodistas ocurre en todo el país y no siempre es perpetrada por grupos al margen de la ley. Durante el paro nacional del 2019, la Flip registró 56 ataques. La mitad de los 66 periodistas afectados fueron agredidos por la Fuerza Pública; un tercio lo fue por desconocidos.

Según la Flip, la jornada de movilizaciones del año pasado tuvo más agresiones que las que se registraron en el paro agrario del 2013, que duró 35 días más. Algunos ataques documentados son las detenciones ilegales, obstrucciones, robos o eliminación del trabajo periodístico, hostigamientos, amenazas, agresiones físicas, bloqueos de contenidos de internet y acciones arbitrarias en redes sociales.

La Fundación llamó la atención sobre el hecho de que el Gobierno Nacional no “rechazara o condenara las agresiones contra periodistas. Tampoco se hicieron compromisos públicos claros por parte de las autoridades para esclarecer los hechos y sancionar a los responsables”.

Y si el camino para hacer periodismo está lleno de dificultades, en el caso de las mujeres es mucho peor. De acuerdo con el Proyecto de Monitoreo Global de Medios (GMMP por su sigla en inglés), el punto de vista de las mujeres rara vez es escuchado en los temas que dominan la agenda periodística, incluso en las historias que las afectan profundamente. Sumado a esto, en el país solo el 6 por ciento de las noticias aborda temas de equidad.

Las brechas de género

Sobre la labor periodística, las mujeres no solo son más vulnerables a algunas agresiones y tienen mayores retos a la hora de posicionar su rol periodístico, sino que deben luchar contra más intentos de censura. La Flip manifestó su preocupación frente a esta situación, que además “se agudiza cuando las periodistas eligen cubrir temas de desigualdad y violencia de género”.

La estrategia más común para silenciar sus voces es el acoso judicial. De otro lado, las amenazas que reciben suelen hacer referencia a agresiones ejercidas de forma particular a las mujeres, como lo son el feminicidio y la violencia sexual.

Por eso, en este 3 de mayo la Unesco ha hecho un llamado para reconocer el trabajo de las mujeres periodistas y los riesgos que deben enfrentar.

Sin embargo, no son menores las dificultades de los medios regionales por la distribución y el empleo de la pauta oficial.

(Le puede interesar: Autoprotección y caza no justifican el libre porte de armas: Corte.)

De 2016 a 2019, las alcaldías de Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla, y las gobernaciones de Valle del Cauca, Boyacá, Magdalena y Santander gastaron más de 668.000 millones de pesos en contratos de publicidad oficial.

Una quinta parte de este monto se destinó a los medios de comunicación, pero no se usó solo para difundir información institucional y relevante para la ciudadanía, según el informe de la Flip. También se utilizó para fines que no cumplen con el objetivo legal de la publicidad oficial.

Uno de los casos más recurrentes fue la compra de contenido. “Entidades públicas o privadas hacen un contrato con un medio de comunicación para que este produzca noticias, crónicas, especiales, entrevistas y transmisiones en vivo”. Para la Flip, esta práctica “ha afectado la independencia de los medios, su credibilidad y también el derecho de la ciudadanía a recibir información veraz, ya que se está disfrazando propaganda de periodismo sin ningún tipo de advertencia a los ciudadanos”.

Este año, y por primera vez para Colombia, el Premio Mundial de Libertad de Prensa lo recibió la subeditora de EL TIEMPO Jineth Bedoya.

Lo cierto, en un día como hoy, es que las garantías para informar libre e independientemente en Colombia y el mundo siguen siendo limitadas y contando con muchos enemigos.

Por eso la Unesco resalta anualmente el trabajo de quienes lo hacen aún a costa de su propia integridad. El galardón lleva el nombre de Guillermo Cano, en homenaje a quien fue director de 'El Espectador' hasta el día de su asesinato, el 17 de diciembre de 1986.

Este año, y por primera vez para Colombia, el Premio Mundial de Libertad de Prensa lo recibió la subeditora de EL TIEMPO Jineth Bedoya.

Según la Unesco, el gran reto que enfrenta la prensa mundial es informar verazmente en medio de la crisis generada por el coronavirus, porque para hacerlo también se necesita independencia.

Periodistas asesinados en Colombia y en el mundo 

NO ES HORA DE CALLAR 

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.