Así infiltraron a 'Jesús', cerebro del ataque a la Escuela Santander

Así infiltraron a 'Jesús', cerebro del ataque a la Escuela Santander

Un grupo especial de inteligencia lo siguió durante año y medio.

Capturados Escuela General Santander

El 2 de junio, Policía y Fiscalía capturaron 8 personas sindicadas de haber participado en en hecho terrorista.

Foto:

Policía Nacional

Por: Justicia
19 de julio 2020 , 02:54 a.m.

Andrés Felipe Oviedo Espinel, alias Barbas o Jesús, de acuerdo con la investigación adelantada por la Fiscalía y la Policía, recibió órdenes directas de alias Pablito, integrante del Comando Central del Eln, para organizar y perpetrar el atentado terrorista –17 de enero de 2019– contra la Escuela de la Policía General Santander, que cobró la vida de 22 subtenientes.

Oviedo Espinel y Anyi Lorena Solano Cortés, alias Maco, que para la fecha del atentado eran pareja, fueron capturados el 2 de julio junto a otras seis personas sindicadas de su participación en la activación de 80 kilos de pentolita en el interior de la Escuela.

(Le puede interesar: A la cárcel cuatro implicados en atentado en la Escuela de Cadetes)

EL TIEMPO obtuvo el informe de inteligencia que da cuenta de los movimientos de ‘Jesús’ y ‘Maco’ el día del atentado, y la forma como se logró su identificación y captura tras año y medio de seguimientos, escuchas e infiltraciones para dejar al descubierto su perfil criminal. La pareja, señala el documento, se encargó de hacerle la inteligencia a la Escuela para perpetrar el atentado.

De acuerdo con el informe –elaborado a través de 240 horas de video de cámaras de seguridad que permitieron trazar rutas y línea de tiempo–, ‘Jesús’ y ‘Maco’ salieron en una moto negra de placas CYN-03E del barrio El Tejar, y en la transversal 72 F 39, sur de la ciudad, empiezan a custodiar la camioneta cargada con explosivos en su recorrido hasta la Escuela.

(Le sugerimos leer: Duro golpe a red del Eln que activó carrobomba en la General Santander).

Después de que el automotor ingresa al punto de ataque, se registra su paso por varias cámaras de seguridad hasta la calle 45 sur n.° 72 J, donde abandonan la moto y tratan de cambiarse rápidamente de ropa.

En ese punto, los investigadores encontraron un par de tenis –que fueron procesados para obtener muestras de ADN–; de igual forma, queda registrado que abordaron un taxi para continuar con la fuga.

Los agentes de inteligencia de la Policía de Bogotá siguieron sus pasos a través de las cámaras, y los ubicaron en la Primero de Mayo con 45 sur, donde toman un segundo taxi que los lleva hasta la calle 60 sur con carrera 80 D, donde se suben a otro taxi y les pierden el rastro.

Los investigadores, con base en los registros fílmicos, empiezan a desarrollar el trabajo de inteligencia interno, “y en ese proceso, uno de nuestros hombres que estuvo infiltrado en zona campamentaria del Eln en Venezuela identifica a alias Barbas o Jesús”, dijo a EL TIEMPO uno de los agentes frente al caso.

(Le sugerimos leer: Mecánicos y cantantes: con estos disfraces y trampas infiltraron a Eln).

El infiltrado pasó como integrante de las células urbanas de la guerrilla y recibió “instrucción” de ‘Jesús’. “Lo único que sabía nuestro agente era que ‘Jesús’ procedía de Cundinamarca”, señaló el investigador.

Los seguimientos al cerebro del atentado

De acuerdo con el investigador, identifican a Andrés Felipe Oviedo y al revisar sus antecedentes corroboran que fue integrante de un grupo radical que en su momento se autodenominó ‘Llamada Mentes Libertarias’, y que participó en acciones terroristas registradas entre el 2015 y 2016.

A ‘Jesús’ lo ubican en Cajicá, Cundinamarca, y logran determinar que no tenía un trabajo fijo y que se “quedaba por semanas enteras encerrado en su apartamento”. Pero todos los jueves, sagradamente, su mamá lo visitaba, hacía mercado y le pagaba los recibos y servicios.

(Seguro es de su interés: Agentes encubiertos: el arma oculta para infiltrar a criminales).

Durante más de un año, los agentes de inteligencia siguieron a 'Jesús', acudiendo a fachadas, vendedores de frutas, habitantes de calle y hasta como vecinos del sector.

Llamó la atención de los agentes que la mamá “de un terrorista entrenado y homicida” lo acompañaba a coger el bus y le daba la bendición, las pocas veces que salió.

En esas esporádicas salidas, los investigadores notaron que tomaba unas “medidas de seguridad” que no realiza una persona con una vida normal. En sus visitas a Bogotá, por ejemplo, se subía a un bus, esperaba unos minutos, se bajaba y abordaba un taxi, y luego utilizaba el servicio de TransMilenio.

“Su comportamiento a todas luces no era normal, no interactuaba con sus vecinos o hablaba con otras personas, eso nos dificultó un poco las vigilancias y seguimientos, pero estamos capacitados para eso, para no perderle la pista”, aseguró el hombre al frente del caso.

Resaltó que un día ‘Jesús’ tenía el cabello largo, y luego salió totalmente rapado, o se quitaba la barba. “Durante el año y medio que lo estuvimos controlando cambió de apariencia varias veces”, puntualizó.

(Le sugerimos leer: Los secretos de la red que atentó contra escuela de cadetes).

Paralelo a ello, ‘Jesús’ aprovecho que ‘Maco’ estaba escondida en otro lugar, y tuvo una relación sentimental con otra mujer, “a la que hacía dar dos o tres vueltas a la manzana –para verificar que no la estuvieran siguiendo– y después la dejaba entrar a su casa”, se lee en el expediente.

Otra de las características del cerebro del atentado contra la Escuela de Policía es que no usaba celular, y sus comunicaciones las hacia a través de correos humanos o internet.

A 'Maco' le infiltraron un familiar

En ese periodo, otro grupo se dedicó a ubicar a Anyi Lorena Solano, alias Maco, y establecieron que a los pocos días del atentado terrorista viajó a Argentina, a “enfriarse”, como lo llaman los guerrilleros que integran las células urbanas.

Hasta allá viajaron hombres de inteligencia, que trabajaron con nuestros homólogos de Argentina y la ubican en una residencia universitaria, donde ya había hecho contacto con grupos radicales”, aseguró el investigador.

Ella salió de Argentina, hizo una parada en Brasil y otra en Venezuela. Finalmente, el 25 de diciembre de 2019 regresa a Bogotá.

(Le sugerimos leer: Un año del ataque del terrorismo contra el corazón de la Policía).

A ‘Maco’ le tomaron más de 500 fotos durante el proceso, y “siempre se le veía diferente, cambiaba de color de cabello, de corte, usaba gafas, lentes de color, buscaba verse distinta”, dijo el investigador.

Ella se ganó la confianza del hombre, se veían casi a diario y así se logró recolectar más detalles, como que ‘Maco’ estaba organizando otro grupo, clave en Bogotá, y estaban reclutando a jóvenes

En el entorno familiar de ‘Maco’, una persona muy cercana a ella, que conocía de sus actividades con el Eln -y dado a tener relaciones extramatrimoniales- fue identificada.

“Con esa información infiltramos a una de nuestras agentes de inteligencia. Ella se ganó la confianza del hombre, se veían casi a diario y así se logró recolectar más detalles, como que ‘Maco’ estaba organizando otro grupo, clave en Bogotá, y estaban reclutando a jóvenes y los detalles de su viaje a Argentina”, resaltó el investigador.

(Podría ser de su interés: Fiscalía destapa pruebas contra capturado por atentado a la Escuela).

‘Maco’ llega a Bogotá y se traslada a Manizales, donde se va a una finca, a seguir escondida, hasta allí llegaron los investigadores el día de las capturas. A ‘Jesús’ lo capturan en Zipaquirá, Cundinamarca.

Los investigadores, en especial los de inteligencia de la Policía de Bogotá, en coordinación con la Fiscalía y la Policía Judicial, fueron sumando uno a uno los elementos de los seguimientos e infiltraciones con los que se lograron las órdenes de captura de los ocho implicados, de los cuales seis ya fueron enviados a la cárcel por un juez.

JUSTICIA
En Twitter: @JusticiaET

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.