Secciones
Síguenos en:
El caso Colmenares: los juicios perdidos de la Fiscalía / Opinión
Laura Moreno y Jessy Quintero

Laura Moreno y Jessy Quintero, absueltas en caso Colmenares.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda / Archivo EL TIEMPO

El caso Colmenares: los juicios perdidos de la Fiscalía / Opinión

11 años de investigaciones fallidas que no dejan bien parado a nuestro aparato judicial.

El de Luis Andrés Colmenares, que bien puede ser el caso judicial más mediático en la historia del país, seguido casi en tiempo real por una opinión pública para la que se convirtió en una suerte de telenovela (de hecho, terminó como serie en Netflix), seguirá siendo un misterio sin resolver para nuestra justicia.

(Le puede interesar: Los pecados en la investigación del caso Colmenares)

Han sido casi 11 años de investigaciones fallidas que no dejan bien parado a nuestro aparato judicial. Primero porque después de tanto tiempo, tantas pruebas y tantos testigos, ni siquiera hay una verdad oficial sobre las reales circunstancias de la muerte. El Tribunal Superior de Bogotá llegó a dos conclusiones distintas: en el 2014, al absolver por duda razonable a Carlos Cárdenas, consideró, sin embargo, que Colmenares sí fue asesinado. Y la semana pasada, al fallar a favor de Laura Moreno y Jessy Quintero, también por duda razonable, el mismo tribunal dijo que no hay nada en el expediente que permita determinar con certeza si se trató de un homicidio o una muerte accidental.

(Además lea: Por duda razonable, Tribunal absuelve a Laura Moreno y Jessy Quintero)

Pruebas y testimonios ventilados convenientemente primero en medios que en estrados, falsos testigos, necropsias cuestionadas y graves denuncias de corrupción contra el fiscal que construyó la hipótesis del homicidio completan el cuadro. Y al final, la familia del estudiante muerto sigue sin sentir que se le hizo justicia, mientras que los jóvenes que fueron absueltos –y sus familias–han soportado también una década de zozobra y perniciosa exposición pública.

Casos como el de Luis Andrés Colmenares desnudan graves fallas de nuestros fiscales, no de ahora sino de hace años. No se trata de que la Fiscalía gane todos los juicios. Pero los casos que llegan a los jueces tienen que estar sólidamente basados en las pruebas: no solo para garantizar la condena de los culpables sino para evitar gravísimas injusticias contra inocentes.

Desde 2011, la proporción de condenas en juicio en el Sistema Penal Acusatorio ha venido cayendo: pasó del 72 al 53 por ciento en 2020. Eso significa que en más de la mitad de los casos que llegan a juicio, según datos de la Corporación Excelencia en la Justicia, la Fiscalía pierde. Si a eso sumamos que 85 de cada 100 denuncias que llegan al sistema terminan archivadas (es decir, no investigadas) por diferentes razones, nos hallamos frente a un crítico panorama de injusticia e impunidad del que el caso Colmenares, más allá de su resonancia, es apenas una manifestación más.

JHON TORRES
Editor de EL TIEMPO
En Twitter: @JhonTorresET

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.