Banda del ‘narcojet’ dijo que viajó a Bogotá por obras de caridad

Banda del ‘narcojet’ dijo que viajó a Bogotá por obras de caridad

Hombres que llevaron a Londres 500 kilos de coca también dijeron que viajaban para ver a Bruno Mars.

Implicados en caso del narcojet

Martin Neil, Víctor Franco-Lorenzo, Alessandro Iembo y José Ramón Miguelez-Botas.

Foto:

Archivo particular

Por: Unidad Investigativa
24 de agosto 2018 , 01:17 a.m.

“Estos hombres se desviaron de su vida, aparentemente normal, como albañiles y meseros, para jugar a ser empresarios de alto vuelo, usando autos de lujo, hoteles e incluso un jet privado para ejecutar una operación con la que querían volverse millonarios. No pensaron en el daño que causarían”.

Estas palabras son de Ian Truby, cabeza de la Agencia Nacional contra el Crimen del Reino Unido, quien este jueves pidió que se le impusiera una de las condenas más altas a la banda que viajó, en enero pasado a Colombia, a recoger media tonelada de cocaína en un lujoso Bombardier austriaco.

El funcionario agregó que los sujetos aseguraron inicialmente que se trasladaron a Bogotá el 8 de diciembre de 2017 y el 26 de enero de 2018 para realizar supuestas obras de caridad. Y a la compañía dueña del Bombardier, Tyrolean Jet Services, le dijeron que se trataba de un grupo de excéntricos millonarios que viajaban a Bogotá para un concierto del famoso cantante estadounidense Bruno Mars. Por eso, a nadie le pareció extraño que pagaran 128.000 libras esterlinas en efectivo por el trayecto.
Pero realmente estaban buscando jubilarse con una importante suma de dinero producto del narcotráfico, llevando el alijo hasta el aeropuerto de Farnborough, sur de Londres.

Por eso, al juez Philip Shorrock no le tembló la mano para imponerles penas de entre 20 y 25 años de prisión, sin ningún tipo de beneficio.

Los condenados son el albañil Martin James Neil, el aprendiz de chef italiano Alessandro Iembo y los peluqueros Víctor Franco Lorenzo y José Ramón Miguelez Botas.

El único que se salvó fue el también albañil Stephen Neil, de 53 años, quien probó que su hermano lo había invitado al viaje sin saber que iban a regresar cargados de cocaína pura colombiana.

Y si bien el juez Shorrock está seguro de que los condenados no fueron los autores intelectuales de la operación trasnacional de droga, señaló que jugaron una parte crucial y que además eran conscientes de que la droga iba ser comercializada en el Reino Unido por violentas bandas.

De este grupo solo falta por juzgar a Francisco Gutiérrez Marcos, capturado en Tailandia en julio pasado. Y si bien se tienen datos de los compradores de la coca, ninguno de los procesados dio información porque estaban amenazados de muerte.
Pero se sabe que los compradores hacen parte de una confederación de narcos de 8 nacionalidades: franceses, italianos, rusos, albaneses, españoles, ingleses, turcos y holandeses

¿Extradición a cómplices?

Parte de las pruebas con las que se condenó a esta banda de europeos fueron recogidas en Colombia por la Fiscalía General y por la Policía Antinarcóticos. De hecho, la fiscal del caso, Ángela Daza, se contactó directamente con sus pares en Londres para entregar los videos en los que quedaron registrados los extranjeros en las instalaciones de Central Charter, desde donde salió el ‘narcojet’.

También fueron captados con sus cómplices colombianos saliendo del lujoso hotel Marriot y moviéndose por Bogotá.

Paradójicamente, sus cómplices en Colombia recibieron penas más benévolas, debido a las rebajas que contempla la ley. El cerebro del narcoenvío, Alexánder Arias, aceptó los cargos de narcotráfico y lavado de activos, por lo que recibió una condena de apenas 11 años y 8 meses, menos de la mitad de sus cómplices en Londres.

Mientras tanto, este jueves, el juez primero penal del circuito especializado de Bogotá, condenó a otros tres de los implicados a 11 años de cárcel: Luz Dary Espitia, despachadora de Central Chárter; Wálter Arias, hermano del señalado cerebro de la trama; y Jairo Salazar.

Para el juez colombiano, las conductas son tan reprochables que le quitó la casa por cárcel a Espitia, medida que fue apelada por su defensa.

Solo está pendiente el juicio contra Jesús María Hurtado, comerciante de Sanandresito; Carlos Muñoz, esmeraldero, y el policía Néstor Robles. Este último ayudó a comprar el uniforme para el falso policía que se ve en cámaras fingiendo inspeccionar las 12 maletas con coca.

La identidad del falso policía es Ricardo González Durango, quien ya estuvo preso por narcotráfico y quien hoy se encuentra fugitivo.

Pero al igual que en Londres, en Bogotá también hubo un pacto de silencio entre los implicados y tampoco se pudo llegar a los dueños de la cocaína. Solo se sabe que uno de ellos es ‘Alex’, uno de los llamados ‘duros’ de Sanandresito.

Por ahora, Londres intentará pedir en extradición a los colombianos. Habrá que ver si prosperan las solicitudes al estar en firme sus condenas.

UNIDAD INVESTIGATIVA
​u.investigativa@eltiempo.com @uinvestigativa

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.