Cerrar
Cerrar
Las pistas de la investigación por atentado a la brigada de Cúcuta
AUTOPLAY
Detalles del atentado con carro bomba en unidad militar de CúcutaAgencias internacionales apoyan la investigación que hasta ahora dejó en evidencia graves falencias en la aplicación de los protocolos de seguridad.
Atentado en Cúcuta

Mauricio Moreno / EL TIEMPO

Las pistas de la investigación por atentado a la brigada de Cúcuta

Carro bomba fue activado en centro de operaciones de lucha contra el narcotráfico que apoya EE.UU.

El atentado terrorista perpetrado el martes en la sede de la Brigada 30 del Ejército en Cúcuta, que dejó 36 personas heridas, fue un golpe directo al corazón de las operaciones contra el narcotráfico en Norte de Santander, departamento en el que están dos de los municipios con más sembradíos de matas de coca del país y en donde hacen presencia más de seis estructuras criminales dedicadas al tráfico de droga.

(Le puede interesar: Así será la colaboración del FBI en investigación por ataque en Cúcuta)

La camioneta blanca modelo 2017 de placas JGX-180 que explotó en la tarde del martes fue ubicada en una esquina de la unidad castrense en la que funcionan la sede de Inteligencia militar, las oficinas de la Estructura de Apoyo (EDA) Catatumbo de la Fiscalía General que trabaja en la judicialización de los jefes de las redes criminales, el comando del Batallón de operaciones terrestres número nueve y la oficina de los uniformados de Estados Unidos que asesoran a las autoridades nacionales en la lucha contra el narcotráfico.

Desde las dos edificaciones afectadas por la explosión han salido los planes operacionales que han permitido en lo corrido de este año destruir 350 laboratorios para el procesamiento de droga y la incautación de más de nueve toneladas de coca y cuatro toneladas de base de coca.

(Lea en contexto: Así quedó registrado el atentado a la Brigada 30 en Cúcuta).

En la complicada zona de frontera con Venezuela, en la que hacen presencia los uniformados de la Brigada 30, delinquen el Eln, ‘los Pelusos’, el ‘clan del Golfo’, ‘los Rastrojos’, ‘la Nueva Marquetalia’, la disidencia del frente 33 de las Farc y redes dedicadas a delitos asociados al narcotráfico y otras rentas criminales.

La importancia del centro de operaciones de la brigada en la que se detonó el automotor cargado con pentrita y las evidentes fallas en la seguridad que facilitaron el ataque llevaron a que altos funcionarios del Gobierno consultados por EL TIEMPO calificaran el hecho de inaudito y a que se exigiera aclarar plenamente lo sucedido.

“Esos 36 heridos pudieron ser 36 muertos”, señalaron fuentes oficiales al subrayar la gravedad de lo sucedido. Añadiendo que las omisiones en la seguridad son tan preocupantes que la decisión es avanzar en procesos para llamar a calificar servicios a varios uniformados, entre soldados y oficiales, que tenían que velar por la tranquilidad en el lugar.

(Le puede interesar: Fiscalía señala al Eln por atentado contra Brigada 30 en Cúcuta)

Indagan a uniformados

Desde el mismo día del atentado llegaron al sitio dos fiscales especializados, que cuentan con 21 peritos del CTI y la Dijín y son apoyados en las investigaciones por 10 agentes del FBI que se concentran en la revisión de los restos del carro bomba y en los mecanismos para su activación.

Al tiempo, desde el jueves está en el lugar la delegada para las investigaciones especiales de la Procuraduría General, que adelanta las investigaciones disciplinarias y que tienen la orden de escuchar las versiones de los hechos de toda la línea de mando de la unidad militar y determinar si incurrieron en “omisión de deberes para salvaguardar la seguridad de las instalaciones de la Brigada, y de su personal”.

El vehículo entró a la unidad militar sin una revisión adecuada, el conductor del carro permaneció más de dos horas dentro del automotor antes de moverlo al sitio de la detonación y salió caminando de la sede militar sin ser detenido.

(Lea además: Este es 'Julián', jefe del Eln señalado de ataque terrorista en Cúcuta)

Además, se detectó una descalibración en la hora de las cámaras de seguridad, por lo que se observa al terrorista moviéndose hacia la salida de la unidad militar en dos momentos con una hora de diferencia.

Aunque las autoridades mantiene la presunción de inocencia de los uniformados encargados de la seguridad, no se descarta como hipótesis la complicidad que habría facilitado el ingreso del carro y la entrega de información privilegiada como las horas en los que los perros antiexplosivos no estaban en servicio, el hecho de que dos personas usaban en sus desplazamientos un vehículo de las mismas características del usado en el atentado y el sitio en el que estaban los uniformados de EE. UU. La Fiscalía ya ha interrogado a varios militares y avanza en la verificación de sus declaraciones.

Entre tanto, quedó en evidencia el relajamiento de la seguridad en la unidad y se ordenó una revisión del tema en todas las unidades militares del país.

(Le puede interesar: Eln dice que no fue responsable de carro bomba en Cúcuta)

La presencia de unidades de Estados Unidos en el lugar del atentado y el hecho de que fueran uno de los blancos de este, señalaron personas cercanas al caso, llevarán a futuras peticiones de extradición de los autores intelectuales y materiales del atentado.

Gráfico atentado en Cúcuta

Foto:

EL TIEMPO

Las pistas de la investigación

Los investigadores evidenciaron que en este caso, por primera vez en la historia terrorista del país, se usó cordón detonante como explosivo. Estos tubos flexibles, usados en labores mineras y de ingeniería de demolición, tienen pentrita, que es usada para activar cargas explosivas de anfo, indugel y precorte. Este elemento es fabricado con fines industriales por empresas como Indumil y otras firmas privadas.

En el caso de la camioneta Toyota Fortuner blanca utilizada como carro bomba se concluyó que “2.000 metros de cordón detonante fueron distribuidos en la tapicería del automotor y el chasis, lo que equivale a 30 kilos de pentrita”, dijo a EL TIEMPO uno de los investigadores del caso.

Los 30 kilos de pentrita, de acuerdo con la valoración de los expertos, se pueden equiparar al poder destructor de cuatro barras de indugel. En este caso, el sistema de iniciación fue eléctrico y la activación, con temporizador.

(Le puede interesar: ‘Carro bomba fue activado con un temporizador’: investigadores

A los investigadores les llama la atención el uso de ese elemento y han planteado algunas hipótesis: esta nueva modalidad podría tener como fin evitar que el explosivo sea identificado por los caninos antiexplosivos, ya que la pentrita no tiene el olor fuerte característico del explosivo, pero sí un poder devastador, dijo un técnico a este diario.

Otra de las conclusiones a la que llegaron es que el dispositivo de acción falló y esto evitó que el daño fuera mayor. “Por ser la primera vez que se encuentra que el cordón detonante sea el explosivo, seguimos analizando los hechos; por eso, creemos que algo no funcionó y por eso hubo dos explosiones”, dijo el experto.

De hecho, aunque la hipótesis más fuerte es que la acción fue perpetrada por el Eln, generó duda que ese grupo se hubiera equivocado cuando tiene explosivistas expertos que reciben entrenamiento fuera del país.

(Le puede interesar: Procuraduría inició indagación tras carro bomba en Brigada de Cúcuta)

Los investigadores, con información de inteligencia, ubicaron a una persona vinculada al Eln y que tiene la misma contextura del conductor que llevó el vehículo a la brigada y tiene antecedentes penales, pero no se ha dado la plena identificación, pues en las imágenes que se tienen del atentado el hombre se ve con gorra y tapabocas y mantiene la mano en su cara para evitar que se vea su rostro.

Un equipo de más de 15 peritos está dedicado exclusivamente a realizar un seguimiento, cuadra a cuadra, de los movimientos previos del carro bomba antes de llegar a la Brigada. Así mismo, se hace el rastreo del dinero –120 millones de pesos– que fue pagado en dos contados a la dueña del vehículo que lo compró en febrero de 2017 y lo vendió a un hombre en una negociación que se realizó entre el 29 de mayo y el 4 de junio.

El vehículo no alcanzó a ser traspasado y sigue a nombre de la propietaria original, que ya fue ubicada por la Fiscalía. Otro equipo examina las cámaras internas y movimientos del terrorista que habría usado el celular durante las más de dos horas que estuvo sentado en el carro. “No se bajaba de la camioneta. ¿Qué estaba esperando o a quién?”, dijo un investigador.

(Le puede interesar: Las claves de la investigación por atentado a batallón de Cúcuta

Al tiempo que avanzan las investigaciones por el atentado, se recibió una nueva alerta que apunta a que el Eln habría ordenado sembrar minas antipersona en las trochas que son usadas como paso ilegal entre Colombia y Venezuela y que son patrulladas por la Policía.

Eln proyectó ataques en 10 ciudades

Aunque en un escueto comunicado difundido el jueves el Eln negó su responsabilidad en el atentado, las autoridades mantienen como primera hipótesis que ese grupo ilegal perpetró la acción terrorista.

Fuentes del Gobierno Nacional indicaron que esa guerrilla había proyectado atentados en varias ciudades del país, incluyendo Cúcuta. En el quinto congreso de esa guerrilla, señalaron las fuentes, se había ordenado perpetrar acciones de alto impacto en 10 ciudades.

Otro de los lugares que aparecían como objetivos de acciones armadas era Bogotá, donde esa guerrilla activó un carro bomba en la Escuela de Policía General Santander, en enero de 2019, que les costó la vida a 22 uniformados.

Voceros del Ministerio de Defensa señalaron a José Benigno Guzmán Mora, alias Julián o Rolo, jefe del frente de guerra urbano ‘Carlos Germán Velazco’, como el presunto responsable del atentado del martes.

(Le puede interesar: Atentado en Cúcuta: los pecados en la seguridad de la Brigada 30)

El guerrillero es señalado de al menos 15 acciones terroristas con explosivos en Norte de Santander desde 2002, entre ellos la activación de un petardo, en enero de 2002, frente a un almacén de ropa en Cúcuta y la activación de un carro bomba en marzo de 2002 frente a una ferretería de esa ciudad.

A pesar de la información de inteligencia que señala al Eln, las autoridades no han descartado de plano otras hipótesis, como una retaliación de la ‘Nueva Marquetalia’ bajo el mando del exguerrillero de las Farc ‘Iván Márquez’.

Esto, porque ese grupo ilegal ha insistido en declaraciones públicas en la versión de que supuestamente los responsables de la muerte del exguerrillero ‘Jesús Santrich’ en Venezuela el 17 de mayo fueron uniformados colombianos.

Ellos, dijeron voceros oficiales, tienen en sus filas a Hernán Darío Velásquez, alias el Paisa, que como integrante de las Farc fue el responsable en el pasado de ataques terroristas en el país.

(Le puede interesar: Video: este es el hombre señalado del atentado con carro bomba

justicia@eltiempo.com
En Twitter: AyitoMendez

Lea más noticias de Justicia

-La lucha de Yolanda para que la dejen morir dignamente 

-Polémica por nuevo decreto sobre la protesta

Mis Portales

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.