¿A dónde va a parar el dinero sucio del auge cocalero?

¿A dónde va a parar el dinero sucio del auge cocalero?

Se está mimetizando en un ‘boom’ inmobiliario en las zonas cocaleras y en bitcoines.

Dinero de narcotráfico

Gran parte de los capitales del lavado de activos se quedan en los países donde se comercializa la droga, como los europeos y Estados Unidos.

Foto:

Hernando Herrera / Archivo EL TIEMPO

Por: Unidad Investigativa
06 de octubre 2018 , 10:03 p.m.

Agentes antimafia de Estados Unidos rastrean el origen de los más de 25.000 millones de pesos con los que un empresario colombiano acaba de levantar un palacete en Barranquilla, con dos canchas de tenis privadas y una flotilla de camionetas Tahoe negras blindadas, de más de 250 millones de pesos cada una, parqueadas en su entrada.

La Dijín también está detrás de alias W, un poderoso empresario vallecaucano que exporta mercancía hacia Europa y que está ligado a los 535 kilos de cocaína localizados hace seis días en el barrio Las Ferias de Bogotá, en una operación combinada con oficiales de inteligencia de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) y agentes del Gobierno francés. La droga, mimetizada en pulpa de fruta congelada, iba rumbo a Bélgica y Holanda en el renglón de exportaciones colombianas.

Estos dos episodios encajan en los patrones que la Unidad de Información y Análisis Financiero (Uiaf) ha identificado, en su Evaluación Regional del Riesgo, como las rutas que transita el narcotráfico para mimetizar la riqueza ilícita. Según cálculos de la entidad, revelados en julio, son más de 40 billones de pesos acumulados, equivalentes a 5 puntos del producto interno bruto (PIB).

Y si bien la indagación de la Uiaf señala que la mafia sigue usando viejos atajos para ‘legalizar’ sus ganancias –el sector inmobiliario, los carros de lujo, los juegos de suerte y azar, la ganadería y el comercio al por mayor y al por menor–, la bonanza cocalera en la que está inmersa el país, con más de 170.000 hectáreas, la ha llevado a diversificar rutas de blanqueo.

En efecto, la Uiaf y agentes de inteligencia le agregan al listado las grandes obras civiles, millonarias operaciones de blanqueo a través de las criptomonedas y de un puñado de escurridizas entidades sin ánimo de lucro a las que la Dian intenta cazar.

Según informes de inteligencia, el ‘boom’ inmobiliario ligado a la mafia que antes se concentraba en Bogotá y Medellín, ahora se trasladó a ciudades cercanas a zonas cocaleras, como Pasto, Popayán y Cali, por donde rondan capos foráneos.

Esto coincide con estudios recientes de la Federación de Lonjas de Propiedad Raíz (Fedelonjas), con base en cifras oficiales. Si bien la agremiación no saca conclusiones, sí anota que las ciudades que más se valorizaron en el 2017 fueron Cúcuta, Popayán, Riohacha, Cali, Quibdó, Valledupar, Pasto, Tunja, Pereira y Villavicencio.

“No tenemos reportes que confirmen la relación con el dinero ilícito, pero es algo que no se puede descartar”, explicó María Clara Luque, presidenta de Fedelonjas.

En Pasto y en Popayán, los registros de propiedades crecieron un 300 por ciento


Pero Jairo Mesa, el saliente superintendente de Notariado y Registro, no tiene duda del vínculo entre lo que denomina un nuevo urbanismo del país y la mafia: “En Pasto y en Popayán, los registros de propiedades crecieron un 300 por ciento. Pero para esconderse, los narcos están usando encargos fiduciarios y sociedades por acciones simplificadas (SAS). Eso se ve especialmente en la construcción de hoteles”.

En las zonas que señala Mesa hay 61.695 hectáreas de narcocultivos. Y en el renglón de hoteles y grandes complejos, se sabe que una firma ligada a la llamada ‘Oficina’ acaba de demandar al Estado, porque la Fiscalía la involucró en un proceso de extinción de dominio.

Infraestructura y reses

Y, aunque son contados los casos, expertos en obras viales e infraestructura le admitieron a EL TIEMPO que también se ha detectado cómo los dueños de turbias fortunas adquieren bienes que, saben, el Estado requiere para el desarrollo de grandes proyectos viales.

De hecho, consorcios importantes han notificado con preocupación esos hallazgos, concentrados sobre todo en zonas no urbanas.

La ANI requiere la compra de 39.437 predios para los proyectos concesionados. A la fecha, se han adquirido 17.139 de estos predios

La Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) le confirmó a EL TIEMPO la existencia del fenómeno, aunque por ahora incipiente.

La ANI requiere la compra de 39.437 predios para los proyectos concesionados. A la fecha, se han adquirido 17.139 de estos predios. Sin embargo, en los estudios de títulos de predios se han identificado 46 con medidas cautelares de pérdida de disposición por procesos de extinción de dominio relacionados con lavado de activos porque sus propietarios se han encontrado en la Lista Clinton”.

El lío es que capos usan ‘empresarios legales’ para hacer esas compras, haciendo más difícil detectarlas.

Al respecto, agentes federales tienen información según la cual la propiedad rural se comenzó a mover a finales de 2016, por el retorno de narcos que pagaron penas en Estados Unidos y volvieron a participar en la narcobonanza y a reclamarles bienes a testaferros. A eso atribuyen algunos secuestros exprés en el Valle, Sucre y en la Costa.

Y agregan que en lo rural, también están pendientes por localizarse las 577.104 hectáreas de tierras que, según la Fiscalía, acumularon las Farc, especialmente en zonas cocaleras. Eso incluye más de 413.000 reses, otro de los reglones del blanqueo. Un dato similar de bienes rurales está vinculado al ‘clan del Golfo’, al que ya le han confiscado 130 millones de dólares en propiedades.

Pero es evidente que la riqueza de estas y otras organizaciones vinculadas al narcotráfico es mucho mayor. Según el Observatorio de Drogas de Colombia (ODC), en lo corrido de este año se han incautado 158 toneladas de coca en territorio nacional y eso, de acuerdo con expertos, es menos del 30 por ciento de lo que sacan.

Vehículos y azar

Los autos de alta gama siguen siendo un indicador. La Asociación Colombiana de Vehículos Automotores (Andemos) registra un aumento sostenido en la importación de los llamados prémiums. En los nueve primeros meses de 2017 habían entrado 6.433 Lexus, Volvo, Jaguar, Porsche, Maserati, Ferrari, Cadillac, BMW, Mercedes, entre otras marcas. En ese mismo periodo de 2018 ya van 7.605, y algunos de ellos han terminado rodando en ciudades intermedias.

“No se puede satanizar el sector. La adquisición de estos vehículos también la determina la reactivación de la economía y el aumento de los precios del petróleo”, advirtió Olivero García, presidente de Andemos.

En todo caso, a las autoridades les ha llamado la atención que víctimas de recientes ataques sicariales, incluso en Bogotá, estén ligadas a carros como Mercedes convertibles clase E y BMW Z4.

Y si bien Coljuegos ha avanzado en la legalización y control de las más de 85.000 máquinas tragamonedas que tiene inventariadas en todo el país, los juegos de suerte y azar no han podido salir de la lista de vulnerables. Sectores de la banca se siguen resistiendo a darles acceso a los operadores por dudas sobre el origen de sus recursos, restricción que varios aprovechan para camuflar dinero sucio.

Sin embargo, los focos siguen puestos en el llamado chance y loterías manejadas por los departamentos, que en la época fuerte del paramilitarismo fueron uno de los grandes vehículos para lavar narcofortunas. Voceros de la Federación de Departamentos dijeron que saben que ese renglón de las apuestas estaba en el listado de vulnerables, por lo que acaban de iniciar su propio diagnóstico para blindarse.

Fenalco, por el contrario, sí tiene análisis frescos que ratifican que la mafia sigue lavando dinero a través del llamado contrabando técnico, el cual no declara lo que trae. Y la mercancía termina monetizándose en el llamado comercio informal, que incluye a los sanandresitos.

“No hay estudios ni formas de medir las pérdidas que se le generan al comercio legal con esos boquetes. Y rastrear ese dinero ilegal es casi imposible porque parte de esa plata ya está por fuera del país”, explicó Juan Esteban Orrego, director de Fenalco Bogotá.

Lo más grave es que el grueso de los dividendos de la narcobonanza vendrá a finales de octubre, cuando se recoja la tercera y más grande cosecha, y la mafia tenga que camuflar los pagos que llegan desde el exterior.

‘Hay mucho narcodinero en el exterior’

Gran parte de los capitales del lavado de activos se quedan en los países donde se comercializa la droga, como los europeos y Estados Unidos. Así lo señala el director del Centro de Estudios en Seguridad y Paz, Néstor Rosanía, para quien el Estado debe empezar a exigir en este campo mayor corresponsabilidad de países consumidores en la lucha contra el narcotráfico. “Hay mucho dinero en el exterior, y si se da esa corresponsabilidad se podría saber quiénes están lavando el dinero en EE. UU. y Europa y cómo lo hacen”, precisó.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.co
En Twitter: @uinvestigativa

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.