El relato de Uribe Noguera sobre caso de Yuliana Samboní

El relato de Uribe Noguera sobre caso de Yuliana Samboní

El hombre testificó en el proceso que se sigue contra sus hermanos Francisco y Catalina.

AUTOPLAY
El testimonio de Rafael Uribe Noguera en el juicio del caso Samboní
Fiscalía pide aumentar la condena de Rafael Uribe Noguera

Carlos Ortega / EL TIEMPO

Por: Redacción Justicia
06 de junio 2019 , 05:24 p.m.

El arquitecto Rafael Uribe Noguera entregó su testimonio este miércoles desde la cárcel de Valledupar, donde paga una condena de 58 años por el secuestro, violación y asesinato de la niña Yuliana Samboní, en medio del proceso que se sigue contra sus hermanos.

Uribe Noguera testificó en el juicio de Catalina y Francisco, por presunta obstrucción a la justicia en la investigación inicial por el crimen de la pequeña ocurrido el 4 de diciembre del 2016.

La defensa interroga

¿Para el día 4 diciembre qué se encontraba haciendo a la 1 de la tarde?

No recuerdo exactamente a la hora que me lo dice, tengo tergiversado el tiempo.

¿Para ese día y esas horas tuvo algún tipo de comunicación con sus hermanos Francisco y Catalina?

Cuando empiezo a tener memoria y conciencia de lo que está pasando, recuerdo que miro mi celular y en el celular tengo cualquier cantidad de llamadas y mensajes, y creo que leo algunos y veo que me están buscando afanadamente.

Minutos después o un tiempo después de recibir tantas llamadas, yo decido contestar el celular y es mi hermana Catalina y me dice que me está buscando el Gaula, que yo dónde estoy. Y yo le miento y le digo que estoy en la casa de una amiga y ella me pregunta que dónde está mi carro y yo le digo que esta parqueado en el (edificio) Equus 66. Ella me dice que es mentira porque ella ya fue a mirar y el carro no está ahí, pero supongo que me dice eso porque yo después me enteré que parqueé en el segundo sótano del edificio; en el parqueadero de visitantes, el cual es imposible ver desde la casa o desde la portería.

(Lea las noticias más recientes sobre Rafael Uribe Noguera y el caso)

Una vez le da esa información a Catalina, ¿vuelve a tener algún tipo de comunicación con ella?

Por teléfono no lo recuerdo, pero recuerdo que el citófono suena bastantes veces. Yo contesto y es el portero o vigilante diciéndome que ella está abajo queriendo subir. Y yo le digo que por favor no la deje subir y que a cualquier persona que venga al apartamento le diga que yo no estoy.

¿La instrucción de que el portero informe que usted no está ahí usted se la da previamente al ingreso del edificio Equus 66?

No, no lo recuerdo porque yo no recuerdo si tengo contacto con él o algún tipo de conversación con él.

¿La señora Catalina fue la única persona que usted recuerda que acudió al edificio en su búsqueda?

No, recuerdo que también fue la señora Laura, la esposa de Francisco.

(Le puede interesar leer: En estado vegetativo permanece mujer golpeada y abusada por conocido)

¿Alguien más que usted recuerde?

No.

¿Qué ocurre después de la conversación con Catalina y después de que el celador le avisa que lo están buscando?

Yo siento mucha angustia de sentir que van a llegar al apartamento mis hermanos y escondo el cuerpo de Yuliana. Antes o después, no recuerdo el orden exactamente, cojo la ropa de ella y la escondo en la cisterna del baño principal del apartamento.
Después no sé exactamente lo que hice pero me salgo al balcón del segundo cuarto del apartamento.

¿Qué más recuerda de ese momento?

Veo que el piso está muy engrasado con aceite y tomó un trapero cerca de la cocina y trato de limpiar lo que más pueda pero es demasiado y obviamente quedaron rastros del aceite.

¿Recuerda la locación donde esconde el cuerpo?

Si, debajo del jacuzzi.

¿Cómo es el diseño del jacuzzi?

Está más o menos incrustado 20 centímetros del piso y lo sostiene una estructura en madera. La puerta de acceso a ese espacio donde yo escondí a Yuliana, para poder ser abierta, se debe levantar el piso y después abrir la puerta, pero la puerta es prácticamente imperceptible.

¿Era perceptible el cuerpo desde el exterior?

No, era imposible percibirlo por lo que dije anteriormente, el jacuzzi esta incrustado 20 centímetros en el piso, entonces cualquier cosa que entre ahí no queda al nivel del piso sino por debajo.

¿Ese día vio o escuchó a su hermano Francisco Uribe?

Después de que yo recibo la llamada por citófono, le digo al vigilante que no le permita la entrada a nadie. No sé cuándo tiempo después, pero empiezo a oír los gritos de mi hermano desde la terraza rogándome que abriera la puerta.

¿Qué le decía? ¿Cómo es el acceso a esa terraza?

Para acceder a la terraza, hay una forma que es entrando por la terraza comunal del edificio, saltando un muro y luego una marquesina. Hay otro muro de más o menos 2 metros de altura, y entre la marquesina y el muro hay aproximadamente 30 centímetros. Él me decía que por favor le abriera o si no le tocaba saltar y que se podía matar, porque al saltar el muro cae sobre una escalera. 

¿Era posible entrar con las llaves a ese apartamento?

En ese momento era imposible porque es una puerta de seguridad que tiene un cerrojo desde adentro, que cuando se activa es imposible abrir desde afuera, así se tenga las llaves.

¿Cuánto tiempo duró Francisco gritándole que le permitiera el acceso?

Bastante, yo calculo que aproximadamente 40 minutos.

¿Su hermana Catalina en algún momento se encontraba en las inmediaciones del apartamento 603 del edifico Equus 66?

Sí, ella estaba en la puerta timbrando, intentaba abrir. Yo escuchaba que ella intentaba abrir con la llave que ella tenía, pero (era) imposible entrar. Yo la escuchaba gritar y llorar diciéndome que, por favor, le abriera la puerta.

¿Usted qué hacía en el momento en que Catalina le gritaba desde el corredor y su hermano le gritaba desde la parte superior del apartamento?

Yo me acuerdo que entro el segundo cuarto y salgo al balcón, el que da a la calle 66.

¿Para qué hacía usted esto?

Estaba pensando en tirarme del balcón.

¿En algún momento su hermano Francisco accede al interior del apartamento 603 del edificio Equus 66?

Sí.

¿Cómo ocurre ese suceso y qué pasa a partir de que Francisco accede?

Me encontraba en el balcón. Entonces, me imagino que él debió saltar el muro, pero lo primero que pasa es que él me agarra por detrás, me coge de los brazos y me jala hacia atrás y me zangolotea. Yo nunca lo había visto de esa manera, me grita que qué hice con la niña; y me dice que dónde está la niña, que me va a matar si le pasó algo; que dónde está la niña, que dónde está la niña.

(En otras historias claves del día: ‘A Colombia le irá bien en la Copa América': David Beckham)

¿Dentro de esas alegaciones ofuscadas que nos ha narrado, Francisco utilizó palabras soeces con usted?

Sí, creo que me dijo como: “¡Hijueputa, dónde está la niña, dónde está la niña!”.

¿Qué contestó usted ante las preguntas del señor Francisco?

Al principio le dije que no sabía. Yo después cambié mi versión y dije que la niña se había bajado en unos puentes que hay en la 75 con Circunvalar. Me siguió preguntado bastantes veces que dónde estaba, que ojalá esa niña apareciera, que rezara para que apareciera y yo después volví cambiar mi versión y le dije que ella se había tirado.

¿La señora Catalina también ingresó por la terraza o en qué momento ella logra ingresar al inmueble?

No, ella no ingresa por la terraza, yo no veo en que momento pero me imagino que mi hermano cuando entra le abre la puerta, le quita el seguro a la puerta y la puede abrir.

¿Eso fue antes o después de que Francisco le increpara lo que nos ha comentado?

Después. 

¿Qué le dice a usted la señora Catalina?

Estaba atacada llorando, desconsolada, y me dijo lo mismo que Francisco: ¿dónde está la niña, Rafael? Rece para que esa niña aparezca. Y enseguida se desploma en la parte de la cocina y se queda ahí llorando.

¿La información que le suministra a Francisco se la repite a Catalina sobre el paradero de la niña?

Estábamos en el mismo espacio. Entonces, Catalina estaba escuchando todo.

¿Cuándo ingresan los señores Francisco y Catalina qué hacen al interior del inmueble?

Después de ese momento; del primer contacto que tienen conmigo, que es bastante fuerte y doloroso, yo veo a Catalina caminando por todo el apartamento. No sé qué está haciendo, pero supongo que está buscando si la niña está dentro del apartamento.

¿Recuerda usted el recorrido que hace?

No recuerdo si sube a la terraza primero o si mira primero en los cuartos. No recuerdo exactamente el orden.

¿Después de ese primer contacto hacia donde se desplazan y porque motivo?

En algún momento, Francisco me dice: “Usted está muy mal, yo lo veo muy mal”. Y salimos del apartamento. Porque al principio, cuando estoy hablando con él, le digo que me quiero ir del apartamento y él me dice que no, que debía quedarme ahí porque ahí es donde me van a buscar. Pero al verme tan mal, porque yo casi no podía hablar, creo llama a alguien por teléfono y le pide un consejo de a dónde me puede llevar. Me dice que nos vamos para la clínica. Salimos caminando Catalina, Francisco y yo, y bajamos a la calle 72 con Séptima. 

¿Los tres toman el taxi?

Sí señor.

¿Los tres llegan a la clínica?

No, señor.

¿Quién se baja en el camino a la clínica?

Catalina, mi hermana.

¿En qué punto abandona el taxi?

A la altura de la calle 72 con Séptima. Francisco le pide a Catalina que se baje del taxi y que vaya para la casa.

¿Una vez abandona el taxi, usted recuerda que conversó con Francisco y más o menos a qué altura?

En ese momento no. Yo voy callado. Francisco va angustiado todo el tiempo preguntándome que le diga la verdad, que dónde está la niña. Y, aproximadamente, ya llegando a la clínica, yo voy en el carro tratando de descifrar qué pudo haber pasado y llego a la conclusión y es cuando le digo que ya la niña está muerta. Él enseguida se toma la cabeza, empieza a llorar y llegamos a la clínica. Nos bajamos del carro y él como que se desahoga porque en el taxi está bastante contenido y me dice que me odia, que me voy a morir en una cárcel. Y creo que ahí, o adentro, él me pregunta que dónde está la niña.

¿Usted puede indicarnos cuántas clínicas visitó ese día?

Dos.

¿Cuál fue la otra?

Primero me llevan a la clínica Monserrat y después me sacan para la clínica Navarra.

¿Llegando a cuál clínica fue que le comentó a Francisco sobre el deceso de la niña?

A la Monserrat.

¿Puede indicarnos la hora en la que le comentó al señor Francisco lo que había ocurrido con la niña?

No recuerdo la hora pero (sí) que estaba oscuro. Debían ser como las 6:00 o 6:30 de la tarde.

Pregunta la Fiscalía

¿Tuvo comunicación con Catalina por otro medio, posterior a la comunicación que tuvo por teléfono?

No tuve comunicación por ningún otro medio.

¿Además de esta, ha rendido una entrevista diferente en un contexto distinto al día de hoy?

Sí.

¿Alguna entrevista fue tomada por la defensa?

Sí.

¿Usted recuerda si fue registrada por escrito o en video?

En video.


JUSTICIA

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.