En primer día de decreto de dosis mínima se impusieron 652 comparendos

En primer día de decreto de dosis mínima se impusieron 652 comparendos

La Policía incautó 571 gramos de sustancias ilícitas para su destrucción.

Microtrafico

Operativos contra el microtráfico en la ciudad de Cali.

Foto:

Archivo El Tiempo

Por: Justicia
02 de octubre 2018 , 08:46 p.m.

El primer día del decreto de incautación de cualquier cantidad de droga en espacio público deja un balance de 571 gramos de estupefacientes incautados por la Policía.La institución reveló que entre el primero y el 2 de octubre de este año se decomisaron 543 gramos de marihuana, 12 de bazuco, 8 de cocaína, 4 de otras sustancias, 3 gramos de base de coca y un gramo de heroína.

Cabe recordar que este decreto permite incautar incluso la dosis mínima, que está definida en hasta 20 gramos de marihuana, cinco gramos de hachís, un gramo de cocaína (u otra sustancia a base de cocaína) y dos gramos de metacualona.

Por otro lado, la Policía impuso 652 comparendos por porte de sustancia prohibidas, 
637 por comportamientos contrarios al cuidado e integridad del espacio público
y
15 comparendos por comportamientos que afectan la tranquilidad y relaciones respetuosas de las personas.

Las ciudades en las que más se impusieron estas sanciones son Bogotá, con 119 comparendos, Medellín (73), Cali (67), Pereira (41) y Armenia con 36 comparendos.

En esencia, el decreto firmado por el presidente Duque y sus ministros de Justicia, Gloria María Borrero, y Defensa, Guillermo Botero, establece que la Policía tendrá la facultad de incautar y destruir cualquier cantidad de droga que sea hallada en manos de los ciudadanos, incluida la dosis mínima.

Ese procedimiento ya se cumple en muchos casos, pero la laxitud en las interpretaciones jurídicas ha dado pie a un relajamiento en los controles en las calles. La idea del Gobierno es que con la nueva normatividad se intensifiquen las incautaciones.

El decreto señala que esa incautación no va en contravía de las posiciones de la Corte Constitucional en la materia, pues desde la sentencia que despenalizó el porte, en 1994, se estableció que no habría sanción judicial por el porte de la dosis mínima, lo cual no implica que se permitiera el porte de drogas.

En la sentencia C - 491 del 28 de junio de 2012, la Corte Constitucional se pronunció sobre la reforma constitucional que promovió el gobierno Uribe para ratificar la prohibición del porte. Los magistrados señalaron que "la prohibición que introdujo el Acto Legislativo 02 de 2009 en el artículo 49 de la Constitución en cuanto al porte y consumo de sustancia estupefaciente o sicotrópica no conduce a la criminalización de la dosis personal, como quiera que no comporta una finalidad represiva frente a quien tenga la condición de adicto".

Pero si bien el decreto no necesariamente va a chocar con la jurisprudencia de la Corte Constitucional, sí lo va a hacer con la línea marcada recientemente por la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia sobre la famosa 'dosis de aprovisionamiento'.

Este término se refiere a cantidades mayores a la dosis mínima de sustancias prohibidas por las cuales han sido judicializados sus portadores y cuyos casos se han caído porque los magistrados han considerado que los gramos de más de droga no necesariamente son para el microtráfico, sino la compra de un período determinado de tiempo para satisfacer la necesidad del consumidor.

Esa es una posición fuertemente atacada por la Fiscalía y la Policía, que aseguran que esas sentencias de la Corte Suprema han terminado beneficiando a los traficantes porque en la práctica los 'blinda' penalmente al ser sorprendidos con cantidades superiores a la dosis mínima.

El decreto establece que "el porte y tenencia de cantidades que excedan la dosis personal serán judicializados de conformidad con la normatividad vigente": penas que van desde seis hasta 30 años de prisión.

¿Puede un decreto 'tumbar' una posición que la Sala Penal de la Corte ha reiterado en varios fallos? Esa es un debate que empieza en el país. En el Congreso cursa un proyecto de la Fiscalía, apoyado por el Gobierno, que plantea penas de al menos seis años de prisión a quienes sean sorprendidos con el doble o más de la dosis mínima.

Los fallos de la Corte Suprema van en la vía de despenalizar el porte no a partir de la dosis mínima sino teniendo en cuenta "de manera razonable" la cantidad "que necesita" el consumidor para satisfacer su dependencia. El punto es que al no establecerse una cantidad exacta se abre un debate probatorio que según la Policía y la Fiscalía termina beneficiando a los microtraficantes.

La aplicación del decreto va a tener también una prueba de fuego con su operatividad: ¿Cómo se garantizará la destrucción de la droga incautada? ¿Es posible recuperar la dosis cuando se compruebe que efectivamente se trata de un adicto?; y si esto fuera así, ¿cómo se procedería entonces? Dudas como esas son las que han planteado los críticos de la iniciativa, que advierten que incluso podrían dispararse la corrupción policial y los casos de abuso de autoridad.

JUSTICIA

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.