1.825 personas detenidas por violencia sexual ya habían estado presas

1.825 personas detenidas por violencia sexual ya habían estado presas

Cifras del Inpec muestran que, además, otros 1.450 volvieron a prisión por violencia intrafamiliar.

Denuncian abuso sexual en Unal Medellín

Hasta agosto se habían reportado 15.408 violaciones sexuales a menores de edad y otras 2.166 a adultos.

Foto:

Jaiver Nieto / EL TIEMPO

10 de octubre 2018 , 09:01 p.m.

Al menos 1.825 personas que estarían hoy privadas de la libertad por delitos sexuales ya habían sido detenidas por otros delitos, incluido violencia sexual. Así lo establecen las cifras oficiales del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec).

Solo cinco de las que han ingresado por segunda vez a la cárcel o que tienen medida de aseguramiento domiciliaria por estas conductas son mujeres. 

En lo que va corrido del año, hasta agosto, se han reportado 15.408 violaciones sexuales a menores de edad y otras 2.166 a adultos. Este delito contra niños ha crecido en por lo menos 5.000 casos en los últimos dos años, lo que evidencia un aumento acelerado en ese delito.

De los más de 1.800 que hoy están presos nuevamente, esta vez por delitos sexuales, 597 han cometido abusos con menor de catorce años, otros 538 han incurrido en acceso carnal a niños y 538 han cometido la conducta, pero no necesariamente contra menores.

De la  mayoría de los que han vuelto a delinquir con delitos sexuales, más de 1.600 se encuentran en las cárceles cumpliendo condena o esperando a ser sentenciados.

Uno de estos casos, según reportes del Inpec, es el de un hombre que paga una condena de 20 años de prisión y ya había ingresado a la cárcel por lo menos dos veces por acceso carnal violento, además de otras conductas como secuestro simple y hurto. 

El reporte da cuenta de más de 49 mil reincidencias. Los delitos en los que las personas más reinciden son hurto (11.427), seguido de fabricación y porte de armas de fuego (7.354), tráfico y porte de estupefacientes (6.885) y homicidio (5.014). 

Sin embargo, la reincidencia en casos de violencia sexual prende las alertas porque se abre un debate sobre el comportamiento sociológico del depredador y plantea dudas sobre qué tan viable es que una persona que comete acceso carnal pueda o no resocializarse. 

De acuerdo con la psiquiatra Isabel Cuadros, directora de la Asociación Afecto contra el maltrato infantil el problema radica cuando la persona es adulta, pues desarrolla "una patología mental muy difícil de corregir y menos si no se hace un tratamiento especializado". Según ella, el individuo puede desarrollar un patrón sociopático que está fijado en los niños y no puede controlar sus impulsos sexuales.

Para la psiquiatra, cuando el que comete estas conductas es una adolescente, se puede corregir su comportamiento con tratamientos para que no reincida. Pero, la situación se complica cuando se trata de personas adultas que "tienen una patología estructural". 

La psicóloga especialista de abusos en menores Rosario Parra ha dicho que la resocialización para los violadores no es posible, pues en estas personas existe un "trastorno de personalidad que no tiene cura, que es sociopática". Algo con lo que ha coincidido en varias ocasiones el director de Medicina Legal, Carlos Eduardo Valdés, quien ha sostenido que en la mayoría de casos no es posible volver a vincularlos a la sociedad. 

"El violador tiene como objeto de atracción al menor y enriquece su libido cada vez que entra en contacto con él y mucho más si es un contacto con características sexuales", manifestó Valdés. 

En el país se ha reabierto la posibilidad de imponer cadena perpetua, pero algunos expertos insisten en que primero es necesario hacer efectivas las penas que existen en el Código Penal. 

En el país hay 4.033 condenados por acceso carnal abusivo a niños menores de 14 años y otros 4.994 por actos sexuales con la misma población. Muchos han cometido más de una vez el acto sexual, pero no se tipifica como reincidencia, por lo que se les ha emitido una sola sentencia. 

Analistas coinciden en que la problemática de la reincidencia en este tipo de delitos va más allá de cometer simplemente un nuevo crimen, como lo es por ejemplo el hurto. En estos casos, la naturaleza del acto hace pensar en la condición psicológica. 

"Uno de los grandes problemas de la humanidad es cómo tratar a esas personas,  si son enfermos mentales o delincuentes sexuales", aseguró el exmagistrado de la Corte Constitucional Hugo Quintero. 

Según el abogado, para combatir la reincidencia "falta que la administración de justicia funcione".

Algo con lo que coincidió la psiquiatra Cuadros, quien insistió en que las investigaciones, por lo menos contra los delitos sexuales tienen que ser más exhaustivas y eficaces.

De acuerdo con organizaciones que defienden los derechos de las mujeres y los niños, la impunidad en este delito supera el 90 por ciento, lo que muestra que los que están en prisión son apenas unos pocos frente a los que realmente comenten estos crímenes.

Violencia intrafamiliar

Otro de los delitos que sin duda tiene altos índices de impunidad, pero sobre todo por la falta de denuncia, es la violencia intrafamiliar. 

Por esa conducta hay condenados 1.413 hombres y 35 mujeres. Actualmente están privados de la libertad por estos delitos unas 737 personas que ya habían estado presas.  

De los que cometieron estos delitos y ya tenían antecedentes que los habían llevado a prisión, 578 están en la cárcel y otros 145 están en detención domiciliaria.

“La disparidad está en que no denuncian. Normalmente eso se convierte en un círculo vicioso que hace que no haya mayor registro”, aseguró el abogado Quintero. 


Hasta agosto de este año se han reportado 33.089 exámenes medico legales por violencia entre parejas y otros 10.421 por agresiones entre otros familiares. 

El Código Penal establece que una persona que maltrate "física o sicológicamente a cualquier miembro de su núcleo familiar, incurrirá (...) en prisión de cuatro a ocho  años" . La pena se aumentará si la conducta recae sobre un menor, una mujer, un adulto mayor o una persona que se encuentre en incapacidad o en estado de indefensión. 

Unos de esos casos es el de alias Cucaracho, de 43 años, quien enfrenta actualmente una pena de cuatro años y ha ingresado dos veces por violencia intrafamiliar.

"Debería existir una pena más alta cada vez que reincida y quitarle beneficios como rebajas de pena (...) el problema no es de penas sino de manejo de las penas", aseguró el abogado Quintero, quien considera que el Estado debería "un registro" de quienes  reinciden y así imponer sanciones más altas. 


JUSTICIA. 

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.