Secciones
Síguenos en:
Así escalará la pandemia los matrimonios forzados
Matrimonio forzado

Amnistía Internacional organizó protestas contra este flagelo que afecta a muchos menores a nivel mundial.

Foto:

istock

Así escalará la pandemia los matrimonios forzados

FOTO:

istock

El cierre escolar propicia el clima para solventar la pobreza con su instrumentalización económica.

El panorama es desolador. Medio millón de niñas menores de 18 años estarán entre las grandes afectadas por la pandemia este año, no porque se hayan contagiado de covid-19, sino porque las atacará ese otro deleznable virus que las convierte en objetos y las despoja de sus derechos.

El matrimonio forzoso, que les roba la infancia y las condena a la explotación, el maltrato y a todo tipo de violencia por el resto de sus vidas, las empujará este año a esa pesadilla, incrementando los 12 millones de víctimas que se estiman por año de esta práctica infame, según denuncia la organización humanitaria Save the Children International, que defiende los derechos de la infancia desde hace más de un siglo.

“El incremento supone revertir 25 años de progreso en la reducción de la tasa de matrimonio forzoso en niñas”, que evitó 78,6 millones de uniones infantiles de este tipo en los últimos 25 años, se alerta en el ‘Informe mundial sobre las niñas 2020’, que acaba de lanzar el organismo a nivel mundial.

(Lea también: El Estado no ayudó a Yolanda, víctima de trata de personas)

Prevé, además, que las cifras de matrimonios infantiles y de embarazos en la adolescencia ascenderán de manera drástica a los 2,5 millones adicionales en los próximos cinco años y hasta en 1 millón más de los embarazos en la adolescencia, en 2020, debido a los impactos económicos de la pandemia.

La peor crisis humanitaria en 100 años dificulta la lucha contra este delito. “Las niñas afectadas por guerras, inundaciones, sequías, terremotos y brotes de enfermedades se enfrentarán ahora también a la violencia de ser casadas a la fuerza” y se corre el riesgo de que el 2020 sea un año de retrocesos irreversibles y se pierdan los avances logrados hasta hoy, dice el informe.

El aumento de los matrimonios forzosos es una consecuencia directa de la pandemia porque “el cierre de las escuelas ha hecho que los niños regresen a sus hogares, empobrecidos por la pérdida de empleos. La pobreza es la causa que esgrimen los padres para poner a sus hijos a trabajar y, si eso no funciona, optan por casarlos para que dejen de ser una carga”, explica Save the Children en un comunicado.

Y revela que “en los países de rentas bajas, las diversas e importantes perturbaciones causadas por el confinamiento han impedido que 47 millones de mujeres accedan a los contraceptivos, lo que podría provocar más de siete millones de embarazos no deseados, y hasta 31 millones de casos más de violencia de género”.

(Le recomendamos: Colombia, el puesto 9 en América Latina con más niñas en unión marital)

Save the Children estima que tras la pandemia el número de niñas y niños en la pobreza podrá aumentar en 100 millones, dificultar aún más la igualdad de género para las niñas y producir retrasos en los programas destinados a impedir las mutilaciones genitales femeninas, lo que puede llevar a que haya dos millones más de víctimas.

Las repercusiones que tenga la covid-19 sobre el futuro y los ideales de las niñas de lograr la igualdad de género dependerán de cómo elijamos actuar en este momento. Las decisiones sobre los planes de respuesta a la pandemia tendrán consecuencias duraderas” afirma Save the Children.

El Fondo de Naciones Unidas para la Población afirma que la crisis generada por el covid-19 es también la causante de que “150 millones más de niños en el mundo vivan en una pobreza multidimensional, sin acceso a la educación, a la sanidad, a una vivienda, al agua potable o a nutrirse correctamente”.

El panorama podría complicarse más. Si antes de la pandemia “ya se habían desacelerado los avances para eliminar el matrimonio infantil y reducir los embarazos en la adolescencia”, en la actualidad, debido al aumento de casos de violencia de género en todo el mundo, se estima que unos 9,7 millones de niños y niñas podrían no regresar nunca a la escuela tras la pandemia”, afirma el informe de Save the Children.

“Si no se adoptan medidas rápidas y decisivas en todo el mundo, el impacto en el futuro de las niñas —y en el de todas las personas— será devastador”, advierte y, aunque se ignoran muchas cosas de la pandemia y de las respuestas producidas a nivel mundial, las estimaciones disponibles preocupan mucho.

Unas 650 millones de niñas y mujeres que viven hoy en el mundo fueron obligadas a casarse en la infancia, y América Latina y el Caribe albergan a una de cada diez de ellas, según Unicef

La fundación Save the Children fue creada por la activista social británica Eglantyne Jebb hace más de 100 años, después de la Primera Guerra Mundial, sostiene que obtuvo las cifras aproximativas de su informe gracias a la colaboración con Avenir Health, una ONG suiza; la universidad estadounidense Johns Hopkins y la universidad australiana de Victoria.

La Declaración y Plataforma de Acción, acordada hace 25 años, que fue el primer documento internacional en el que se reconocieron los desafíos y abusos contra los derechos de las niñas, sigue vigente porque los 1.300 millones de niñas que viven en el mundo cumplen un papel fundamental en la creación de un futuro más sólido y más justo, según el organismo.

La ONU considera que el matrimonio forzado es una forma de violación a los derechos humanos, pues atenta contra la libre elección y autonomía de las personas. En 2013, el consejo de derechos humanos del organismo adoptó la primera resolución contra el matrimonio infantil temprano y forzado y como violatorio a los derechos fundamentales.
El mundo y la regiónSi en el mundo no escampa, en América Latina, menos.

(Le puede interesar: Esclavitud moderna: 40 millones son víctimas del mercado de la infamia)

Según Save the Children, las zonas más afectadas del planeta por el flagelo de los matrimonios forzados son Asia del Sur, donde ya se han celebrado doscientos mil matrimonios de menores más en lo que va de año; seguida por África Central y el oeste africano, con unos 90.000.

Cierran esa lista vergonzosa América Latina y el Caribe, Asia del Este y el Pacífico, Europa y Asia Central, Oriente Medio y el norte de África, con 14.000 víctimas. Para Inger Ashing, presidenta del organismo, los casos mencionados y conocidos por Save the Children “son apenas la punta de un iceberg”.

Eso porque las cifras globales sobre el matrimonio forzado de menores son tan escandalosas como indignantes. Unos 650 millones de niñas y mujeres que viven hoy en el mundo fueron obligadas a casarse en la infancia y América Latina y el Caribe albergan a una de cada diez de ellas, según Unicef.

A eso se suman los 115 millones de jóvenes y adultos que fueron obligados a casarse en 2019, de acuerdo con el mismo organismo.

La indignación aumenta cuando nos enteramos de que “América Latina y el Caribe es la única región del mundo donde los matrimonios infantiles y las uniones tempranas no han disminuido en la última década, especialmente entre niñas indígenas, las que viven en áreas rurales o pertenecen a grupos de población medios y bajos”, de acuerdo con Unicef.

Una de las zonas más afectadas del planeta por el flagelo de los matrimonios forzados son Asia del Sur, donde ya se han celebrado doscientos mil matrimonios de menores más en lo que va de año

Una de las principales razones por las que el matrimonio infantil y las uniones tempranas no se hayan reducido en la región se debe, entre otras cosas, a la alta tasa de embarazos adolescentes, que es la segunda en el mundo, y al riesgo de violencia sexual que enfrentan las niñas, explica el organismo.

De los 107 millones de niñas que viven en América Latina y el Caribe, 60 millones estarán casadas antes de cumplir los 18 años, de acuerdo con el informe del ‘Estado de la población mundial 2020’, del Fondo de Población de la ONU.

Una de cada cuatro niñas en América Latina la han casado antes de los 18 años, de acuerdo con María Cristina Perceval, directora regional de Unicef para América Latina y el Caribe.

La funcionaria dijo que las niñas que se casan antes de cumplir 18 años “tienen menos posibilidades de seguir yendo a la escuela y más posibilidades de ser víctimas de violencia en el hogar. También, de morir, por complicaciones durante el embarazo y el parto, que las mujeres de entre 20 y 30 años, y es más probable que sus hijos nazcan muertos o mueran en su primer mes de vida”.

Los países latinoamericanos que encabezan la lista de matrimonios o uniones forzadas son República Dominicana (36 %), Nicaragua (35 %), Honduras (34 %), Guatemala (30 %), El Salvador y México (26 %). Colombia ocupa el noveno lugar, con el 36 por ciento de mujeres que contrajeron matrimonio entre los 20 y 24 años o empezaron a vivir en unión libre antes de cumplir los 18.

En República Dominicana se estima que el 35,9 % de las mujeres jóvenes, entre los 20 y 24 años, se casaron o unieron antes de los 18 años, y el 12,3 %, antes de los 15.

Allí, el Estado avala este acto aberrante a través de la figura de la emancipación que permite que una niña o adolescente pueda ser emancipada de sus padres para que se case con una persona mayor. Muchas niñas y adolescentes, sobre todo pobres, que han sufrido violencia sexual y han quedado embarazadas, son obligadas a casarse con su violador, denunció recientemente el diario Página 12.

Eso pasa, principalmente, en las zonas rurales y barrios bajos, pero también en familias ultraconservadoras y religiosas que prefieren el matrimonio forzado de sus hijas ante de que se sepa que quedó embarazada o fue violada.

“Un 1,1 millones de adolescentes informan haber sufrido abuso sexual y eso, sumado a la desigualdad de género para las niñas en América Latina y el Caribe, les impide tener mayores opciones y oportunidades”, según Unicef.

(Además: Solo 10% de militares procesados por abuso a menores fueron condenados)

“Las niñas que se ven obligadas a casarse o estar en unión antes de cumplir los 18 años se ven privadas de oportunidades inmediatas y de largo plazo que, en última instancia, afectan el cumplimiento de sus derechos. El mayor riesgo de violencia sexual, maternidad temprana, abandono escolar, además de la exclusión social de su grupo de pares, es un claro indicador de que las niñas de la región están siendo, y continuarán siendo, dejadas atrás si no tomamos medidas ahora”, afirma el organismo.

La pobreza también contribuye al matrimonio infantil y las uniones tempranas que, combinadas con normas sociales, roles y relaciones de género, influyen en las creencias y decisiones de que la unión temprana es aceptable, incluso deseable, como una elección de vida.

Además, las lagunas en la legislación nacional pueden permitir el matrimonio antes de los 18 años o incluir excepciones para permitirlo con el consentimiento de los padres, el representante legal o la autoridad judicial.

Las perspectivas de agravamiento del matrimonio forzoso en la región son muchas y Unicef también alerta que si no se actúa frente al panorama actual, tendremos la segunda prevalencia más alta de matrimonio infantil en el mundo para 2030, después de África subsahariana y por delante de Asia meridional, una región que tradicionalmente ha tenido la mayor prevalencia de matrimonio infantil en el mundo. Además, 20 millones más de niñas se verán afectadas en América Latina y el Caribe.

Unicef y otras dependencias de la ONU emprendieron un programa regional que busca frenar los matrimonios forzados porque, según la presidenta del organismo, “no podemos mantener los ojos cerrados ante un potencial perdido y unos derechos olvidados”. FIN

GLORIA HELENA REY
Para EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.