Los asesinatos sin justicia / Opinión

Los asesinatos sin justicia / Opinión

Las investigaciones han mejorado, pero en al menos 7 de cada diez crímenes nunca se hace justicia.

Cae asesino de ciclista José Antonio Silva

El presunto asesino del ciclista José Antonio Silva fue capturado este fin de semana en la localidad de Suba.

Foto:

Archivo particular

Por: Jhon Torres
18 de marzo 2019 , 01:16 a.m.

Menos de cinco días. Eso fue lo que les tomó a la Policía y la Fiscalía identificar y capturar a uno de los asesinos de José Antonio Silva, la promesa del BMX, a quien tres atracadores mataron a cuchillo, en pleno mediodía, por robarle su bicicleta en una avenida de Bogotá.

La impresionante muestra de efectividad judicial contrasta con las dramáticas cifras de impunidad que rodean la mayoría de homicidios cometidos en Colombia, no obstante las mejorías en seguridad –que las ha habido– de los últimos tres lustros. La historia conmovió a una ciudad que le ha apostado como pocas capitales en el mundo al transporte en bicicleta, pero que no ha sido capaz de garantizar la seguridad de sus biciusuarios.

Al menos 7.732 robos de bicis el año pasado –muchos casos no se reportan– y varios muertos en esos atracos retratan la magnitud de los retos que tenemos en ese y otros frentes de inseguridad que golpean día a día al ciudadano de a pie.

Y claro que hay que resaltar la captura del asesino de José Antonio –y esperar que no termine libre a la vuelta de unos pocos días o semanas por efecto de alguna polémica decisión judicial–. Pero vale la pena preguntarse si el resultado habría sido el mismo sin las protestas de los biciusuarios, el escándalo en los medios y sin la recompensa de 10 millones de pesos que terminaron ofreciendo las autoridades ante la indignación ciudadana.

La respuesta más probable es que no. Desde el 2002, el país ha sido un ejemplo para el mundo en reducción de asesinatos. Así pasamos de 28.537 casos ese año, según Medicina Legal, a 12.458 el año pasado. Aún estamos lejos de los números de una nación normal –la tasa (casos por cada 100.000 habitantes) aún está sobre 20, mientras que la mundial es de 7–, pero la mejoría sostenida es señal de que vamos por buen camino.

Pero no pasa lo mismo cuando se trata de capturar y condenar a los responsables de un homicidio. El año pasado, la Fiscalía logró esclarecer el 28,8 % de los casos, doblando la media histórica de resultados (14 %).

Lo que eso significa es que en al menos 7 de cada diez crímenes nunca se hace justicia. Si se tiene en cuenta que en la última década hubo más de 130.000 asesinatos, hay 100.000 familias que aún esperan que les digan quién mató a sus hijos, padres o hermanos.

La lección es que la batalla contra el homicidio se debe ganar no solo en las calles, sino en los estrados.

JHON TORRES
Editor de EL TIEMPO
En Twitter: @JhonTorresET

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.