Secciones
Síguenos en:
Los otros delitos que podrían enredar a cura preso por abuso
A la cárcel, sacerdote de Ibagué por abuso sexual

Sacerdote que hacia misas de sanación fue enviado a la cárcel por abuso sexual.

Foto:

Fiscalía General de la Nación

Los otros delitos que podrían enredar a cura preso por abuso

Sacerdote que hacia misas de sanación fue enviado a la cárcel por abuso sexual.

Esta es la investigación que tiene detenido al sacerdote Freddy Martínez por abuso sexual.

Aunque la Fiscalía procesa al reconocido sacerdote del Tolima Freddy Martínez Cruz, quien llegó a ser conocido como ‘el padre de las multitudes’, por el delito de abuso sexual, en el expediente hay declaraciones que lo señalan sobre su supuesta participación en otros delitos.

(Lea además: Choques eléctricos y uso de gas: el dosier de cura capturado por abuso)

Una denuncia hecha en la red social Facebook llevó a que se abriera la investigación que terminó en la captura e imputación de cargos de Martínez Cruz, quien permanece privado de su libertad en la cárcel La Picaleña de Ibagué.

He callado sobre abusos de quien fue mi pastor en algún momento. Intento de violación a mis 13 años cuando ingresé al coro, testigo de su abuso jerárquico con muchas mujeres”, contó la víctima en la publicación. Tras ser contactada por la Fiscalía, la denunciante entregó los nombres de otras seis presuntas víctimas y manifestó que tenía temor ante las presiones que podría ejercer en su contra el denunciado, a través de una persona identificada como Jhon Édison Parga.

(Lea también:  73 % de víctimas de abuso reportadas este año son menores de edad) 

Aparecieron entonces más declaraciones sobre otros hechos ilegales a los que estaría vinculado el procesado. Una de las víctimas dijo que conoció el caso de una pareja de jóvenes que se salió del grupo señalando que el padre había acosado a la mujer. Según el relato, aunque el cura inicialmente pidió una cadena de oración para combatir esos señalamientos, luego solicitó a la comunidad “hacer algo más que eso”, tras lo cual varios de los integrantes del mismo grupo buscaron a los denunciantes y los golpearon.

Otro declarante manifestó: “El padre me pidió que buscara a unas personas en Medellín para golpearlas hasta dejarlas inválidas y que luego las violara”. Dijo que pensó que estaba molestando, pero, días después, lo buscó un hombre cercano al religioso para quemar un local por supuestas instrucciones del sacerdote. En el expediente hay una declaración que afirma que el sacerdote ordenó quemar un bar porque le pusieron ‘Bendito seas’ y no le gustaba ese nombre.

(En otras noticias: Caso de presunto abuso de niños en Medellín está en indagación)

He callado sobre abusos
de quien fue mi pastor en algún momento. Intento de violación a mis 13 años cuando ingresé al coro, testigo de su abuso jerárquico con muchas mujeres

El testigo sostuvo que antes, por pedido del padre, intentaron robar el dinero que tenían unas personas de la zona que habían llegado a confesarse con el procesado. Dijo que alcanzaron a llegar al sitio en donde estaban los dueños del dinero pero que ellos se asustaron al ver al sacerdote acompañado con varias personas y se fueron. Luego indicó que el padre supuestamente insistió en el plan: “Los vamos a coger, los amaramos y les robamos la plata”.

Añadió que, en otra ocasión, se enteraron de un lugar en el que supuestamente había caletas de la guerrilla y que fueron al sitio para buscarlas pero que integrantes de ese grupo ilegal llegaron y les dijeron que no podían estar en la zona, por lo que tuvieron que abandonar el plan. El hombre contó que se quiso salir del grupo por temor y que el padre le advirtió que lo dejaba ir con algunas condiciones; entre ellas, golpear a algunas personas e incurrir en varios delitos.

(En otras noticias: Consejo de Estado suspende el decreto de asistencia militar)

Los investigadores interceptaron el teléfono de Jhon Édison Parga Vitola, considerado el hombre de confianza del sacerdote, quien aparece hablando con un hombre identificado como Daniel de una ‘vuelta’ que tenían que hacer y que, como no tienen pasamontañas, se debían tapar la cara. Además hablaban de llevar pintura roja y gasolina. Los investigadores recorrieron la zona y encontraron una casa en la que habían pintado con color rojo una amenaza: “Eso es por el carro viejo h. p., la próxima vez será peor”.

En el expediente constan otros intentos de contactar a presuntas víctimas del padre, pero estas se negaron a declarar por temor a represalias.

(Lea además: Condenan a 10 años y 3 meses de prisión a expresidente de Conalvías)

REDACCIÓN JUSTICIA
justicia@eltiempo.com

ACCEDE A CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

No te quedes solo con esta información.
Lee, explora y profundiza más.
¡Suscríbete ya!

COP $ 900 / MES *
Ya soy suscriptor digital

Si ya eres suscriptor del impreso, actívate

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.