Cada día de 2019, dos personas fueron asesinadas para robarles

Cada día de 2019, dos personas fueron asesinadas para robarles

Aunque hubo menos homicidios, aumentaron los hurtos cometidos. En 59 % de los robos hubo violencia.

Robos de relojes de alta gama

El resultado final de hurto no solo depende del agresor, sino de la reacción de la víctima y la decisión de llegar a oponerse o de acceder a ser objeto del delito.

Foto:

Luis Lizarazo / Archivo EL TIEMPO

Por: Juan David López Morales
11 de enero 2020 , 08:20 p.m.

Era el mediodía del 29 de diciembre cuando, en Cali, un hombre de camiseta roja se acercó al vehículo del fiscal contra el crimen organizado Alcibiades Libreros, metió parte de su cuerpo al carro, forcejeó, al parecer para robarle una cadena, y ante la resistencia de Libreros, le disparó en dos ocasiones y lo mató.

Nueve días antes, en la costa norte de Colombia, Nathalia Jiménez y Rodrigo Monsalve, antropólogos recién casados, fueron interceptados en la carretera que conduce de Santa Marta a Palomino, en La Guajira. Unos cinco hombres los obligaron a conducir hasta un paraje y, tras robarles la camioneta en la que viajaban, les dispararon y abandonaron sus cuerpos.

Libreros, Jiménez y Monsalve son tres de las 716 personas asesinadas el año pasado en medio de hurtos, según cifras de la Fiscalía General de la Nación. Es decir, el robo dejó en promedio dos víctimas fatales cada día. Sus casos volvieron a generar alerta sobre un fenómeno que persiste en el país: el alto nivel de violencia con que roban a las personas, y que puede ser letal.

(Le puede interesar: El temido prontuario de capturados por asesinato de fiscal de Cali)

Y si bien la cifra de homicidios durante robos se redujo respecto a los 818 casos registrados en el 2018, una diferencia de 12,4 %, el asunto preocupa.

Solo en lo corrido de 2020, la Fiscalía ya tiene registro de 11 casos de asesinatos en robos.

Según el experto en seguridad Andrés Nieto, con datos del Grupo de Investigación de Seguridad de la Universidad Central, en 2019 se usaron elementos contundentes o violencia física en 30 % de los hurtos, armas blancas en el 18 % y armas de fuego en el 11 %. Esto significa que en más de la mitad de hurtos (59 %) hubo violencia física y la víctima resultó, por lo menos, con lesiones.

Pero, ¿qué pasa por la mente de una persona que lleva la violencia de un hurto al extremo de asesinar a su víctima?

Rodrigo Córdoba, jefe del Departamento de Psiquiatría de la Universidad del Rosario, recuerda que en cada caso operan factores distintos, pero que si se trata de generalizar, lo primero es que en estos individuos prima una actitud psicopática, “es decir, la escasa o nula consideración por el otro”.

Infografía hurtos y homicidios 11 enero 2020

Homicidios en hurtos, dentro del total de homicidios.

Foto:

Lo segundo, apunta, es que “muchas veces, algunas de esas personas tienen compromiso emocional, porque están embebidos en niveles de ansiedad importantes, incluso de miedo por lo que están haciendo, y prima la impulsividad”. Es decir, en algunos casos se trata de un comportamiento fortuito causado por la situación de riesgo.

En el caso de la pareja asesinada en Santa Marta, según la investigación, cuando uno de los hombres se percató de que alguno de ellos los podía reconocer debido a que Rodrigo y Nathalia vieron sus caras, “los supuestos asaltantes decidieron disparar contra los esposos”.

Otro factor de riesgo que señala Córdoba es la reincidencia, que “incrementa la potencialidad de la conducta homicida”. Nieto asegura que a junio del año pasado, de cada 10 capturas, al menos 6 eran personas reincidentes.

Esos factores de riesgo incluso pueden estar asociados a condiciones sociales como “fracasos escolares, episodios de agresividad, violencia en el barrio”, dice Córdoba.

Muchas veces, algunas de esas personas tienen compromiso emocional, porque están embebidos en niveles de ansiedad importantes, incluso de miedo por lo que están haciendo, y prima la impulsividad

No obstante, puntualiza que si bien la violencia es un fenómeno social, el acto violento es cometido por los individuos.

Expertos en seguridad señalaron, además, que el resultado final de hurto no solo depende del agresor, sino de la reacción de la víctima y la decisión de llegar a oponerse o de acceder a ser objeto del delito.

Para Nieto, el aumento de hurtos tiene una explicación económica, pues cada vez resulta más rentable. Calcula que si un ladrón roba un celular de gama media o alta cada día, de lunes a viernes, se asegura dos salarios mínimos mensuales. Y esa rentabilidad aumenta si se amplía el foco hasta lo más alto de la cadena criminal.

Frente a la violencia con que se cometen los hurtos, Nieto considera que es importante contener las armas. “El país se ha enrutado a limitar las armas legales, pero el problema realmente son las ilegales”, que calcula en cerca de 3 millones y cuyas ganancias ascenderían a 11 billones de pesos anuales. Según él, en el mercado negro se consigue un arma en alquiler desde 15 pesos por media hora. El Gobierno prorrogó para este año la prohibición del porte.

El fenómeno por regiones
Infografía hurtos y homicidios 11 enero 2020

Homicidios en hurtos, dentro del total de homicidios.

Foto:

Atlántico fue el departamento donde se cometieron más homicidios en hurtos en 2019. Aunque hubo una reducción (pasó de 60 víctimas en 2018, a 53 en 2019), todavía supera al segundo, que es Norte de Santander. En ese departamento fronterizo hubo 40 víctimas en 2019, dos más que en 2018.

Magdalena y Valle del Cauca fueron algunos de los que registraron disminuciones importantes en 2019. El primero pasó de 29 a 17 casos, una disminución de 34,4 %. En el segundo –donde fue asesinado el fiscal Libreros– se redujo en 36,8 %. Pasó de 19 a 12.

En Caquetá y Putumayo bajaron los casos. En este último ocurrieron 15 homicidios en hurtos en 2018, y el año pasado fueron solo 2, una disminución de 86,6 %. Por su parte, Caquetá registró una disminución del 50 %, pues pasó de 18 casos a 9 en 2019. En contraste, Cauca, Antioquia y Santander tuvieron aumentos significativos. Fueron 7 casos más en Antioquia, que pasó de 17 a 24, un crecimiento de 41,1 % el año pasado respecto al anterior. Mientras tanto, Santander tuvo tres casos más al pasar de 14 a 17, y Cauca, cinco más, de 25 a 30.

Algunos casos

- Murió en medio de un fleteo

Este jueves, tras retirar dinero de un banco en el suroriente de Bogotá, una pareja fue interceptada por fleteros. La mujer, que llevaba el dinero en su bolso, fue atacada por los ladrones, y cuando el esposo intentó perseguirlos le dispararon y le dieron muerte.

- Mujer murió tras golpiza

El 15 de marzo del 2019, María Gladys Ramírez, de 61 años, fue interceptada en Fontibón por dos hombres en moto. Además de robarle, uno de ellos la golpeó con la cacha de su arma hasta dejarla inconsciente. Las heridas le causaron la muerte. Los hombres fueron capturados.

- Mueren víctima y victimario

El 10 de agosto del 2019, Richard Cardona, imitador de 'Pipe' Bueno en 'Yo me llamo', salió con su esposa de un 'show'; allí fueron atracados. Ella se resistió, y un atracador la apuñaló y la mató. Cardona reaccionó y apuñaló al atracador, quien también murió. El cantante quedó libre por legítima defensa.

JUAN DAVID LÓPEZ MORALES
Redactor de JUSTICIA
En Twitter: @LopezJuanDa

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.