El sistema que resuelve asesinatos con 'huella digital' de las balas

El sistema que resuelve asesinatos con 'huella digital' de las balas

El 'software' Sucoba entró en funcionamiento hace más de un año.

Sucoba

El ‘software’ comenzó a funcionar en marzo del año pasado. Es manejado por la Dijín.

Foto:

Dijín

Por: Alicia Liliana Méndez
16 de septiembre 2019 , 09:19 a.m.

En octubre del año pasado, la policía capturó en Cereté, Córdoba, a dos hombres señalados de hacer parte de la red de sicarios del ‘clan del Golfo’. Según las investigaciones, los detenidos, identificados como Luis Fernando López Loro, conocido con el alias del Mono, y Miguel Mauricio Muñoz Morelo, estarían involucrados directamente en por lo menos 15 asesinatos registrados en Córdoba.

El día de su captura se les incautó una pistola Glock modelo 17, calibre 9 milímetros. Esa arma fue enviada al laboratorio de balística forense de la Policía Judicial (Dijín), donde se evalúo su estado de funcionamiento y se realizó una muestra de patrón, que consiste en identificar la huella digital del arma, procedimiento que se logra ya que cada arma es única. Luego esa información se ingresó a un 'software' denominado Sistema Único de Comparación Balística (Sucoba).

El sistema logró correlacionar varios homicidios que estarían conectados al arma incautada, casos que fueron analizados por un perito forense quien, con su experiencia, demostró que esa pistola fue utilizada en nueve asesinatos registrados en Cereté entre los años 2017 y 2018, homicidios que podrán ser imputados con toda certeza por parte de la Fiscalía a alias el Mono, quien se encuentra privado de la libertad en la cárcel de Montería esperando que se inicie el juicio en su contra.

(Le puede interesar: Tres de cada 10 homicidios perpetrados este año han sido aclarados)

Y en octubre del año pasado, en medio de un puesto de control del Ejército en San José de la Montaña, Antioquia, fue capturado Jhon Sepúlveda, alias Garbanzo. En el momento de su captura, a ‘Garbanzo’ se le incautó un arma larga, tipo fusil, que fue enviada al laboratorio de balística forense. Ingresó al Sucoba, y un perito corroboró que esa arma fue una de las utilizadas en septiembre del año pasado cuando fueron asesinados tres jóvenes geólogos en Yarumal, Antioquia.

(Lea también: Crimen de geólogos en Yarumal, ¿quién los mató y qué pasó con el caso?)

Las autoridades sindicaron del múltiple crimen a las disidencias al mando de ‘Cabuyo’, grupo armado en el que milita ‘Garbanzo’, por lo que está sindicado, como autor material, de los asesinatos de Henry Mauricio Martínez Gómez, Camilo Andrés Tirado y Laura Alejandra Flórez Aguirre.

En estos dos casos fue fundamental el Sucoba, un 'software' que diseñó un grupo de ingenieros de la Fiscalía en el 2010, y que entró en operación en marzo de 2018 bajo coordinación de la Policía Judicial.

Aunque no lleva ni dos años en funcionamiento, el Sucoba es considerado un gran avance en el desarrollo de la investigación forense.

Al igual que los grandes sistemas de cotejo balístico a nivel mundial, está en la capacidad de “montar una base de datos que permite capturar, procesar, correlacionar y almacenar a través de imágenes la huella balística de los proyectiles, de los casquillos disparados y percutidos por las armas de fuego, y recolectados en el lugar de los hechos, en los procedimientos de necropsia o incautados”, dijo a EL TIEMPO el general Fabio López Cruz, director de la Policía Judicial (Dijín).

El oficial señaló que el uso de este sistema se ha convertido en una herramienta trascendental para aclarar, ligar crímenes y judicializar a los responsables de los homicidios. De esta manera, casos como los dos anteriormente mencionados son considerados de éxito porque en ellos se garantizó que el fiscal contara con los elementos probatorios y forenses que no dejaran espacio a la duda razonable sobre la culpabilidad de los acusados.

Por su utilidad, esta herramienta tecnológica está siendo utilizada de forma prioritaria para analizar balísticamente los homicidios registrados entre 2016 y este año de líderes sociales y excombatientes de las Farc, y tratar de trazar una línea que permita identificar a los autores materiales de una manera rápida y contundente.

En el año y medio que lleva funcionando, el sistema ha recibido la información de 5.322 armas de fuego, 6.544 casquillos y 1.284 proyectiles. Después de analizar y cruzar los registros se han obtenido 216 hits, es decir, la identificación plena de 216 armas vinculadas a uno o varios asesinatos.

“Nosotros tomamos la información que arroja el Sucoba. Dato por dato, lo comparamos visualmente, para que con nuestra experiencia y conocimiento dictaminemos si se trata de la misma arma usada en otro hecho”, dijo uno de los peritos de la Dijín.
Lograr la identificación plena de un arma, su huella digital, abre un mundo de oportunidades para avanzar en una investigación por homicidio.

Nosotros tomamos la información que arroja el Sucoba. Dato por dato, lo comparamos visulamente, para que con nuestra experiencia dictaminemos si se trata de la misma arma usada en otro hecho

Además de que permite la correlación de casos, sirve para analizar posibles involucrados, personas o redes criminales, y unificar investigaciones. Además, “de acuerdo con las evidencias ingresadas, y cuando haya una correlación positiva, se puede georreferenciar (ubicar) los diferentes lugares de los hechos con los que se encuentra relacionada un arma”, señaló el general López.

“La información del Sucoba, en el futuro, nos permitirá identificar las armas que son arrendadas” para cometer homicidios y “llegar hasta la persona que facilita este ilícito”, señaló el perito de la Dijín.

En 192 países, de acuerdo con estadísticas de Interpol, los homicidios se cometen en un 41 por ciento con armas de fuego. En Colombia, el reporte es que las armas de fuego se utilizan en el 73 por ciento de los casos de homicidio. De allí la importancia de poder identificar de qué arma salieron las balas y a quién le pertenece

¿Cómo funciona esta tecnología en la Dijín?

Lo primero que hacen los expertos es recolectar la ojiva (lo que entra al cuerpo o queda en la pared) y el casquillo (lo que queda en el piso cuando sale expulsada la bala).
Las autoridades hacen fotos de estas pruebas y las suben al programa Sucoba.

Este programa cuenta con un estereomicroscopio que se encarga de mirar la ‘huella digital’, las características más pequeñas de los elementos recolectados. Luego, buscan coincidencias.

Es así como, por ejemplo, un casquillo encontrado en un homicidio en Fusagasugá puede coincidir con otro en Bogotá. La última palabra la tiene un perito forense, quien, después de tener esta información, con su experiencia y buen ojo, decide si los elementos coinciden.

Con esa correlación, las autoridades llegan más fácil a los autores criminales, establecen móviles y desarticulan redes.

‘Este ‘software’ nos ayuda a lograr condenas’
Director de la Dijín

El director de la Dijín-Interpol, general Fabio López Cruz.

Foto:

Dijín

El general Fabio López Cruz, director de la Policía Judicial, Dijín-Interpol, habló con EL TIEMPO sobre las ventajas del Sucoba.  

¿Cómo va la implementación del Sistema Único de Comparación Balística?

Llevamos casi dos años en su implementación y lo primero que vemos es la reducción de costos frente a otros que se utilizan a nivel mundial. El que Colombia manejaba generaba unos gastos millonarios. El Sucoba, hay que resaltar, fue diseñado por colombianos y, lo más importante, responde a las necesidades investigativas nuestras, porque los expertos de la Fiscalía que diseñaron el software conocen muy bien la criminalidad.

¿Qué resultados han obtenido en los casos de homicidio?

Un ejemplo es el caso de Córdoba, en el que el sistema nos permitió correlacionar 9 homicidios con una sola arma. Es una muestra de los beneficios en la línea investigativa que permite el Sucoba. Con esa información se logró individualizar al homicida, establecer móviles y muy seguramente una condena, que es el triunfo de la justicia. Y algo primordial: darles la tranquilidad a unas familias de que no quedó en la impunidad el crimen de su ser querido.

El Sucoba fue diseñado por colombianos y, lo más importante, responde a las necesidades investigativas nuestras

¿Se está utilizando el Sucoba en la investigación por los homicidios de líderes sociales y excombatientes de las Farc?

Claro, es la herramienta tecnológica base en la investigación. Con las pruebas balísticas recolectadas en cada escena del crimen se ha elaborado un mapa de cada arma incautada o cartucho recuperado. Hay avances, pero no los puedo compartir para no entorpecer la investigación.

La Dijín está al frente del área de la Policía Científica y Criminalística. ¿Esto en qué se traduce?

Es el área donde expertos peritos realizan un trabajo que es silencioso, pero que en muchos casos es la base de las grandes operaciones y resultados. Este grupo está a cargo del Sucoba y del manejo de nuevas tecnologías, que de nada servirían si estos hombres y mujeres no contaran con su vasta experiencia y sus capacidades analíticas para trabajar en los procesos y ayudar a resolverlos.

ALICIA LILIANA MÉNDEZ
JUSTICIA
En Twitter: @AyitoMendez

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.