El relato de los Uribe Noguera del día en que su hermano mató una niña

El relato de los Uribe Noguera del día en que su hermano mató una niña

Francisco y Catalina contaron a la justicia lo que vivieron el día del crimen de Yuliana Samboní.

Francisco y Catalina Uribe Noguera

Francisco y Catalina Uribe Noguera en audiencia.

Foto:

Abel Cárdenas /EL TIEMPO

Por: Justicia
10 de junio 2019 , 06:54 a.m.

Más de dos años después de que Rafael Uribe Noguera, miembro de una prestante familia bogotana, secuestró, violó y asesinó a la niña Yuliana Samboní, crímenes por los cuales paga una condena de 58 años, sus dos hermanos, Francisco y Catalina, enfrentan un juicio acusados de, supuestamente, haberlo encubierto.

Puntualmente, la Fiscalía acusa a Francisco y Catalina Uribe Noguera de ocultamiento, alteración o destrucción de material probatorio y favorecimiento de secuestro, algo que ellos han negado reiteradamente.

Esta semana, por primera vez desde que ocurrió la tragedia, el 4 de diciembre del 2016, los hermanos Uribe Noguera relataron lo que hicieron y vivieron ese domingo tras ser enterados de que las autoridades buscaban a Rafael. El juicio contra ellos continúa esta semana, con la valoración de sus testimonios por la defensa y la Fiscalía.Los siguientes son fragmentos claves de los relatos de Francisco y Catalina.

Antes de saber del asesinato

Según contó Francisco, él y su esposa Laura estaban en un bazar cuando ella, a eso de la una de la tarde, se dio cuenta de que tenía varias llamadas perdidas de un número desconocido. Marcó porque pensó “que era un familiar de la señora que cuidaba a las niñas (...) Un agente del Gaula de la Policía le dice que una camioneta de placas (tal) está involucrada en la desaparición de una menor”, relató Francisco, quien agregó que la placa se correspondía con un vehículo que estaba a nombre de su esposa.

Él convino encontrarse con los agentes del Gaula en una estación de policía y antes de irse le pidió a su esposa que llamara a su hermana Catalina para indagar si sabía algo de Rafael.

Tras recibir la llamada de su cuñada, Catalina comenzó a marcarle a Rafael. Luego de varios intentos, él contestó y ella lo indagó sobre el lugar donde estaba. Le dijo que buscaban la camioneta porque estaba implicada en un rapto. “Ay Catalina, deje de ser loca, nada que ver, yo estoy donde una amiga”, le respondió Rafael, según contó ella.

Mientras tanto, Francisco veía el video que le mostraron los agentes del Gaula de una camioneta Nissan andando por una calle. “Yo dije que no se le veía la placa ni quién estaba conduciendo (...) Llamo a Rafael y digo: ‘¿dónde está?, contésteme, contésteme, es urgente’ ”. Su hermano nunca le respondió ni tampoco volvió a contestarle a Catalina.

Francisco sostuvo que, junto con los agentes del Gaula, habló con el vigilante del edificio en donde vivía Rafael (Equus 64), quien les contó que en la mañana, él hizo movimientos extraños con el carro y hora y media después llegó caminando.

Francisco se fue luego al edificio Equus 66 tras recibir una llamada de su hermana Catalina, quien le dijo que estaba fuera del apartamento de la familia (que estaba en oferta para alquiler y al que Rafael tenía acceso), pero que no le había funcionado la llave.

Sobre ese momento, Catalina relató: “Timbro y timbro enloquecida (...) Empecé a oler que había cigarrillo (...) Me huele que este man (Rafael) está adentro”.

Ya en el Equus 66, Francisco, según contó, le preguntó al vigilante por la camioneta, y él le dijo que estaba parqueada en el sótano. “En el interior del carro había un zapatico blanco (...) Ahí, digamos, el mundo empieza a cambiar. Yo venía tranquilo buscando a mi hermano, que no aparecía y era normal que no apareciera; tenía problemas de alcohol y drogas hace 15 años”, relató. Su angustia, dijo, era por saber dónde estaba Rafael y por qué en el carro había “un zapatico de una niña”.

En el interior del carro había un zapatico blanco (...) Ahí, digamos, el mundo empieza a cambiar

Francisco llamaba a Rafael desde la terraza, pero como no le contestaba ni le abría, entró por la terraza comunitaria y vio el apartamento lleno de colillas de cigarrillo, aguardiente y aceite. “Rafael se embadurnaba de aceite cuando se emborrachaba mucho o cuando se drogaba. Lo que dije fue: ‘este huevón se volvió a embadurnar de aceite’. Empiezo a hacer una inspección y no veo nada, pero después veo una sombra, y esa sombra es Rafael. Agarro a Rafael y me entra una ira absoluta, sobre todo porque la niña que estaban buscando tenía la edad de mi hija mayor. Le dije: ‘Rafael, hijo de puta, ¿qué hizo la niña?, ¿dónde está la niña?, yo en el carro vi un zapatico (...)’ Le digo que lo voy a matar”.

De este momento, Catalina relató: “Nunca en mi vida oí a Francisco gritar de esa manera, fue tan angustioso que yo me puse a llorar y llamé a mi esposo y le dije: ‘Francisco va a matar a Rafael’”.

Rafael finalmente le contesta a Francisco sobre la niña: “Se bajó en la 65 con circunvalar”, le dijo. Francisco lo volvió a interrogar: “¿Se bajó o se tiró? Porque esa niña tiene 7 años; si una niña se tira, está vuelta nada en la calle (...) Me dice: ‘No, yo paré y la niña estaba superangustiada y se bajó, y se fue corriendo y ahí se le cayó el zapato. Ahí yo me tranquilizo un poco”, relató Francisco.

Antes de salir del apartamento en donde encontraron a Rafael, “Francisco dice: ‘No toquen nada. Dejen todo así’. Ni siquiera tocamos la botella de aceite, de aguardiente, nada”, relató Catalina.

Se enteran del crimen
Condena a Rafael Uribe Noguera

Rafael Uribe Noguera, confeso asesino y perpetrador de abuso sexual contra Yuliana Samboní.

Foto:

Carlos Ortega / Archivo EL TIEMPO

Tanto Francisco como Catalina coinciden en que la decisión de buscar una clínica para Rafael se tomó por el estado en el que estaba: pálido y sudoroso. Pensaron que tenía una sobredosis de cocaína. Bajaron con él caminando hasta la carrera séptima, tomaron un taxi, y luego en la calle 72 Catalina se bajó y se fue a la casa de sus papás.

En el camino a la Clínica Monserrat, Francisco se enteró del asesinato de la niña Yuliana Samboní. “Empezando a subir por la 134 , Rafael se agacha y pasitico me dice: ‘Le voy a contar la verdad: Yo maté a la niña’. Y si la vida se me había puesto al revés, ahí se me acabó”, dijo Francisco.

Empezando a subir por la 134 , Rafael se agacha y pasitico me dice: ‘Le voy a contar la verdad: Yo maté a la niña’

Según su relato, cuando se bajaron del taxi, él le dijo a Rafael: “Usted es un hijueputa, lo odio (...) Se va a morir en la cárcel. Él (...) me dice: ‘Sí, yo sé’. Le digo: ‘¿Cómo la mató? Y ahí me dice: ‘Fue un accidente, la niña estaba gritando muchísimo en el carro, yo le tapé la boca y la niña se murió’. Y le dije, ‘¿pero usted le hizo algo más?’, y el man dijo: ‘No, pero le quité la ropa’ ”.

El testimonio de Rafael Uribe Noguera en el juicio del caso Samboní
Rafael Uribe Noguera en audiencia
Lo que ocurre después

Los agentes del Gaula llegaron a la clínica en donde estaba Rafael, y Francisco les contó que él le había confesado el asesinato. “Cuando yo me bajé del taxi le pregunté, ‘¿dónde está la niña?’, y Rafael me dice: ‘La metí debajo del jacuzzi’ ”.

Antes de acompañar a los agentes del Gaula hasta el apartamento del Equus 66, sobre las 8 de la noche de ese domingo, Francisco llamó a su hermana Catalina para que lo relevara en la Clínica Monserrat.

Ya en el apartamento del Equus 66, Francisco les dijo a los del Gaula: “¿Ustedes tienen algún problema con que yo me vaya de acá (la escena del crimen)?”, y dicen que no.
Rafael fue trasladado a la Clínica Vascular Navarra, y, según contó Catalina, ella se enteró de que la niña estaba muerta a las 11 de la noche.

Hermanos Uribe Noguera declaran en juicio del caso SamboníHermanos Uribe Noguera declaran en juicio del caso Samboní
Francisco Uribe

“Me aborda el mismo miembro del Gaula con el que siempre hablé y me dice: ‘¿Usted sabe algo?’ ¿De qué?, ‘¿De la ubicación de la niña?’ Le dije: ‘No tengo idea’. Él me mira raro. ‘¿Está segura de que no sabe dónde está la niña?’ Le dije: ‘No, no señor, no sé dónde está la niña, más bien si usted sabe, me puede informar (...) ¿Ustedes encontraron a la niña? Y hubo un momento en el que me dijo: ‘Sí, señora, encontramos a la niña. (…) Sentí una pequeña paz y dije: ‘¡La encontraron, gracias Dios mío!’, y le dije: ‘¿Está bien?’ ”.

El agente, dijo Catalina, la interpeló: “¿Cómo así que está bien, usted no sabe nada?” Y dije: ‘No, yo no tengo idea de nada, ¿está bien la niña?’ Y me dijo: “No, no está bien, parece que la encontramos sin vida’. Ahí el mundo se me vino encima”.
Catalina dijo que en una de las entradas a la habitación le dijo a Rafael: “La niña está muerta”, y él solo llora y me pide perdón”.

Relató además que apenas supo el lunes siguiente que el cuerpo de la menor estaba en el jacuzzi, y dijo que se enteró por los medios de comunicación.

Sobre las acusaciones de encubrimiento

La Fiscalía ha dicho que los hermanos Uribe Noguera manipularon el celular de Rafael para ocultar información.

Sobre este punto, Catalina dijo en el juicio que comenzó a recibir amenazas por las redes sociales. Por el Messenger de Facebook, según contó, la amenazaban con sus hijas, “que las deberían violar”.

Sostuvo que comenzó a sentir “paranoia” y angustia por las fotos de sus hijas y sobrinas que estaban expuestas en las redes de Rafael y le pidió a su mamá que le preguntara a él las claves de las cuentas para inhabilitarlas y evitar las amenazas.
Catalina relató que inhabilitó por computador lo que se podía, pero no pudo bloquear el WhatsApp porque eso debía hacerse directamente en el celular y le pidió a Francisco que le enviara el teléfono de Rafael.

Dice que al prenderlo se desplegaron los mensajes de esa aplicación en los que amenazaban a la familia, que desinstaló WhatsApp, apagó el celular y nunca más volvió a prenderlo.

Hermanos Uribe Noguera declaran en juicio del caso Samboní (Segunda Parte)Hermanos Uribe Noguera declaran en juicio del caso Samboní
Audiencia pruebas contra los hermanos Uribe Noguera

Desconocidos enviaron las amenazas al número de Rafael porque era el que estaba en el aviso de alquiler del apartamento de Equus 66.

Francisco contó que el lunes 5 de diciembre iba en un taxi cuando escuchó en la radio al fiscal general Néstor Humberto Martínez diciendo que sabía que unas personas habían estado en el apartamento y manipularon la evidencia. “A mí me da una angustia profunda porque los únicos que estuvimos en el apartamento fuimos Catalina y yo. La vida se me puso patas arriba: mi hermano había matado a una niña, dicen que yo modifiqué la escena. Me toca cambiarme de casa porque nos van a matar, y mi socio me dice que me tengo que ir de la oficina, donde llevaba trabajando 18 años”.

Desde la cárcel de Valledupar, Rafael Uribe Noguera habló en el juicio que se desarrolla contra sus hermanos. Reconoció que al inicio les mintió y les dijo que la niña Yuliana Samboní se había bajado del carro en la circunvalar. Admitió que escondió el cuerpo de la pequeña en el jacuzzi cuando se dio cuenta de que sus hermanos estaban intentando entrar al apartamento.

JUSTICIA

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.