El mensaje correcto frente a los violentos / Opinión

El mensaje correcto frente a los violentos / Opinión

La Fiscalía y los jueces tienen un papel fundamental para que los vándalos paguen por sus actos.

Más buscados en Bogotá

Estos son los más buscados en Bogotá por realizar actos de vandalismo durante las marchas del paro nacional.

Foto:

Cortesía Policía Nacional

Por: Jhon Torres
01 de diciembre 2019 , 08:39 p.m.

Con la rapidez que el país espera no solo como reacción a situaciones extremas, sino en el día a día, la justicia colombiana ha empezado a meterles mano a los casos de los vándalos infiltrados en las marchas del paro nacional.

La captura y la orden de cárcel para el delincuente que se robó un bus y lo estrelló contra la puerta de un almacén de cadena para abrirles paso a los saqueadores en el sur de Bogotá, la rápida reactivación del proceso por el vandalismo confeso en video de la ininteligible ‘Epa Colombia’ –después de la polémica decisión de una jueza que ahora será investigada por la Judicatura– y la publicación de las fotos de los vándalos por los que se ofrecen hasta $ 3 millones de recompensa son las noticias que necesitan los colombianos. El mensaje de que la violencia y el delito no son compatibles con el derecho a la legítima protesta.

(Le puede interesar: ¿Por qué 'Epa Colombia' no va a la cárcel y hombre que robó SITP sí?)

La Fiscalía y los jueces tienen un papel fundamental en la protección de ese derecho, precisamente trabajando para desterrar la idea, harto extendida, de que los protagonistas de actos de violencia, vandalismo y saqueos pueden pasar impunes.

En buena hora, los operadores judiciales han priorizado la judicialización de esos casos. Y lo que procede ahora es seguir adelante, de tal manera que frente a ellos no empiecen a aparecer los vencimientos de términos y otras yerbas procesales que luego se traducen en excarcelaciones e impunidad.

Sin duda, la contribución del sistema de justicia a un ejercicio democrático de la protesta en el país pasa por aclarar plenamente las responsabilidades frente a los excesos de miembros de la Fuerza Pública en la contención de las manifestaciones. La investigación por la muerte del joven estudiante Dilan Cruz en una operación del Esmad será sin duda uno de los referentes en esta materia.

Pero la justicia debe también identificar y judicializar a los encapuchados que han herido de gravedad a decenas de policías como Arnoldo Verú, a quien un criminal le estalló una papa bomba en la cabeza durante una protesta en la Universidad Surcolombiana de Neiva.

Tener plena certeza de que incluso después de los desórdenes más graves aparecerá la cara de la justicia es un mensaje que debe llegar sin esguince alguno a todos los colombianos. Tanto a los que protestan como a los ciudadanos que terminan afectados por la expresión del inconformismo social. Y, sin duda, a los que se escudan en la masa para sacar a relucir la violencia sin sentido, cuando no simplemente para delinquir.

JHON TORRES
Editor de EL TIEMPO
En Twitter: @JhonTorresET

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.