EE. UU. impone históricas condenas a dos coyotes colombianos

EE. UU. impone históricas condenas a dos coyotes colombianos

Las sentencias son de 45 y 50 años de cárcel por violar y asesinar a dos cubanos.

Justicia

Un juez de Distrito Sur de la Florida condenó a Carlos Emilio Ibargüen Palacios y Jhoan Stiven Carreazo Asprilla a penas de 45 y 50 años de cárcel, respectivamente

Foto:

123RF

Por: Unidad Investigativa y Justicia
11 de febrero 2019 , 07:21 p.m.

La justicia de Estados Unidos acaba de imponerles a dos colombianos históricas sentencias por su responsabilidad en el tráfico ilegal de migrantes hacia territorio de ese país, con el agravante de que usaron actos violentos para lograr sus propósitos.

En efecto, un juez de Distrito Sur de la Florida condenó a Carlos Emilio Ibargüen Palacios y Jhoan Stiven Carreazo Asprilla a penas de 45 y 50 años de cárcel, respectivamente, por haber violado y asesinado a dos ciudadanos cubanos que intentaron mover desde territorio colombianos hacia suelo estadounidense y, por lo cual, terminaron extraditados.

Los ciudadanos fueron extraditados a Estados Unidos en 2017 y 2018, y se habían declarado culpables ante una corte de conspiración para inducir a migrantes a ir al país norteamericano, dejando como resultado muertes y poniendo en peligro la vida de personas.

De acuerdo con las autoridades norteamericanas, los dos hombres participaron "en uno de los caso más fríos e insensibles investigados por el departamento de Investigaciones de Seguridad Nacional".

De acuerdo con el expediente judicial, desde 2014 Ibargüen, Carreazo y otros coautores, organizaron viajes para transportar migrantes desde Colombia hacia la frontera panameña, en ruta hacia Estados Unidos.

En 2016 tres cubanos arreglaron y pagaron a los hombres para que los transportaran desde Colombia a Panamá, en su viaje a los Estados Unidos, país al que pretendían llegar por Miami.

El 7 de septiembre del 2016, durante un trayecto del viaje, las tres víctimas (dos hombres y una mujer) fueron entregadas a un barco cuyo capitán era Ibargüen. Carreazo se unió más tarde.

Durante el viaje, Ibargüen y Carreazo sacaron una navaja y un arma y amenazaron a los migrantes. Ibargüen amarró los brazos de los dos hombres y los tiró por la borda, pero asegurándolos al barco con una cuerda.

Ibargüen y Carreazo sacaron una navaja y un arma y amenazaron a los migrantes. Ibargüen amarró los brazos de los dos hombres y los tiró por la borda. Luego violaron a la mujer y la degollaron

Uno de estos hombres sobrevivió y narró que escuchó como Ibargüen y Carreazo violaron a la mujer antes de cortarle la garganta y asesinarla. Además, luego los hombres degollaron al otro cubano al que habían tirado por la borda.

Mientras sus compañeros eran asesinados, el sobreviviente logró desamarrar su brazos y huir nadando,  Ibargüen y Carreazo lo abandonaron a su suerte, asumiendo que moriría.

Al día siguiente un pescador local descubrió al sobreviviente, que luego fue rescatado por la Armada colombiana. El hombre mostró a las autoridades colombiana el sitio en donde ocurrieron los asesinatos y pudieron recuperar los cuerpos, cuyas gargantas y estómagos habían sido cortados completamente y estaban atados y sumergidos.

Poco tiempo después los asesinos fueron arrestados.

“Los actos atroces cometidos por los acusados en este caso son un claro recordatorio de que el contrabando de extranjeros es intrínsecamente peligroso y puede ser mortal”, aseguró el fiscal general adjunto, Brian A. Benczkowski, miembro de la División de lo Penal del Departamento de Justicia.

La ruta utilizada, según la investigación que terminó en la condena este lunes de Ibarguen Palacios, de 27 años, y de Carreazo Asprilla, de 23, tenía líneas de acción a través de aguas del Pacífico y del Atlántico, en la región de Chocó, para mover a los ilegales hasta Panamá.

Hace dos meses, a comienzos de diciembre, por este mismo caso fue condenado el también colombiano Fredis Valencia Palacios a 15 años de cárcel, por haber colaborado en el accionar ilegal de los recién sentenciados.

Este caso es un claro recordatorio de que el contrabando de extranjeros es intrínsecamente peligroso y puede ser mortal

“Los acusados llevaron a cabo un viaje fatal de contrabando de personas por el que dos víctimas pagaron el precio final. (…) Las importantes sentencias de prisión federal impuestas contra los contrabandistas no pueden devolver la vida, pero esperamos que sirva para frustrar el peligroso negocio del contrabando de extranjeros”, aseguró la fiscal federal Ariana Fajardo Orshan, del Distrito Sur de Florida.

De hecho, es en esa misma área donde actuaban los condenados que al menos 200 personas de origen africano y cubano se encuentran ‘varadas’ desde hace unas 48 horas que Panamá ordenó el cierre de la frontera con Colombia, debido a la detección de 6 casos de malaria africana.

 
UNIDAD INVESTIGATIVA Y JUSTICIA
u.investigativa@eltiempo.com
Twitter: @UInvestigativaET  @PazYJusticiaET

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.