La cárcel del asesino de niña de Fundación, Garavito y Uribe Noguera

La cárcel del asesino de niña de Fundación, Garavito y Uribe Noguera

Adolfo Arrieta García llegó a La Tramacúa, de Valledupar. Allí van los criminales más peligrosos.  

Fundación, Magdalena asesinato menor de 9 años

Fotografía durante el proceso de judicialización de Adolfo Arrieta García.

Foto:

Roger Urieles

Por: Justicia
08 de octubre 2018 , 09:06 p.m.

Adolfo Arrieta García, el confeso asesino de la niña Génesis Rúa en Fundación (Magdalena), se convirtió desde este fin de semana en un nuevo ocupante del bloque de tres pisos de la cárcel de Valledupar en la que cumplen sus condenas los más peligrosos asesinos y violadores en serie del país.

Esa cárcel, que es conocida como 'la Tramacúa', es una de las más temidas por los delincuentes en Colombia. El estricto régimen de seguridad, pero sobre todo el calor infernal que hasta hace poco era aún más agobiante porque en el penal casi nunca había agua (fueron necesarias varias tutelas para forzar al Inpec a garantizarla), justifican ese temor.

Arrieta, quien aún no ha sido condenado, se enfrenta a una condena que podría llegar a los 60 años de prisión. Aunque no ha admitido la violación de la niña de 9 años, las pruebas de Medicina Legal son claras: abusó de la menor, la asesinó y luego incineró su cuerpo, en uno de los crímenes que más han sacudido a los colombianos.

Fotos del sepelio en Fundación

La manifestación en Fundación, en rechazo del asesinato de Génesis Rúa, comenzó en la mañana de este viernes y terminó con el sepelio de la menor.

Foto:

Roger Urieles

El hombre, quien sigue sosteniendo que no sabía lo que hacía, compartirá ese bloque de 'la Tramacúa' con Rafael Uribe Noguera, el asesino de la niña Yuliana Samboní, quien purga 58 años de prisión. Él también fue enviado a Valledupar luego de que fuera atacado por sus compañeros de prisión (en ese momento, la cárcel La Picota de Bogotá).

Allí está también Luis Alfonso Garavito, el depredador sexual más temido en la historia reciente del país y cuyos crímenes incluso han llamado la atención de los científicos. Levith Rúa Rodríguez, apodado la ‘Bestia del matadero’, asesino de una joven en Barranquilla y señalado de otros casos en Cesar y Sucre, también está en ese penal.

Condena a Rafael Uribe Noguera

Rafael Uribe Noguera, confeso asesino y perpetrador de abuso sexual contra Yuliana Samboní.

Foto:

Carlos Ortega / Archivo EL TIEMPO

Luis Alfredo Garavito

Luis Alfredo Garavito, condenado por violar y asesinar a más de 100 niños.

Foto:

Milton Díaz

Levith Aldemar Rúa Rodríguez

Levith Aldemar Rúa Rodríguez, señalado de haber abusado y asesinado a la estudiante del Sena Gabriela Andrea Romero Cabarcas.

Foto:

Cortesía: Zona Cero

Crímenes atroces de niños

Orlando Pelayo, condenado a 58 años de cárcel por asesinar a su bebé de 11 meses de edad.

Foto:

Felipe Caicedo

El violador de niños de Barranquilla y los peores abusadores del país

Manuel Octavio Bermúdez, el ‘Monstruo de los cañaduzales’, condenado a 56 años de cárcel por el asesinato de más de 20 niños.

Foto:

Archivo particular

Javier Velasco

Javier Velasco atacó, violó y torturó a Rosa Elvira Cely en el 2012, en el parque Nacional de Bogotá. La víctima falleció posteriormente y el asesino fue condenado a 48 años de prisión.

Foto:

Carlos Ortega

Otro de los reos de 'la Tramacúa' es Orlando Pelayo, condenado a 58 años de cárcel porque asesinó a su hijo de 11 meses, Luis Santiago Pelayo Lozano. Manuel Octavio Bermúdez, el ‘monstruo de los cañaduzales’, condenado por el asesinato de al menos 150 niños; y Javier Velasco, el asesino de Rosa Elvira Celis, quien paga 48 años de cárcel, son otros de los reclusos.

A diferencia de las demás cárceles del país, donde el promedio de sobrecupo roza el 50 por ciento, en la de máxima seguridad de Valledupar no hay hacinamiento. Allí se cuentan hoy 1.439 internos y el penal tiene capacidad para 1.632. En 'la Tramacúa', inaugurada en el 2000, existe un protocolo de seguridad para el manejo penitenciario de depredadores sexuales que empezó a aplicarse con Garavito hace casi 20 años.

Así, aunque están en un mismo bloque, los criminales no tiene contacto directo, para evitar riesgos. Casi todos sus movimientos quedan grabados en video, incluso la preparación de alimentos. Arrieta, como Uribe Noguera y los otros, llegan a un protocolo de disciplina que establece, por ejemplo, que solo pueden tomar una hora de sol al día. Las celdas, con camas de concreto, miden 1,20 metros por 1,90 metros.

Para poder llegar hasta las celdas, los visitantes tienen que cruzar tres controles, incluidas dos puertas con rejas. En otro de los controles hay perros adiestrados para detectar no solo alucinógenos sino venenos, pues el riesgo de suicidio en este tipo de personas se considera alto.

Arrieta estaba recluido en la cárcel Rodrigo de Bastidas de Santa Marta. Allí fue blanco de varias agresiones, por lo que el Inpec decidió evacuarlo hacia Valledupar, a donde llegó en la madrugada del sábado.

JUSTICIA

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.