Reclutamiento de niños, un capítulo pendiente de Colombia: CIDH

Reclutamiento de niños, un capítulo pendiente de Colombia: CIDH

Nueva presidenta de la Comisión participará en el tercer seminario que se realizará en Bogotá.

Reclutamiento de niños, un capítulo pendiente de Colombia, según la CIDH

Según la CIDH, aún se presenta reclutamiento de niños por grupos armados.

Foto:

EL TIEMPO

Por: Ángela Constanza Jerez
08 de abril 2019 , 08:02 p.m.

En el 2018, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA (CIDH) presentó a Colombia un informe de seguimiento a las recomendaciones que había hecho al país en el 2014 (informe Verdad, Justicia y Reparación). 

En el caso de la violencia a la niñez, en el capítulo V del documento, fue insistente en señalar que el cumplimiento de las recomendaciones era parcial y que en uno de los casos (reclutamiento y desvinculaciones de los niños), Colombia no había entregado la información solicitada ni desagregada por año para verificar el avance.

Las recomendaciones dadas en el 2014 por la organización fueron dos: realizar investigaciones pertinentes para conocer el dato preciso de niños y adolescentes reclutados por grupos armados ilegales y el de desvinculados de manera informal; y garantizar a los menores de edad desvinculados los mecanismos pertinentes para su completa reintegración a la vida civil, dando medidas específicas para las niñas desmovilizadas.

“La múltiple violación de los derechos de niños, niñas y adolescentes sigue siendo un gran desafío (para el país), y la CIDH acompaña los esfuerzos del Estado colombiano para enfrentarlo. El acuerdo de paz es un instrumento esencial para lograr que la sociedad colombiana encuentre los espacios que le permiten avanzar en políticas de justicia y restitución de derechos, pero también de prevención a nuevas violaciones”, señala Esmeralda Arosemena de Troitiño, quien en febrero pasado fue elegida presidenta de la CIDH y estará por primera vez en Colombia.

Reclutamiento de niños, un capítulo pendiente de Colombia

Esmeralda Arosemena de Troitiño fue elegida presidenta de la CIDH en febrero pasado.

Foto:

AFP

Ella es uno de los expertos internacionales que participan en el tercer seminario ‘Pensamiento latinoamericano sobre derechos de la infancia: desafíos y respuestas frente a la violencia contra las niñas en escenarios de conflicto armado y crimen organizado’, que se hará este martes en Bogotá.

Colombia fue escogida como sede del encuentro por haber sufrido los impactos tanto del conflicto armado como del crimen organizado y haber tenido respuestas de Estado a esas dos realidades. El seminario se realiza cada año y está en el marco del proyecto Tejiendo Redes Infancia, de la Red Latinoamericana y Caribeña por la defensa de los derechos de los niños, niñas y adolescentes (Redlamyc) y la Unión Europea. El evento es liderado en el país por la Alianza por la Niñez Colombiana, integrante de esta red de redes en la que están 26 coaliciones de 19 países de la región.

“Vivimos hoy en la región un preocupante aumento de los movimientos antiderechos, con acciones contrarias al principio de no regresividad, establecido en el derecho internacional, lo que nos obliga a encontrar alternativas estratégicas”, asegura De Troitiño, que respondió un cuestionario para EL TIEMPO desde Washington (Estados Unidos), antes de viajar a Colombia.

Hace poco fue nombrada presidenta de la CIDH. ¿Qué significa esta responsabilidad?

Dirigir la Comisión Interamericana de Derechos Humanos es una gran responsabilidad que, en lo personal, significa poder reafirmar el compromiso de impulsar la promoción, la protección y la defensa de los derechos humanos de todas y todos, sin exclusión alguna. Además de contribuir con el fortalecimiento institucional para asegurar el cumplimento de nuestros mandatos con la máxima eficiencia y con el mayor impacto de efectividad para los usuarios del sistema. La oportunidad para la participación de la mujer en los cargos directivos la considero tanto como derecho como responsabilidad para aportar conocimientos, experiencias, enfoques y puntos de vista.

En el último informe de país –Colombia (2014)–, la CIDH señaló que los principales desafíos que enfrentaba la niñez colombiana en el conflicto armado era ser víctima de múltiples violaciones a sus derechos, ¿eso sigue siendo así después de los acuerdos de La Habana y el desmonte de las Farc?

A partir de los acuerdos, es posible impulsar soluciones y encontrar respuestas a las demandas de las víctimas. Lamentablemente, aún recibimos información sobre reclutamiento de niños por grupos armados y la grave problemática de la explotación sexual de niñas, asuntos sobre los que la Comisión ha expresado preocupación, en particular en su informe anual en el capítulo V al respecto de Colombia. Seguimos monitoreando los retos y avances e invitamos al Estado a seguir avanzando en la implementación de los acuerdos y en la prevención de nuevas violaciones de derechos.

¿En cuanto al regreso de niñas y niños desvinculados del conflicto, qué información tiene la CIDH?

La CIDH desde los distintos mecanismos de monitoreo sigue muy de cerca la situación de niñas, niños y adolescentes desvinculados del conflicto, y en particular a partir de las recomendaciones hechas al Estado en el informe de país de 2014. Hoy, la Comisión, en el Informe Anual 2018, cuenta con un análisis en detalle de este monitoreo. Se debe ir más allá de la restitución de derechos a niñas y niños desvinculados, tema que obliga a tomar acciones de seguimiento por parte de las organizaciones que están trabajando en terreno, en alianza con grupo de defensores y defensoras de derechos humanos. Para la CIDH es de gran preocupación la realidad que enfrentan muchos niños y adolescentes por nuevos casos de reclutamiento por grupos armados o criminales.

Cualquier tipo de política migratoria que pueda generar apatridia aumenta la vulneración de los derechos de niñas y niños

En el informe de 2018, la CIDH señala la grave situación de derechos humanos de la niñez indígena, ¿el país ha hecho algún reporte de avances de superación de esa situación?

Conforme se menciona en el informe anual, el Estado informó sobre la implementación de los programas ‘Más familias en acción’ y ‘Jóvenes en acción’. Ambos están enfocados en la superación y en la prevención de la pobreza, siendo que en el primero el Estado indicó que son más de 120.000 familias de pueblos indígenas atendidas. La CIDH toma nota de las políticas sociales desarrolladas por el Estado, pero resaltó en su informe anual la necesidad de que estas tengan un enfoque de derechos, garantizando la inclusión de los sectores mayormente afectados por múltiples factores de vulnerabilidad. De allí la importancia para la Comisión de contar con el apoyo y la alianza de las organizaciones.

En el mismo documento la Comisión mostró preocupación por el aumento de niños apátridas que nacen en Colombia, debido al alto número de mujeres venezolanas víctimas del desplazamiento. ¿La Comisión ha hecho recomendaciones a Colombia en este sentido?

Se considera que hay cerca de 8.200 mujeres embarazadas que no cuentan con situación migratoria regular, según información de Migración Colombia; para la CIDH es preocupante y así lo ha expresado. Cualquier tipo de política migratoria que pueda generar apatridia aumenta la vulneración de los derechos de niñas, niños y adolescentes y les dificulta acceso a los derechos.

¿Qué políticas o mecanismos de los que ha diseñado Colombia para garantizar los derechos de los niños, niñas y adolescentes, en especial frente a los riesgos específicos derivados del contexto del conflicto armado, destaca la Comisión?

En el citado Informe Anual 2018, la Comisión destaca las acciones del ICBF en la restitución de los derechos de niñas, niños y adolescentes afectados por el conflicto armado, además de las iniciativas del Estado en establecer, con carácter normativo, una línea de política pública de prevención al reclutamiento, utilización y violencia sexual de niñas, niños y adolescentes por grupos armados. La Comisión también identifica las acciones de desarrollo con enfoque territorial que tienen como objetivo garantizar los derechos de niñas, niños y adolescentes y ampliar la presencia del Estado en todas las reuniones de alta vulnerabilidad. Para la Comisión es importante que el país establezca sus planes de acción para atender la especificidad de este grupo y evaluar el cumplimiento de los estándares que la propia Comisión ha establecido en sus distintos mecanismos.

Según su experiencia, ¿qué deben hacer los Estados para proteger a la niñez y garantizarle un futuro mejor?

La CIDH reitera la importancia de que los Estados implementen los sistemas nacionales que garanticen la protección integral, en los términos planteados en las recomendaciones del informe temático presentado en 2018. La necesidad de elaborar e implementar una política pública con enfoque de derechos para niñas, niños y adolescentes, de carácter vinculante para toda la institucionalidad y con responsabilidad de participación de todos los sectores, principalmente de niñas, niños y adolescentes. Una evaluación y seguimiento de su cumplimiento con transparencia y rendición de cuentas. Aseguramiento presupuestario para la inversión en la niñez, y siempre considerando los principios de igualdad y dignidad humana, no discriminación, de prioridad absoluta y del interés superior de niñas, niños y adolescentes.

Cifras del informe sobre reclutamiento

Sobre la violencia contra niños, niñas y adolescentes, la CIDH advierte que aunque el reclutamiento ilícito en el país se ha reducido –pasaron de 279 casos en 2013 a 50 en 2016 y 5 a agosto de 2017, principalmente por la desmovilización de las Farc, que pasaron de 197 en 2013 a 2 en 2017–, en Córdoba, Quindío, Risaralda, Amazonas, Boyacá y Vichada está aumentando. Esto es por las acciones de los grupos armados organizados y las disidencias de las Farc.

El informe también señala que niñas de entre 10 y 13 años son reclutadas como compañeras sentimentales y para labores domésticas. Los niños y jóvenes son utilizados como informantes o cobradores de extorsiones. Según el documento, el Estado informó que existen registradas 4.860 víctimas de reclutamiento ilícito atribuidas a las Auc. Del total de víctimas, 316 fueron reclutadas entre el 1.° de enero y el 31 de julio de 2017.

Y los tribunales de Justicia y Paz han realizado imputaciones por 96 hechos que involucran a 102 víctimas y a agosto de ese año existían 46 postulados condenados por 279 hechos. En sentencias se han reconocido 1.250 víctimas de este delito.

¿Dónde y cuándo?

El tercer seminario ‘Pensamiento latinoamericano sobre derechos de la infancia’ se realiza este martes en el Metrotel 74 (calle 74 n.° 13-27), en Bogotá. Entrada: previa inscripción.

ÁNGELA CONSTANZA JEREZ
Especial para EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.