Hace 35 años, la mafia le declaró la guerra a Colombia

Hace 35 años, la mafia le declaró la guerra a Colombia

En el 30 de abril de 1984 fue asesinado el ministro Rodrigo Lara. Solo dos personas pagaron cárcel.

Rodrigo Lara Bonilla

El asesinato del entonces ministro de Justicia, Rodrigo Lara Bonilla, ocurrió hace 35 años, el 30 de abril de 1984.

Foto:

El Tiempo

Por: Justicia
30 de abril 2019 , 09:30 p.m.

El paso de los años dejó claro que Pablo Escobar,  la entonces cabeza del cartel de ‘Medellín’  y considerado el narcotraficante más sanguinario en la historia del país, fue quien ordenó el asesinato del ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla, la noche del 30 de abril de 1984.

En el 2012 el crimen fue declarado de lesa humanidad para evitar que la investigación por el primer magnicidio de la mafia prescribiera por tiempo. Lo paradójico es que de los 16 presuntos involucrados en el asesinato de Lara Bonilla solo dos pagaron cárcel y ya están en libertad. Otros implicados fueron asesinados y al menos seis fueron exonerados.

"El gran legado de mi padre fue su ejemplo de vida dedicada al trabajo por los demás, inculcando principios y actuando en concordancia con ellos: el respeto a la justicia, la verdad y la moral", afirma Rodrigo Lara, actual alcalde de Neiva.

Para el alcalde, la investigación por el crimen de su padre 35 años después está a medias. "Siempre he pensado que hubo un complot de la clase política y estos mafiosos. Y aunque fue declarado un crimen de lesa humanidad para hacer justicia, hoy es poca la justicia ejercida", puntualiza Lara.

Cuando fue asesinado, Lara Bonilla tenía 37 años y ejercía como ministro de Justicia del gobierno de Belisario Betancur. Recibió 14 tiros que le disparó Iván Darío Guisado, sicario al servicio de una red criminal de Medellín que se hacían llamar ‘los Priscos’ y que estaba al servicio de Pablo Escobar.

El Ministro se desplazaba en un BMW de color blanco cuando fue interceptado por dos hombres en moto sobre la calle 127 con avenida Boyacá, en el norte de Bogotá. Dos de sus escoltas quedaron heridos.

Guisado era el parrillero de la moto que conducía Byron Velásquez Arenas, de 18 años. Los dos sicarios  fueron alcanzados unas cuadras más adelante por los escoltas de Rodrigo Lara,  Velásquez perdió el control de la moto y él y el parrillero cayeron sobre  el pavimento.

Guisado, quien había disparado, falleció de inmediato por el impacto y Velásquez, quien quedó herido, fue capturado y trasladado a un hospital. Se convirtió entonces  en la pieza clave para identificar a las cerca de 14 personas que según las autoridades participaron directa e indirectamente en el homicidio de Lara Bonilla.

El gran legado de mi padre es el respeto a la justicia, la verdad y la moral

Según los relatos obtenidos  por la  justicia, los dos jóvenes sicarios viajaron desde Medellín hasta Bogotá para cometer el crimen, que estuvo precedido de seguimientos al ministro Lara Bonilla. A cada sicario le ofrecieron dos millones de pesos por el asesinato y les dieron un avance de 20 mil pesos.

‘Quesito’, como era conocido Velásquez, fue condenado inicialmente a 16 años de prisión
, pero logró varias reducciones y solo pagó 10 años y 11 meses. Recuperó su libertad el 28 de marzo de 1995, y a sus 39 años reinició su vida en la capital antioqueña.

Otro de los implicados en el crimen del ministro fue Germán Alfonso Díaz Quintana, ‘el Ronco’, quien según el testimonio de ‘Quesito’ fue quien en Bogotá les organizó el hospedaje; y era el segundo sicario en caso de que el primer atentado fallara.

‘El Ronco’ fue capturado el 4 de enero de 1985. Inicialmente, el Juez 45 Penal del Circuito lo condenó a 21 años de prisión, pero el Tribunal Superior de Bogotá le rebajó la pena a 16 años. Recuperó su libertad en marzo de 1994.

Para entorpecer la investigación fueron asesinadas varias personas que estaban al frente del caso, como el juez Tulio Manuel Castro Gil, a quien sicarios lo interceptaron llegando a su casa la noche del  23 de julio de 1984.

Otros asesinatos para impedir que se supiera la verdad​

En Medellín, el 3 de agosto de 1984,  fue asesinada la compañera sentimental de Guisao, Emperatriz Torres, cuando se dirigía a un interrogatorio.

Casi dos años después, el 18 de julio de 1986, fue asesinado Rubén Dario Londoño Vásquez, considerado por las autoridades como el  coautor del magnicidio de Lara Bonilla.

Otros mencionados por 'Quesito' y que nunca fueron ubicados son: Julio César Vargas, Otoniel Álvarez y Óscar Vila, quienes según el testigo participaron en la planeación del asesinato.

El legado de Lara Bonilla

A la trágica muerte de Lara Bonilla prosiguieron una serie de crímenes que hicieron parte de un plan sistemático del narcotráfico contra líderes, dirigentes políticos, jueces y periodistas partidarios de la extradición de nacionales a Estados Unidos.

Esos fueron los casos de los asesinatos de Guillermo Cano (1986), director de El Espectador; del líder del Nuevo Liberalismo, Luis Carlos Galán (1989); del atentado al avión de Avianca (1989); del homicidio de Bernardo Jaramillo Ossa (1990), candidato presidencial de la UP, y el asesinato del candidato presidencial y exguerrillero del M-19, Carlos Pizarro (1990), entre otros. 

“El gran legado de mi padre fue su ejemplo de vida dedicada al trabajo por los demás, inculcando principios y actuando en concordancia con ellos: el respeto a la justicia, la verdad y la moral”, afirma Rodrigo Lara Sánchez, actual alcalde de Neiva, ciudad que vio nacer a su padre, en agosto de 1946, y que a los 23 años también dirigió los destinos de la capital huilense. Pero además fue concejal, diputado y congresista. Para el alcalde, la investigación por el crimen de su padre continúa a medias. “Siempre he pensado que hubo un complot de la clase política y los mafiosos. Y aunque fue declarado un crimen de lesa humanidad para hacer justicia, hoy es poca la justicia ejercida”, puntualiza.

Pero Rodrigo Lara Bonilla no solo era un hombre de ideas liberales, también fue un esposo y padre cariñoso y preocupado porque sus hijos se educaran y conocieran la realidad de su país. Nancy Restrepo, con quien Lara Bonilla estuvo casado 10 años, sostiene que su esposo, abogado de profesión y que hablaba cinco idiomas, “fue el mejor compañero del mundo”. Ella quedó viuda a los 27 años y con tres hijos, de 9, 7 y 3 años.

Su hijo Jorge Lara Restrepo, quien reconoce que con el paso de los años los recuerdos se van borrando, dice que los meses que su padre estuvo en el Ministerio de Justicia “fueron la locura”. “Nos llevaba a sus viajes de trabajo y a las cárceles para que viéramos otra realidad, y fue la época en que empezaron las amenazas”, recuerda. Agrega que al exministro “le gustaba salir los fines de semana en familia, con mis dos hermanos y mi mamá. Su comida favorita era el bistec a caballo”.

Y el senador lo recuerda como un padre extremadamente cariñoso pero exigente y que le daba mucha importancia al valor de la educación. El congresista también destaca que poseía “un extraordinario y fino sentido del humor”.

¿Qué tiene que ver Alberto Santofimio Botero?

En agosto pasado, el excongresista  Alberto Santofimio Botero, preso por el asesinato del líder liberal Luis Carlos Galán, fue incluido en la investigación por el crimen de Lara Bonilla.

Santofimio tiene casa por cárcel y ha cumplido 13 años de la pena de 24 que le impuso la justicia. Ha redimido pena con estudio y trabajo.

Su vinculación al proceso por el asesinato del exministro Lara Bonilla se originó en una declaración de Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alias Popeye, otro sicario del cartel de Medellín y quien dijo que Santofimio “además de ser asesor político de Escobar, fue determinante no solo en el atentado contra el doctor Galán, sino en otros hechos, como el homicidio del ministro Rodrigo Lara”.

Incluso, señaló que hubo un fuerte enfrentamiento entre Jairo Ortega -quien llegó al Congreso por la misma lista que Pablo Escobar- y Lara por la penetración de dineros del narcotráfico en la política. Esto llevó, según 'Popeye',  a que se realizara una campaña de desprestigio contra Lara antes de su asesinato.

JUSTICIA
En Twitter: @PazyJusticiaET

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.