¿Por qué magistrados que investigan a Uribe rechazaron su recusación?

¿Por qué magistrados que investigan a Uribe rechazaron su recusación?

Argumentan que el recurso se fundaba más en 'distractores' que en verdaderas razones.

Álvaro Uribe, líder del Centro Democrático

Álvaro Uribe, líder del Centro Democrático.

Foto:

Juan Diego Buitrago / Archivo EL TIEMPO

29 de agosto 2018 , 11:57 a.m.

"Resulta diáfano que esta recusación contra la Sala se funda más en distractores deliberados que en verdaderas razones de impedimento, y por tanto, no existe amenaza real alguna para la garantía de la imparcialidad del juez".

En esos términos le respondieron los tres magistrados que investigan a Álvaro Uribe Vélez por la recusación que presentó en su contra el pasado 30 de julio para que se apartaran del proceso que se le sigue por presunta manipulación de testigos.

Resulta diáfano que esta recusación contra la Sala se funda más en distractores deliberados que en verdaderas razones de impedimento

Esa respuesta se la dieron hace dos días. Y aunque el expresidente aseguró que iba a desistir de la recusación, aún no ha enviado esa solicitud formal a la Corte.

Es por esto que la decisión de no apartarse del caso -que tomaron los magistrados José Luis Barceló, Luis Antonio Hernández y Fernando Castro- será revisada por otra Sala de tres magistrados que deberá decidir si está o no de acuerdo con que ellos sigan llevando la investigación. Por ahora, la indagatoria que se iba a realizar el 3 de septiembre sigue congelada.

En el documento en el que Barceló, Hernández y Castro rechazan la recusación los magistrados aseguran que las evidencias que el alto tribunal obtuvo en indagación previa "daban cuenta de presuntas conductas delictivas en actual o inminente ejecución, en las cuales habrían tenido eventual participación el representante a la Cámara, Álvaro Hernán Prada, y el senador Álvaro Uribe".

Asegura que por esa razón era oportuno y necesario abrir una investigación formal penal para que en indagatoria explique "los graves señalamientos existentes en su contra".

Según Uribe, la sala debía declararse impedida por haber conocido el origen del proceso y haber dado una opinión. También asegura que ya no tienen competencia, por el acto legislativo que creó la doble instancia.

Otro argumento es que no se le dijo que estaba siendo investigado, pese a que presentó un derecho de petición.

Los magistrados aseguran que no hay duda de que la imparcialidad es una garantía del debido proceso. "Sin embargo, el hecho de estar de acuerdo con los argumentos y la axiología del instituto no significa participar de las razones que expone el abogado para enjuiciar el recto criterio de quienes integramos la Sala", dicen los tres magistrados.

Como los tres magistrados han llevado el caso en el que se decidió archivar una denuncia contra el senador Iván Cepeda por manipulación de testigos, y se concluyó que al que se debía investigar por esa causa era a Uribe, la defensa del expresidente cree que también deben declararse impedidos.

"El señor defensor concluye incomprensible y subjetivamente que los magistrados estamos impedidos no solo de este proceso, ¡sino de todos!, al haber manifestado nuestra opinión sobre los temas que se investigan, y tener un prejuicio sobre los temas que son materia de averiguación", dice su decisión.

Magistrados dicen que la Corte, ante la evidencia "de que cierto comportamiento atribuido al doctor Álvaro Uribe Vélez se podía adecuar a un tipo penal, no tenía opción distinta que compulsar copias para verificar la real ocurrencia de tal conducta, determinar las circunstancias de todo orden en que habría sido cometida y si la misma era constitutiva de algún delito".

Los magistrados le dicen a Uribe que ese es el deber ser de los servidores públicos, por lo que denunciar o compulsar copias, "no es una facultad ni una gracia, sino un deber. De no haberlo hecho los suscritos magistrados no estaríamos siendo recusados, sino procesados".

Los magistrados le dicen entonces a Uribe que no entienden como un hecho que es su deber "es presentado como la manifestación de una opinión indeseada o prohibida e incluso como un prejuzgamiento".

Aseguran los investigadores que es evidente que el defensor "ha realizado conexiones causales artificiales entre procesos para referirse a un prejuzgamiento que no existe". Además, dicen que no se puede aceptar que su imparcialidad está cuestionada porque archivaron la denuncia que Uribe presentó contra Cepeda.

Sobre las razones por las que no le avisaron, la Sala Número Dos de la Corte dice que "no se le podía certificar, para la fecha en que hizo su petición, que estaba siendo investigado en el actual proceso, porque la indagación previa se diseñó, entre otros fines, para establecer la identidad de los posibles autores. Cuando las pruebas practicadas permitieron inferir que posiblemente podría haber intervenido en la comisión de la conducta investigada, fue vinculado al proceso e informado del mismo".

Los magistrados también afirman que no han convertido el caso de Uribe en un asunto mediático y que el expresidente siempre ha tenido garantías, como cuando la Corte ha tomado decisiones que lo han favorecido.

Frente a la doble instancia, la sala le recuerda que aún esta ley no se ha materializado del todo porque no están creadas completamente las dos nuevas salas, por lo que ahora la Sala Penal y la Sala de Instrucción 2 siguen siendo competentes para llevar su caso.

JUSTICIA
En Twitter: @JusticiaET

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.