¿Aún se necesita la ley de cuotas para que mujeres lleguen al poder?

¿Aún se necesita la ley de cuotas para que mujeres lleguen al poder?

Demanda que estudió la Corte dice que más del 30 % de cargos públicos ya son ocupados por mujeres.

Degeneradas - Equidad de género en las empresas

Aún hay muchas entidades que no reportan cuántos empleados tienen para poder establecer si están cumpliendo la ley de cuotas. 

Foto:

iStock

Por: Milena Sarralde Duque
24 de abril 2019 , 12:01 p.m.

Hace 19 años -ante una vergonzosa desigualdad entre hombres y mujeres en materia laboral en los cargos del Estado-, en Colombia se creó una ley que se encargó de reglamentar la participación de las mujeres en los puestos públicos de poder para poder cerrar esa brecha. Esa norma, conocida como la 'Ley de Cuotas', estableció un porcentaje reservado para las mujeres en las diferentes ramas del poder público: Legislativa, Ejecutiva y Judicial.

La ‘Ley de Cuotas’ les ordenó a los nominadores de esos puestos, es decir, a quienes se encargan de hacer los nombramientos de sus empleados, mantener un 30 por ciento de los cargos de máximo nivel decisorio en el Estado para las mujeres, así como otro 30 por ciento en los diferentes niveles laborales.

Si los encargados de hacer esas nominaciones incumplen esta orden, por cuenta de esta ley podrían ser suspendidos hasta 30 días de su trabajo y hasta ser destituidos si insisten en negarse a nombrar mujeres.

Hace cinco meses a la Corte Constitucional le llegó una demanda de Orlando Calderón Quintero y Solly Paola Gualdrón Salazar en la que pidieron que tumbara la exigencia de mantener un porcentaje fijo de cargos públicos para las mujeres. El caso concluyó en que la Corte se declaró inhibida, es decir, no aceptó la demanda, considerando que los argumentos de los ciudadanos no son suficientes para estudiar su petición de fondo.

Pero más allá de la decisión de la Corte, el tema reabrió un debate sobre por qué aún se necesita o no la ley de cuotas, y qué tanto ha avanzado el Estado en garantizar la igualdad laboral para las mujeres en cargos de poder y trabajos públicos.

Por un lado, está el argumento de los que pidieron tumbar esta ley. Ellos aseguran que según el Departamento Administrativo de la Función Pública y los reportes presentados en el 2017 por 1.302 entidades del sector público, la cuota del 30 por ciento ya fue superada, es decir, más del 30 por ciento de cargos de poder en el Estado ya son ocupados por mujeres, y por lo tanto, la ley ya no se necesita.

Según los demandantes, la discriminación que se mantenía contra las mujeres ya no existe, pues hoy no están en las mismas condiciones de hace 19 años, cuando se creó la norma. Aseguran que en los últimos años hubo un cambio cultural, que la mujer hoy está en cargos directivos de multinacionales, tiene poder en las ONG internacionales, tiene un movimiento femenino internacional, y “tiene plena capacidad de disputar un cargo de dirección en el plano de la igualdad con el hombre, sin necesidad de que el Estado le preste medidas encaminadas a ponerla en una condición más favorable respecto de los hombres”.

Tiene plena capacidad de disputar un cargo de dirección en el plano de la igualdad con el hombre, sin necesidad de que el Estado le preste medidas encaminadas a ponerla en una condición más favorable

Como los demandantes aseguran que ya no hay discriminación, desde su perspectiva ya no existen razones que justifiquen una norma favorable para las mujeres, pues consideran que mantener un número de puestos fijos para ellas viola el derecho a la igualdad y al trabajo de los hombres.

Así, plantean que esa diferenciación positiva en las oportunidades de acceso a cargos de poder y otros puestos es “irrazonable”, e incluso, genera más discriminación para las mujeres porque “sugiere que son inferiores o discapacitadas, porque por sus propios méritos no pueden llegar a ocupar los cargos de mayor responsabilidad”.

También aseguran que establecer una cuota va en contra de los cargos de libre nombramiento y remoción, va en contra de la eficacia y eficiencia en la administración pública, y desconoce el mérito, ya que “se antepone el sexo al buen servicio”.

Pero, ¿hasta qué punto es cierto lo que dicen los demandantes? ¿Se superó la meta del 30 por ciento de mujeres en cargos de poder y puestos públicos? ¿Si fuera cierto que ya se cumplió ese porcentaje, es suficiente? 

¿Qué dicen las cifras?
Mathema kids

No todas las entidades han reportado el número total de sus trabajadores. 

Foto:

123RF

Según el último reporte de Función Pública sobre la participación de las mujeres en los cargos de poder en el Estado, 1.430 entidades públicas reportaron información concreta sobre quiénes son sus trabajadores. De ese total, 1.229 son entidades locales (como alcaldías, gobernaciones, juzgados), y las otras 201 son nacionales (como Ministerios, Altas Cortes, Agencias, etc).

A esto se suma que los Objetivos de Desarrollo Sostenible le pusieron a Colombia una meta: En el 2018 los cargos directivos debían ser ocupados en un 44.5 por ciento por las mujeres, y en el 2030, en un 50 por ciento.

De las 1.430 entidades que reportaron, se encontró que de 6.177 cargos directivos y del máximo nivel en la toma de decisiones, las mujeres ocupan 2.614 de estos puestos, es decir, un 42 por ciento. Y en otros cargos de diferentes tipo de poder, de 7.909 puestos reportados, las mujeres tienen 3.568, es decir, el 45 por ciento.

En ese sentido, Función Pública aseguró en su último reporte que la ley de cuotas se superó en el 2018, pues los porcentajes de participación de las mujeres son mayores a los exigidos. En la Rama Ejecutiva, dice Función Pública, las mujeres ocupan el 40 por ciento de cargos directivos. En la Rama Legislativa, el 58 por ciento, y en la Rama Judicial, el 38 por ciento.

¿Por qué no todo es como parece?

Lo que asegura la Corte es que la información que tenían los demandantes que pedían tumbar la ‘Ley de Cuotas’, es decir, los datos de Función Pública, no son suficientes para establecer si realmente hay un avance en el nombramiento de mujeres en cargos de poder y otros puestos del Estado.

Una de las razones es que las entidades que reportan sus datos no son todas las que existen por lo que la Corte consideró que los argumentos de los demandantes son especulativos y no muestran una realidad total.

Por ejemplo, en el informe del 2018 las que entregaron información sobre quiénes ocupan sus cargos fueron 201 entidades nacionales, pero actualmente en el país hay 264. Y dentro de las entidades territoriales reportaron su información 1.229, pero el total de entidades locales son 6.040. ¿Será que las que no reportan, están cumpliendo?

Las opiniones: el largo camino que aún falta
Equidad laboral en Colombia

La mayoría de cargos directivos siguen siendo ocupados por hombres. 

Foto:

123RF

En su concepto, la Defensoría del Pueblo aseguró que, en efecto, los datos aportados por Función Pública sobre las mujeres en cargos de poder son insuficientes, pues no demuestran que cada categoría de cargos directivos estén siendo efectivamente ocupados por mujeres. Es decir, aún no se ha garantizado que el 30 por ciento de los ministerios, departamentos administrativos, superintendencias, etc, estén siendo ocupados por mujeres.

Por ejemplo, Dejusticia ha dicho que en la carrera de derecho, mientras hay una amplia representación de mujeres en juzgados municipales y del circuito, no ocurre lo mismo con tribunales superiores y mucho menos en las altas cortes. La Corte Suprema de Justicia, por ejemplo, tuvo su primera mujer magistrada en 1984, cuando llegó Fanny González, quien murió en el holocausto del Palacio de Justicia. El alto tribunal se demoró 16 años más en volver a tener una mujer. Hoy, de 23 magistrados de la Sala Plena, solo tres son mujeres.

Otro punto que destaca la Defensoría consiste en que, si bien es cierto que hoy hay más mujeres en cargos de poder, también lo es que el número está lejos de ser igual al de los hombres, pese a que la población de mujeres es mayor, y los egresados de instituciones de educación superior también corresponden en mayor medida a mujeres.

Por razones como esta, el Foro Económico Mundial sobre la Brecha Global de Género del 2018, asegura que el mundo necesitará por lo menos 202 años para lograr la paridad en el lugar de trabajo. Ese informe pone a Colombia en el puesto número 40, ubicándolo cuatro puestos por debajo frente al 2006, debido a las diferencias que aún existen entre hombres y mujeres para acceder a los empleos, y conseguir la igualdad salarial.

El mundo necesitará por lo menos 202 años para lograr la paridad en el lugar de trabajo

Lo mismo ocurre con un informe del 2018 de ONU Mujeres, en el que asegura que las mujeres siguen recibiendo menos ingresos que los hombres, y afirma que como van las cosas, el país tardará al menos 80 años para cerrar las brechas laborales.

Si la ley de cuotas aún no ha garantizado la paridad, no es cierto que esta norma vaya en detrimento de los hombres. La Defensoría asegura que esta norma busca superar la histórica baja participación de mujeres en los niveles de decisión del Estado. Además,  de todas formas, los hombres siguen teniendo la posibilidad de desempeñarse en el 70 por ciento de estos empleos.

Pero más allá de las cifras, no parece cierto que hoy las mujeres estén en las mismas condiciones de acceso laboral que los hombres. En otro concepto, la Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer, aseguró que si bien es cierto que se ha avanzado en reducir la brecha laboral, es necesario evaluar si esos cargos efectivamente están incorporando los intereses y necesidades de las mujeres en las agendas públicas, si su vinculación reconoce las diferentes identidades de mujeres, y si el logro del 30 por ciento se podrá sostener en el tiempo.

También resalta que, en búsqueda de la paridad, en todo caso, un 30 por ciento –aunque llegara a alcanzarse- sería insuficiente. Por eso, el organismo recomienda diferentes políticas públicas para cambiar la cultura dentro de las entidades públicas con el fin de que visibilicen a las mujeres como socias y copartidarias, y así lograr que entienda la importancia de vincular a mujeres, más allá de la cuota exigida.

La Consejería también asegura que bajo el supuesto de que se cumpliera la meta del 30 por ciento de mujeres en cargos de poder, de todas formas lo que debe cuestionarse es que la discriminación sigue existiendo pues el porcentaje de mujeres que llegan a cargos directivos sigue siendo muy bajo frente al número total de mujeres en diferentes puestos. Así, aunque el porcentaje se cumpla, eso no significa que el cambio cultural hacia la igualdad laboral se haya generado.

El porcentaje de mujeres que llegan a cargos directivos sigue siendo muy bajo frente al número total de mujeres en diferentes puestos

También, asegura, si ya no hay una cuota del 30 por ciento lo que sucedería es que la representación de mujeres en estos cargos, de nuevo, bajaría. La Consejería dice, por ejemplo, que aunque a los partidos políticos se les exige la cuota del 30 por ciento de mujeres entre sus candidatos, el nivel de las que resultan elegidas es inferior a ese número.

En el 2018 el 30 por ciento de las candidatas eran mujeres, pero las elegidas en el senado apenas fueron el 25 por ciento. En la Cámara, las elegidas fueron el 20 por ciento. “Aunque hay más candidatas mujeres, los estereotipos culturales impiden que esto se traduzca en una representación real mayor. Si estos estereotipos se mantienen entre los votantes colombianos, es posible que persistan también entre quienes tienen el poder de hacer nombramientos en el sector público, por lo que eliminar la cuota del 30 por ciento haría más fácil que estos estereotipos no cambiaran”, dice la Consejería para la Equidad de la Mujer.

Por su parte, tanto Función Pública como el Ministerio de Justicia aseguran que se debe mantener la ‘Ley de Cuotas’ pues es una medida necesaria para avanzar en la igualdad laboral. El Ministerio de Justicia asegura que esta ley permite crear el hábito de contratar a mujeres entre quienes deciden quién ocupa un puesto. Eso significa que a través de una imposición, como esta ley, se busca corregir el sistema de selección que sigue siendo parcializado en detrimento de la población femenina.

El Ministerio de Justicia destaca que la cuota del 30 por ciento no se ha alcanzado en todos los cargos de máximo nivel decisorio del Estado, pese a que han transcurrido 19 años desde que se emitió la ‘Ley de Cuotas’.

Otra voz importante es la de la Red Nacional de Mujeres, que asegura que si el 50 por ciento de la población son mujeres, lo lógico es que la mitad de los puestos estén en manos de mujeres, y no sólo el 30 por ciento. Así, la Red afirma que la ‘Ley de Cuotas’ no puede ser vista como una meta a cumplir, sino como un instrumento para cerrar las brechas de desigualdad laboral que persistirán hasta que haya una participación paritaria para las mujeres.

La Red Nacional de Mujeres asegura que aunque los datos de Función Pública muestran un crecimiento total de las mujeres en empleos públicos, esto no significa que hayan desaparecido las condiciones de discriminación. Además, no se deben analizar las cifras totales, sino qué tanto han avanzado las diferentes entidades pues hay sectores en los que la participación de mujeres, por el contrario, ha disminuido en los últimos años.

La organización concluye que “estamos lejos de una participación paritaria de las mujeres para que se justifique eliminar las acciones positivas que se definieron para lograrla”. 

MILENA SARRALDE DUQUE
REDACCIÓN JUSTICIA@MSarralde

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.