Otras leyes absurdas que ha tumbado la Corte Constitucional

Otras leyes absurdas que ha tumbado la Corte Constitucional

El Tribunal ha tumbado artículos que discriminaban a extranjeros, enfermos y comunidades étnicas.

Martillo de juez

En una sola de las demandas, las supuestas víctimas son 350.000 personas.

Foto:

Martín García

Por: Justicia
17 de junio 2019 , 05:10 p.m.

En los últimos 29 años, la Corte Constitucional ha revisado varias normas que, en el contexto actual, resultan absurdas.

La última norma depurada por la Corte fue el artículo 396 del Código Civil que exponía que, para probar el matrimonio, la mujer debía ser recibida como esposa “por los deudos y amigos de su marido, y por el vecindario de su domicilio en general”.
El alto tribunal la declaró inexequible considerando que es discriminatoria contra las mujeres.

Pero además de esa disposición, hay varios artículos de las leyes colombianas que se han caído en el alto tribunal por ser discriminatorias e ir en contra de los derechos que exige garantiza la Constitución del 91.

Eliminan norma sobre “gobernar a los salvajes”

En el 2017 la Corte Constitucional tumbó un artículo de la ley 89 de 1890 que determinaba “la manera como deben ser gobernados los salvajes que vayan reduciéndose a la vida civilizada”.

El alto tribunal consideró que aunque en el momento en el que fue expedida esa norma, que hacía parte del Estatuto Indígena, el lenguaje podía no haber tenido la intención de resultar insultante contra la comunidad étnica, en las condiciones actuales sí es peyorativo.

Así, la Corte dice que “el legislador hizo un uso improcedente de esta expresión no sólo porque el vocablo ‘salvaje’ alude, según el contexto, a lo primitivo y no civilizado, también se enmarca en una ley inspirada en concepciones que conciben la diferente cultural en términos valorativos, como manifestaciones de inferioridad”.

La Corte tumbó la norma demandada porque concluye que denota “un juicio de desvalor hacia aquellos grupos sociales” y promueve un trato inhumano y degradante, así como lesivo para su dignidad.

Cuatro artículos discriminaban a personas con enfermedades mentales y físicas

Y en el 2003 la Corte estudió varias demandas contra el Código Civil y tumbó las expresiones de cuatro de sus artículos que eran discriminatorios contra personas que tienen alguna enfermedad psicológica o física. Uno de ellos establecía que el matrimonio es nulo y queda sin efectos cuando en su celebración no hay consentimiento, y esa falta de consentimiento se presume “en los furiosos locos” y en los “mentecatos”.

Otro artículo del Código que la Corte también tumbó ese año establecía que los adultos que estén en estado habitual “de imbecilidad, o idiotismo” o “locura furiosa” no pueden administrar sus bienes.

Otra norma establecía que las personas con enfermedades psiquiátricas no pueden ser llevadas a una “casa de locos” mientras se obtiene la autorización de un juez, mientras que otra de las leyes decía que la curaduría cesa cuando un sordomudo puede hacerse entender o cuando “tuviere suficiente inteligencia para la administración de sus bienes”.

Eliminan la expresión “sirviente”

Y el año pasado la Corte aceptó una demanda contra el artículo 2267 del Código Civil que decía que los posaderos son responsables de los daños causados o del “hurto o robo cometido por los sirvientes de la posada”.

El alto tribunal concluyó que es discriminatorio decirle sirviente a un empleado, por lo que esa expresión debe sustituirse por “trabajadores”, “empleados”, “contratistas”, o “dependientes”, o cualquier otra denominación en la que encaje un individuo que le presta servicios personales a otra persona.

Ley impedía la entrada "de idiotas" al país

En el 2016, además, la Corte Constitucional tumbó una norma que desde 1920 impedía la entrada al país de extranjeros con enfermedades graves y contagiosas.

En ese momento la Corte le dio la razón a un ciudadano que demandó tres artículos de la ley 48 de 1920 que prohibía la entrada de extranjeros “que padezcan enfermedades graves, crónicas o contagiosas, tales como tuberculosis, lepra, tracoma (y otras enfermedades similares no sujetas a cuarentena)”.

Además, la norma establecía que quienes sufran enajenación mental, entendiendo esto como “demencia, manía, parálisis general”, tampoco podían entrar a Colombia. La ley también prohibía la entrada de los “alcohólicos crónicos, los atáxicos, a los epilépticos, a los idiotas, a los cretinos, a los baldados a quienes su lesión impide el trabajo”.

Para la Corte Constitucional, el legislador violó con estas normas "el principio de igualdad cuando establece que los extranjeros no tienen permitido entrar al territorio nacional sólo por el hecho de padecer enfermedades graves, crónicas y contagiosas, o de considerarse que sufren de enajenación mental, por cuanto ello implica una discriminación en contra de personas que son sujetos de especial protección constitucional".

Además, para la Corte esas normas van en contra de la dignidad humana "al usar expresiones tales como 'idiotas', 'cretinos' o 'baldados', que son en sí mismas ofensivas y excluyentes, y promueven que prejuicios y visiones peyorativas sean mantenidas y promovidas".

JUSTICIA

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.