Secciones
Síguenos en:
La condena por narcotráfico a un capitán (r) de la Armada
Martillo de juez

El uniformado entregaba información sensible a una organización dedicada al tráfico de drogas.

Foto:

Rodolfo González / Archivo EL TIEMPO

La condena por narcotráfico a un capitán (r) de la Armada

El uniformado entregaba información sensible a una organización dedicada al tráfico de drogas.

La Corte Suprema de Justicia confirmó la sentencia emitida contra Peter David Benítez Clavijo.

El 12 de abril de 2012, la inteligencia de la Fuerza Aérea Colombiana informó que, mediante interceptación de comunicaciones telefónicas, mensajes de texto, seguimiento de personas y la acción de agentes encubiertos, había integrantes de la institución que estaban vinculados con una organización de narcotráfico.

Dicha organización la lideraba Belcy Gómez Murcia, alias La Señora; y la integraban, según el expediente, Juan Carlos Parra Arcila, alias El Negro; el mayor de la Policía Wilmer Didier Daza García, alias Primo; Mauricio Leonardo Parrado, alias Parrado, integrante de la FAC, y Peter David Benítez Clavijo, alias Pescado, capitán de la Armada Nacional.

(Le puede interesar: 'EE. UU. nos contrató como vigilantes y terminamos en acciones militares')​

Según la investigación, Benítez Clavijo “informaba la ubicación de embarcaciones de la Armada Nacional y lugares en donde se encontraban los buques custodios de la soberanía del territorio colombiano, y elaboraba rutas para el envío de lanchas rápidas con estupefacientes hacia destinos internacionales”.

En 2013, el oficial fue imputado por cargos de concierto para delinquir con fines de narcotráfico y espionaje, que no aceptó. Fue absuelto en primera instancia por el Juzgado Penal de Circuito Especializado de Buga en noviembre de 2017 y condenado por primera vez, en segunda instancia, por el Tribunal Superior de Popayán en 2018 a nueve años y tres meses de prisión en decisión que ordenó su captura.

(Le puede interesar: Regresó al país señalado jefe del 'clan del Golfo' y quedó libre)

Contra esa determinación, la defensa del oficial radicó un recurso de casación ante la Corte Suprema alegando la existencia de una disparidad entre los hechos que le fueron imputados y por los que fue finalmente acusado y condenado.

La Sala Penal, al examinar el caso, confirmó la condena contra Benítez Clavijo por narcotráfico pero la redujo cinco meses luego de estimar que las conductas que la Fiscalía le endilgó por el delito espionaje corresponden realmente actos propios del concierto para delinquir.

El caso

Según la Fiscalía, con interceptaciones, dispositivos de vigilancia y el uso de agentes encubiertos se comprobó la existencia del nexo entre los oficiales señalados y la organización narcotraficante.

Se citaron tres reuniones, dos en lugares públicos de Bogotá, en las que un agente encubierto recibió de alias Primo 15 millones de pesos en dos entregas por información sobre los días en los que no había control aéreo para poder sacar embarcaciones con droga.

Entre las comunicaciones interceptadas hay una en la que Benítez habla con alias Primo sobre el envío de dinero y de la inconformidad que tenía el primero sobre un trabajo fallido.

(Le puede interesar: ‘El conflicto es la razón por la que muchos médicos renunciaron’)

La Fiscalía igualmente señaló que alias Pescado tenía el deber de informar en qué lugares se encontraban las embarcaciones de la Armada Nacional y de realizar rutas marítimas para “el envío de lanchas rápidas cargadas con estupefacientes hacia destinos internacionales”.

Según la Fiscalía, “es de anotar que esta persona a cambio de la información aportada recibía grandes cantidades de dinero y esto hacía que a la organización se le facilitara la salida y el acopio de grandes cantidades de cocaína”. Y, por ello, el Tribunal lo encontró responsable.

La Corte dijo que no es cierto que el Tribunal haya desbordado el núcleo fáctico de la acusación por el cual fue acusado Peter David Benítez Clavijo, y menos los parámetros trazados por la fiscalía.

(Le puede interesar: 'Jhon Mechas' y los otros disidentes implicados en atentado a Duque)

“El Tribunal dio por establecido, más allá de toda duda, la pertenencia de Peter David Benítez Clavijo a la organización ilegal de narcotraficantes y el hecho de que haya participado aportando información para su ilegal éxito, lo consideró suficiente para dar por probado el delito de concierto para delinquir con fines de narcotráfico por el cual fue acusado”, dijo la Corte.

El alto tribunal agregó que “la alegada divergencia sobre su contribución – entrega de información o elaboración de rutas—, no significa desajustes entre la acusación y la sentencia, pues el núcleo básico, consistente en el acuerdo ilícito de voluntades con fines de narcotráfico no se vulnera porque no se haya hecho mención a una de las dos tareas que le correspondía ejecutar al Capitán comprometido”.

De otro lado, la Corte no encontró error alguno en la valoración probatoria que hizo el Tribunal de las declaraciones de los investigadores que realizaron las interceptaciones a Benítez Clavijo.

“(…) Entonces, conjugando datos: identificarse con nombre y cédula para recibir bonificaciones por la información, recibirlas efectivamente y manifestar, en comunicación realizada desde el mismo equipo interceptado, que los buques son de un amigo de Málaga y las pirañas de él, y resaltar la importancia de conocer la ubicación de las naves de mayor calado, son evidencias que no dejan duda que el capitán Peter David Benítez Clavijo es alias Pescado, quien suministraba informaciones claves a la organización”, dijo la Corte.

(Le puede interesar: Corte estudia demanda contra la nueva ley de trabajo en casa)

No obstante, la Sala Penal hizo una revisión integral del caso, en aras de garantizar el derecho a la doble conformidad de Benítez (que toda sentencia condenatoria emitida por primera vez sea revisada por un tribunal de mayor jerarquía) y modificó la pena impuesta en su contra.

Según la Corte, los hechos por los cuales fue procesado el excapitán no se adecuan al delito de espionaje sino solo al de concierto para delinquir por lo que le redujo la pena cinco meses, para un total de 8 años y 10 meses de prisión.

“Existe una amplia gama de conductas que se refieren a lo que en el lenguaje común se trata como espionaje, sin que por esa razón la conducta del ahora acusado se pueda adecuar sin más al delito de espionaje que jurídicamente se concibe como un atentado contra la seguridad del Estado, pues no se acreditó el deber concreto de conservar la custodia de la información secreta. La conducta analizada, por lo tanto, en este caso, se considera parte integral del acuerdo de voluntades para realizar delitos de narcotráfico”, dijo la Corte.

(Le puede interesar: Ordenan reparar a familia de conductor muerto en atentado a Á. Uribe)

justicia@eltiempo.com
En Twitter: justiciaET

Lea más noticias de Justicia

-Procuraduría pide desestimar demanda contra el Defensor del Pueblo

-Caso Uribe: Fiscalía sigue defendiendo cierre del proceso

-JEP expulsa a Musa Besaile por 'falta de seriedad y compromiso'

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.