Las pruebas por las cuales la Corte condenó al exmagistrado Pretelt

Las pruebas por las cuales la Corte condenó al exmagistrado Pretelt

El testimonio del abogado Víctor Pacheco y un acta de la Sala Plena en la Corte fueron claves.

Juicio en la Corte contra exmagistrado Jorge Pretelt.

Juicio en la Corte contra exmagistrado Jorge Pretelt.

Foto:

Mauricio León/ ET

Por: MILENA SARRALDE DUQUE.
19 de diciembre 2019 , 04:10 p.m.

En un fallo de 96 páginas quedaron expuestos los argumentos, pruebas y testimonios con los que la Sala Especial de Primera Instancia de la Corte Suprema de Justicia condenó al exmagistrado Jorge Ignacio Pretelt Chaljub. 

Pretelt, quien fue magistrado en la Corte Constitucional y fue suspendido de ese cargo en agosto del 2016, cuando el Senado aprobó la acusación en su contra y envió el caso a la Corte Suprema de Justicia, fue condenado este miércoles a 6 años y medio de prisión por concusión. Su detención no se hará efectiva hasta cuando la sentencia quede en firme, es decir, hasta que, si es que así sucede, sea confirmada en segunda instancia por la Sala de Casación Penal. 

La Corte encontró que Pretelt sí fue culpable de exigir 500 millones de pesos al abogado Víctor Pacheco, quien representaba a la firma Fidupetrol, para favorecer a esa empresa en el trámite de una tutela en la Corte Constitucional. 

Este caso no solo fue el primero en salpicar a las altas cortes con hechos de corrupción, sino también el primero en ser aprobado para acusación por la Comisión de Acusación y el Senado, y en llevar a una condena de este tipo en la Corte Suprema de Justicia.

Los hechos por los que se abrió el proceso

El fallo, cuyo ponente fue el magistrado Ramiro Alonso Marín Vásquez, recuerda que los hechos se dieron el 18 de octubre del 2013 cuando, según la acusación contra Pretelt, el entonces magistrado de la Corte Constitucional -que estaba aspirando a convertirse en el año siguiente en el presidente de esa corporación- le solicitó 500 millones de pesos al abogado Víctor Pacheco -que era su amigo- para realizar gestiones favorables a los intereses de Fidupetrol en la tutela que se tramitaba en la Corte. 

Esa tutela buscaba, específicamente, que se tumbara una condena que la Sala de Casación Penal había proferido contra Fidupetrol y en la que la obligaba a pagar una suma de 22.000 millones de pesos a Casanare. 

Cuando el abogado Pacheco les contó de estos hechos a dos magistrados de la Corte Constitucional, Pretelt fue denunciado por el entonces magistrado Mauricio González Cuervo ante la Comisión de Acusación, momento en el que se inició la investigación. 

La defensa de Pretelt

El exmagistrado le dijo a la Corte que nunca le pidió dinero a Pacheco para hablar con el magistrado Mauricio González Cuervo -quien tenía la ponencia de la tutela de Fidupetrol-. Según Pretelt, todas las versiones de Pacheco son contradictorias, pues "nunca ha dicho que le solicitó dinero". 

Pretelt también dijo que sí recordaba un almuerzo en el que estuvo con Mauricio González Cuervo y el exmagistrado Rodrigo Escobar Gil, quien representaba a Fidupetrol en el trámite de la tutela. Según Pretelt, fue a ese almuerzo porque González le dijo que se iba a encontrar con Escobar y que si lo podía acompañar. Dijo que en ese encuentro no se habló de Fidupetrol, que la invitación vino de González, y que él fue el primero en levantarse e irse para su casa. 

Pretelt, además, dijo que nunca tuvo ningún interés en que se seleccionara la tutela de Fidupetrol en la Corte, y afirmó que su despacho ni siquiera le hizo una ficha esquemática, paso que puede facilitar su selección.

Según Pretelt, quien eligió la tutela fue una sala conformada por los magistrados Alberto Rojas Ríos y Jorge Iván Palacio, el 17 de octubre del 2013. Luego, dijo Pretelt, la abogada Fátima Domínguez, que también defendía a Fidupetrol, había pedido medidas cautelares a favor de la firma que fueron negadas por toda la Sala Plena, incluso por él. También dijo que siempre votó en contra de los intereses de Fidupetrol.

'Me quieren sacar por ser el último magistrado conservador'

Jorge Pretelt, exmagistrado de la Corte Constitucional.

Foto:

Carlos Ortega / EL TIEMPO

El exmagistrado también dijo que Pacheco dio por lo menos 8 versiones sobre el tema del dinero, pues primero dijo que le había pedido 500 millones, pero luego manifestó que no era dinero sino unos regalos para el hijo y la exesposa de Mauricio González. 

Además, Pretelt sostuvo que Pacheco tenía razones para inventarse la historia, y una de ellas es que el 28 de abril del 2014, cuando él le pidió que intercediera ante González para la tutela, según dijo, Pretelt se negó rotundamente y el abogado le dijo que si así se comportaba como vicepresidente, cómo sería como presidente de la Corte Constitucional. Según Pretelt, este hecho generó una pelea entre los dos. 

Pretelt niega, además, que se haya reunido con Pacheco en su casa el 18 de octubre del 2013, reunión en la que Pacheco dice que Pretelt le pidió los 500 millones. 

Las pruebas que tuvo en cuenta la Corte

Lo primero que aclaró la Corte es que en el delito de concusión -que es por el que Pretelt fue condenado-, su comisión basta con la exigencia de dinero y no se debe demostrar que quien lo solicitó efectivamente lo haya recibido. 

Por eso, el alto tribunal se limitó a establecer si fue cierto que Pretelt, siendo magistrado de la Corte Constitucional, le había pedido los 500 millones a Pacheco para influir en los resultados de la tutela de Fidupetrol. 

Para establecer si se pidió ese dinero, dentro de todas las pruebas la Corte tuvo dos que, a su juicio, fueron muy importantes: el testimonio de Víctor Pacheco y el acta 013 del 2 de marzo del 2015 de la Corte Constitucional. 

1. Víctor Pacheco no mintió 
Abogado Victor Pacheco

Abogado Victor Pacheco.

Foto:

Archivo particular

La Corte asegura que el contexto en el cual Pretelt le pidió el dinero a Pacheco era adecuado "para generarle temor de pérdida en caso de que no accediera al mecanismo o camino propuesto" para que la tutela de Fidupetrol saliera adelante. 

Según el fallo, las recomendaciones que Pretelt le hizo era contratar como asesor de Fidupetrol a Rodrigo Escobar Gil -exmagistrado de la Corte Constitucional y amigo de algunos de los entonces magistrados-, así como enviarles regalos a dos personas cercanas al entonces magistrado Mauricio González Cuervo. 

Según la Corte, Pacheco sabía que Pretelt hablaba directa o indirectamente de por lo menos dos de los tres magistrados encargados inicialmente de la revisión de la tutela (González y Luis Guillermo Guerrero, quien había sido magistrado auxiliar del despacho de Escobar Gil), porque el tercero (Gabriel Eduardo Mendoza) ya era suficientemente conocido de Pacheco". 

En cuanto al testimonio de Víctor Pacheco, la Corte dijo que fue la única persona que se refiere a la solicitud de dinero hecha por Pretelt. En la primera declaración que Pacheco dio de los hechos le dijo al entonces magistrado Luis Ernesto Vargas, en una conversación que fue grabada, que cuando la tutela fue seleccionada en la Corte habló con los magistrados Pretelt y Alberto Rojas Ríos para pedirles que le ayudaran, "aclarándoles que se los pedía siempre y cuando ello fuera posible". 

Luego, en la Comisión de Acusación, el 10 de marzo del 2015, Pacheco dijo que no recordaba si el magistrado Pretelt le había manifestado que podía hacer gestiones para intervenir en la selección de la tutela y que no sabía si alguien había pedido dinero para tal fin. Después, en un interrogatorio del 6 de abril del 2015, Pacheco afirmó que Pretelt le había dicho que la tutela que él quería le había correspondido a Mauricio González. 

Según Pacheco, Pretelt le dijo: "Mauricio González es una persona honrada, pero al único que él escucha de sus compañeros en la Corte es a mí”. Afirma que Pretelt le dijo después: “Hay una fórmula, esto se soluciona con algún dinero que se consiga y parte de este se destinaría a una señora Marcela Monroy y a un muchacho de 17 años”, afirmándole que la cuantía era 500 millones de pesos y que esto se canalizaría "a través del doctor Rodrigo Escobar". 

Mauricio González es una persona honrada, pero al único que él escucha de sus compañeros en la Corte es a mí

Después, en otro interrogatorio del 26 de agosto del 2015, Pacheco habló de la reunión que tuvo con Pretelt en su casa el 18 de octubre del 2013. En esa reunión, según dijo Pacheco, Pretelt le dijo que la tutela que le interesaba ya estaba seleccionada y que para que saliera exitosa había que activar un mecanismo, que era la contratación de Escobar Gil, y entregarle un regalo a la exesposa de González, Marcela Monroy, y a su hijo de 17 años. Según Pacheco, cuando le indagó de qué regalo se trataba, Pretelt le dijo que de 500 millones de pesos. 

Con todos estos testimonios, la Corte asegura que no es cierto, como ha dicho la defensa de Pretelt, que Víctor Pacheco sea un mentiroso. "El aspecto fundamental de la versión del litigante permanece incólume, a pesar de esos diversos momentos en que fue interrogado sobre el particular". 

El aspecto fundamental de la versión del litigante permanece incólume, a pesar de esos diversos momentos en que fue interrogado sobre el particular

Incluso, dice la Corte, si el testimonio de Pacheco hubiera sido mentiroso, no habría existido necesidad de que Pretelt le enviara un emisario pidiéndole que guardara silencio o matizara sus declaraciones, como dijo la parte civil en el proceso. 

Para la Corte, "el hecho de que un testigo por diversas razones haya realizado diferentes intervenciones, relacionadas con un mismo acontecimiento y estas no coincidan, ello no implica de manera automática que aquel declara algo ajeno a la verdad", pues no se puede pretender que cada vez que alguien declara lo haga exactamente igual por el paso del tiempo, la diversidad del lenguaje y a que "la vida es percepción continua de episodios". 

Sobre dónde se pidió el dinero, la Corte dice que no hay nada que permita dudar de que efectivamente esto se dio en el apartamento de Pretelt, antes de una reunión que iba a ejecutarse en el Club El Nogal, pues en este caso no se encuentra ningún interés que tuviera Pacheco para mentir y, más aún, si él fue imputado y condenado. 

Así, para la Corte, aunque Pacheco podía haberse quedado callado y en una posición cómoda, "decidió contar la verdad, asumir las consecuencias". "Conforme con una máxima de experiencia, nadie se autoincrimina sin motivos relevantes, si no es porque al hacerlo dice la verdad que no solo lo perjudica a él, sino que también puede afectar a terceros involucrados", afirma el fallo. 

Conforme con una máxima de experiencia, nadie se autoincrimina sin motivos relevantes, si no es porque al hacerlo dice la verdad

Para la Corte, Pacheco solo aspiraba a una colaboración de los magistrados amigos que tenía en la Corte, pero no que ante dicha necesidad se le hiciera una petición de tipo económico, "porque esa actitud ambiciosa de Pretelt fue la que finalmente lo movió a revelar tal proceder". 

2. El acta de la Sala Plena en la Corte
Corte Constitucional

La Corte Constitucional exhortó a la Fiscalía para que tome su testimonio de manera anticipada.

Foto:

Carlos Ortega / EL TIEMPO

La Corte Suprema tuvo en cuenta como prueba un acta del 2 de marzo del 2015 sobre lo que sucedió en la Sala Plena de la Corte Constitucional. 

En esa acta, dice el alto tribunal, lo que se concluye es que en aquella oportunidad "el doctor Pretelt admitió que el día 18 de octubre de 2013 el abogado Víctor Pacheco estuvo en su residencia de esta ciudad capital". Cinco días antes de esa Sala Plena se había radicado en el Congreso la denuncia contra Pretelt, y un día después el representante investigador ordenó abrir una indagación preliminar. 

Para la Corte, no es cierto que los integrantes de la Corte hayan elaborado una estrategia para incriminarlo. Según la Corte Suprema, aunque Pretelt intentó que se eliminara después lo que él había dicho en esa sesión sobre la reunión con Pacheco, en el acta así quedó plasmado con la firma de seis magistrados. 

La Corte Suprema dice que, por el contrario, los magistrados nunca exageraron nada cuando hablaron de Pretelt, siempre dijeron que él nunca les había hecho propuestas indebidas frente a Fidupetrol. Por eso, la Corte dice que esa acta corrobora que Pretelt sí se reunió con Pacheco el 18 de octubre del 2013, aunque lo ha negado ante la justicia por la importancia que dicha reunión tuvo. 

3. La creación del "mecanismo" y el papel de Rodrigo Escobar Gil
Rodrigo Escobar Gil

Rodrigo Escobar Gil, exmagistrado de la Corte Constitucional.

Foto:

Juan Manuel Vargas / Archivo EL TIEMPO

Aunque Pretelt no preseleccionó la tutela de Fidupetrol, no les insinuó a sus compañeros cómo debían votar frente a ella y aunque, efectivamente, el exmagistrado Pretelt votó en contra de los intereses de esa empresa, la Corte dice que esas situaciones son hechos "postdelictuales", es decir, que se dieron después de que se cometió el delito, que fue exigir los 500 millones de pesos y que es por lo que aquí está siendo condenado.

Pero además, la Corte dice que esas acciones no son "abstenciones bienintencionadas del entonces magistrado Pretelt Chaljub, sino, por el contrario, de una habilidosa forma de actuar para mantener a la sombra su repudiable comportamiento delictivo". 

La Corte afirma que Pretelt le recomendó a Pacheco un "estrategia, mecanismo o fórmula" para el éxito de la tutela de Fidupetrol. Esa estrategia debía llevar a contratar al exmagistrado Rodrigo Escobar Gil con el fin de "evitar la riesgosa exposición a evidencias". 

Si estaba Gil, dice la Corte, Pretelt podía evitar tener que realizar una ficha esquemática para que se seleccionara la tutela, o intervenir directa o indirectamente para que se seleccionara, o promocionar ante sus compañeros un voto favorable: "en fin, un candoroso salvamento de voto que lo pusiera al descubierto". 

Así, dice la Corte, no se trataba de permear a los nueve magistrados de la Corte Constitucional, sino de acercarse a los tres que integraban la sala de revisión inicial -Mauricio González, Luis Guillermo Guerrero, y Gabriel Eduardo Mendoza), efecto para el cual bastaba la proximidad que ellos tenían con Rodrigo Escobar Gil, el intermediario que él había sugerido. 

Además, asegura la sentencia, Pretelt recomendó a Gil porque además de ser experto constitucionalista, lo conocía de años atrás y mantenía con él una "relación próxima de tipo social, razón por la cual se encuentran con frecuencia, por lo menos una vez al mes". 

La Corte dice que Escobar Gil fue contratado por Fidupetrol en noviembre del 2013 y que tanto él como Pretelt invitaron a Mauricio González a almorzar "a finales de enero o comienzos de febrero del 2014", encuentro en el cual "Escobar le menciona la tutela de Fidupetrol". Al detectar esa maniobra, dice la Corte, González escaló el caso a la Sala Plena para que ya no fuera sólo conocido por tres magistrados sino por los nueve. 

4. La reunión en la casa de Pretelt

Aunque el hijo de Jorge Pretelt, Manuel Alejandro Pretelt Patrón, dijo ante la Corte que el 18 de octubre del 2013, -cuando Pacheco dice que se dio la reunión en la casa del exmagistrado- tal encuentro no ocurrió porque él estaba en el apartamento y Pacheco nunca llegó a su residencia, el alto tribunal afirma que su testimonio no puede ser digno de crédito. 

La Corte dice que hay otras pruebas que demuestran, por ejemplo, que Pretelt no llegó al Club El Nogal a las 12:16, como dijo, sino a la una de la tarde. 

Para la corporación, la defensa intentaba demostrar que el tiempo no le alcanzó a Pretelt para ir hasta su casa a reunirse con Pacheco, antes de ir al Nogal, sino que se dirigió a ese club directamente después de salir de la Corte Constitucional.

La Corte Suprema dice que Pretelt llegó a la 1:10 de la tarde al Nogal, según quedó consignado por la hora de entrada del vehículo de su conductor, "porque, de manera extraña por demás, esa casilla en relación con el acusado aparece en blanco". 

Además, está el testimonio de Camilo Pacheco Guardela, hijo de Víctor Pacheco, quien dijo que ese 18 de octubre acompañó a su padre primero ante la casa de Pretelt y que luego, por invitación del exmagistrado, asistió con Pacheco al evento del Nogal.

Aunque el registro de entradas del edificio de Pretelt no muestra que Pacheco entrara ese día, la Corte dice que esto no puede demostrar por sí solo que él no hubiera estado en la residencia, más cuando el mismo Pretelt ha dicho que en varias ocasiones no ha exigido que sus visitantes sean registrados. 

De otro lado, aunque la Corte asegura que es cierto que Pacheco ha variado sus versiones pues en unas dijo que Pretelt le exigió 500 millones y luego unos regalos para la exesposa e hijo de Mauricio González, tales hechos, dice el alto tribunal, "en nada distorsionan la tipificación de tal comportamiento porque el valor de los regalos estaba incluido en aquella cifra disimulada como honorarios al abogado Rodrigo Escobar Gil". 

5. Pacheco contactó a dos magistrados para pedir su "colaboración", pero la exigencia de soborno vino de Pretelt

La Corte recordó que Helber Eduardo Otero Pacheco y Abel Guillermo Caballero Lozano, funcionario de alto nivel de Fidupetrol, fueron condenados con un preacuerdo por tráfico de influencias por este caso. Así que "había un plan desde dicha compañía para permear a algunos magistrados de la Corte Constitucional y lograr una decisión favorable a sus intereses". 

Así, dice la Corte, Fidupetrol contrató a Víctor Pacheco no por sus grandes cualidades como constitucionalista, sino por la cercanía que tenía con algunos magistrados de la Corte Constitucional. Pacheco, afirma el alto tribunal, dijo que tras ser contratado contactó a los magistrados Pretelt y Rojas "para que le colaboraran con la tutela de Fidupetrol, coyuntura en la cual llega la intermediación de Pretelt para que se contratara a Escobar". 

La Corte dice que, según Pacheco, él hizo "antesalas a algunos de los magistrados" y, el 4 de octubre del 2013, visitó al magistrado Alberto Rojas Ríos en dos ocasiones, la primera entre las 10:26 am hasta las 12.22 pm. Y otra visita se dio desde las 12:28 hasta las 12:49, fecha en la que "se firmó el otrosí por medio del cual se le reconoció el pago de cincuenta millones ($ 50.000.000) de pesos (a Pacheco)".

Esa visita, dice la Corte Suprema, le resulta inquietante pues él fue uno de los magistrados que seleccionó la tutela de Fidupetrol para revisión porque "según palabras del entonces magistrado Jorge Iván Palacio -el otro integrante de la sala de selección-, en principio se negó a considerar la tutela para revisión, pero finalmente lo convencieron los argumentos del doctor Rojas". 

Para la Corte, por esos lazos de amistad, Pacheco buscó que le colaboraran los magistrados Rojas y Pretelt pero no pretendiendo ofrecer "dádivas u otro tipo de prebendas con los mencionados fines". Esa exigencia de dádivas, dice la Corte, tuvo su origen en "el servidor público (Pretelt) de donde además se desprende su actuar doloso, pues más que nadie era conocedor de los hechos constitutivos de la infracción penal de concusión y, a pesar de ello, quiso libremente su realización.

En total la Corte contabilizó 22 visitas de Pacheco a la Corte de las cuales 7, la mayoría, fueron a Natalia Huertas, que hacía parte del despacho de Jorge Pretelt. 

MILENA SARRALDE DUQUE
Subeditora de Justicia
@MSarralde

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.