Derecho a la intimidad en grupos de trabajo de WhatsApp tiene límites

Derecho a la intimidad en grupos de trabajo de WhatsApp tiene límites

Corte dice que esos grupos son semiprivados y sus mensajes pueden usarse en procesos disciplinarios.

Martillo de juez

La Corte Constitucional estudió la tutela de un trabajador de Nutresa. 

Foto:

Martín García

Por: JUSTICIA
01 de octubre 2018 , 07:04 p.m.

La Corte Constitucional aseguró que la información que circula a través de algunos grupos de WhatsApp podría no estar cobijada por las garantías del derecho a la intimidad, sobre todo en los casos en los que se trata de grupos de trabajo con un amplio número de integrantes. 

Desde esa perspectiva, los mensajes que un integrante de un grupo de trabajo envíe por esa aplicación de mensajería móvil podrían ser usados en su contra en caso de que la empresa inicie un proceso disciplinario. 

La Corte asegura que aunque la aplicación de WhatsApp, por ser encriptada, genera cierta expectativa de privacidad, ese derecho se puede reducir o aumentar dependiendo del vínculo que exista entre los integrantes del grupo, así como sus finalidades. 

"Si por ejemplo los miembros del chat son familiares cercanos, el grado de protección de la intimidad tiende a incrementarse (por ejemplo, un chat compuesto exclusivamente por padres e hijos o por la pareja) al paso que si los vínculos no son tan estrechos, la intensidad de la expectativa de privacidad podría atenuarse. A su vez, cuando se trata de chats con numerosos participantes sin vínculos de amistad, el control a la divulgación se limita", dice la decisión. 

La Corte Constitucional recibió una tutela de un trabajador de Nutresa en la que aseguró que se violó su derecho a la intimidad porque la empresa obtuvo mensajes de voz que él envió a un grupo de WhatsApp denominado 'Distribuciones Cúcuta', mensajes que fueron usados para iniciar un proceso disciplinario en su contra. 

Con esos mensajes, la empresa lo sancionó por cinco días determinando que incumplió con las obligaciones del reglamento interno de trabajo de Nutresa, pues el empleado invitaba a otros a incumplir con sus obligaciones laborales.  

Al estudiar su caso, la Corte afirmó que su derecho a la intimidad no se vulneró porque el grupo de WhatsApp, al ser de trabajo con un amplio número de miembros, es sempirivado. 

Para la Corte, ese grupo de WhatsApp estaba conformado por un número plural de personas, todos compañeros de trabajo, y además fue creado por un representante del empleador para tratar asuntos laborales.

"Estos hechos cuya ocurrencia no fue puesta en duda por ninguna de las partes, permiten a la Corte concluir que en el caso bajo examen no se vulneró el derecho a la intimidad", dice el fallo. Y agrega: "Teniendo en cuenta las características del grupo, el actor debía ser consciente que al enviar dichos audios, de una parte, limitaba la capacidad de controlar su divulgación y, como consecuencia de ello debía asumir, de otra, que dicha información fuera conocida por su empleador -como en efecto sucedió- puesto que el grupo tenía entre sus creadores e integrantes a personas que lo representaban". 

La Corte afirma que en el caso del empleado de Nutresa, la información que allí circulaba era semiprivada, por lo que no tiene los límites que se exigen para la información privada, como la que circula por ejemplo entre la familia.

Esto no significa, en todo caso, que la información de grupos de trabajo sea información pública. El alto tribunal afirma que al ser un grupo de trabajo, se puede exigir que la información que allí circula pueda ser conocida únicamente por aquellos para quienes resulta relevante considerando la finalidad del grupo.

Así es como, al ser un grupo creado por un representante del empleador, la Corte asegura que era de esperarse que si el empleado de Nutresa hablaba mal en ese chat en contra de la empresa, esos mensajes pudieran llegar a sus jefes y ser usados en un proceso disciplinario.

"Puede concluirse que la información producida en el grupo “Distribuciones Cúcuta” tenía la vocación de circular entre los participantes del mismo y, en atención a que entre ellos se encontraban también representantes de los empleadores, no existe objeción a que sobre esa base dichos representantes la transfirieran a sus representados. Planteado de otra forma, es claro que respecto de la información que circulaba -en atención a los integrantes, administradores y propósitos del chat- el accionante no podía esperar que se mantuviera al margen del conocimiento de los órganos de administración de la sociedad accionada", dice la decisión.

JUSTICIA

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.