Los cambios que plantea la Corte en la lucha contra el machismo

Los cambios que plantea la Corte en la lucha contra el machismo

Tomó decisiones que reconocen igualdad en deportes y busca frenar discriminación en redes sociales.

Mujeres, discriminación a la mujer, discriminación sexual, empoderamiento mujeres

La Corte Constitucional reconoció en los dos fallos la discriminación contra las mujeres.

Foto:

Oscar Bernal / Archivo EL TIEMPO

Por: Milena Sarralde Duque
18 de agosto 2019 , 01:32 p.m.

El género, visto como una construcción cultural de lo que se cree que es femenino y masculino, ha llevado a que a las mujeres y a los hombres se les asignen roles, características y cualidades basadas en estereotipos: mujeres débiles, delicadas. Hombres fuertes y bruscos.

Partiendo de esa construcción de género, una categoría con la que en las ciencias sociales el feminismo ha logrado demostrar la discriminación contra las mujeres, la Corte Constitucional tomó dos decisiones claves que van en la vía de garantizar una sociedad más igualitaria.

Al resolver dos tutelas, la Corte se paró en el ring de la lucha contra la desigualdad para combatir el sexismo en el fútbol y el machismo en las redes sociales. Estos fallos, cuyo ponente fue el magistrado Alberto Rojas Ríos, hacen parte de una larga jurisprudencia por la equidad, como cuando otro fallo tumbó la norma que les prohibía a las mujeres trabajar en minería o cuando la Corte estableció que en los casos de feminicidio, violencia sexual e intrafamiliar se las debe ver como sujeto de especial protección no porque sean débiles, sino por la histórica violencia que han sufrido.

Equipos mixtos: el debate sobre la igualdad deportiva

“La niña María Paz Mora Silva (de 11 años) ha mostrado tener las habilidades, capacidades y destrezas suficientes para competir en pie de igualdad con niños y contra niños en el fútbol, un deporte que en nuestra sociedad ha sido tradicionalmente dominado por los hombres, y, además, lograr destacarse entre ellos, lo cual para algunos puede poner en entredicho la asentada supremacía masculina en este campo”.

Ese fue uno de los argumentos con que la Corte Constitucional ordenó a la Liga Pony Fútbol 2018 ofrecerle disculpas a María Paz, cuyo equipo –conformado en su mayoría por niños– fue expulsado del torneo por tenerla a ella como arquera titular. Aunque la liga inscribió el equipo y el grupo jugó con la niña tres partidos, que ganó, la liga los expulsó al considerar que la inscripción de Mora era “irregular” porque en el torneo no se permiten equipos mixtos.

El fallo abrió un importante debate sobre la igualdad en el deporte, para cuestionar por qué en competencias como el fútbol no se puede permitir que jueguen juntos hombres y mujeres. La decisión no cambia las reglas con las que hoy funciona el fútbol profesional y solo tiene incidencia directa sobre la situación de María Paz, pero podría llevar a promover torneos infantiles mixtos u otras competencias mayores.

El fallo habló de la desigualdad deportiva y recordó que en el 2012, en las Olimpiadas de Londres, por primera vez se presentaron mujeres en todos los deportes, y que apenas en el 2016, en Río, el 45 por ciento de atletas fueron mujeres.

Entre los opositores de incluir a una niña en un equipo de niños estaban la Liga de Fútbol de Bogotá y la Difútbol, que afirmaron que en los torneos en Colombia están prohibidos los equipos mixtos. De hecho, EL TIEMPO conoció el comunicado en el que la Difútbol, sin ni siquiera mencionar a la niña, pidió perdón no por expulsar a su equipo, sino por el error de admitir en el campeonato a un equipo mixto.

La Asociación Colombiana de Derecho Deportivo aseguró que la división en categorías masculina y femenina en el fútbol está justificada “en la mayor capacidad física que biológicamente poseen los hombres, de manera que se busca salvaguardar la integridad física de los deportistas, propender a la competencia en equidad y garantizar el balance competitivo”.

El deporte es un campo en que se han hecho notar con especial acento los estereotipos de género. Bajo este esquema sexista, el acceso de las mujeres ha sido lento y ha estado plagado de obstáculos

Pero la Corte consideró que la exclusión del equipo va en contra del derecho a la igualdad, el debido proceso y de lo dicho por la Fifa: “Permitir que chicos y chicas jueguen juntos es una forma de fomentar una mayor tolerancia y respeto mutuo”. Según la Fifa, en varios países se permite el fútbol mixto hasta los 12 años, y en otros no hay límite de edad.

La Universidad de La Sabana dijo que a María Paz se le violó el debido proceso porque el reglamento de la Liga Pony Fútbol nunca especificó que no se permitían equipos mixtos. Y la Casa de la Mujer afirmó que la marginación de las mujeres en el deporte “obstaculiza que puedan practicar el fútbol con igualdad de oportunidades”, y que las pocas que han alcanzado un estatus en este campo “suelen ser objeto de abuso verbal, físico, crítica y ofensa”.

Un golpe contra el acoso a través de redes sociales

Considerando que las redes sociales como Facebook son espacios en donde está protegida la libertad de opinión –lo que incluye una queja o denuncia de una mujer que se siente acosada o agredida en su dignidad por un hombre–, la Corte Constitucional reconoció el derecho que tienen las mujeres de rechazar públicamente a los hombres en estos espacios virtuales, sin que ese rechazo pueda constituir una vulneración a la honra y el buen nombre del afectado.

En pocas palabras, la Corte Constitucional reconoció un derecho que las mujeres tienen en la vida real y que es igualmente válido en la vida virtual: el derecho de decir no y a negarse a aceptar cortejos o pretensiones.

La Corte estudió la tutela de un hombre que pedía que se le ordenara a una mujer eliminar una publicación en su muro de Facebook y retractarse por decir en el mensaje que jamás tendría una relación sentimental con él. La mujer también cuestionó en la publicación que él estuviera diciendo que alguna vez salieron.

El alto tribunal consideró que las redes sociales tienen la ambivalencia de ser un escenario en donde se reproducen prácticas machistas o sexistas (ya sea a través de mensajes o de la publicidad), pero también constituyen una herramienta fundamental para exponer denuncias contra esos hechos, por lo que pueden ser una “válvula de escape”.

Si sufren hechos de acoso tanto en las redes sociales como en el mundo no digital; en otras palabras, el derecho a decir ¡no! está constitucionalmente protegido por la libertad de expresión y opinión

Por eso, al revisar el caso, el magistrado Alberto Rojas Ríos cuestionó a los jueces que en una primera decisión le habían ordenado a la mujer retractarse. A juicio de Rojas, los jueces prefirieron proteger la honra y buen nombre de quien dijo ser vulnerado, en lugar de proteger “la opinión y la denuncia de una mujer que le dijo no”.

Incluso, asegura la decisión, el juez, que la obligó a retractarse por manifestar una opinión sobre su molestia y disgusto, “incurrió en un estereotipo de género al creer que la posición de la accionada es ‘desviada’, pues espera que las mujeres siempre se expresen de manera positiva frente a un hombre”.

El magistrado dijo que el primer fallo pretendía obligar a la mujer a cambiar su opinión y a escribirle afirmaciones de afecto, lo que sería censurarla, además de un acto machista. “Constituye una expresión de machismo donde la honra, el buen nombre y el crédito público del hombre se ven vulnerados cuando una mujer lo rechaza”.

Por eso la Corte dijo que las redes sociales no solo sirven para superar las barreras de discriminación de género, sino también para que las mujeres participen en la rendición de cuentas y toma de decisiones. Así, destacó el empoderamiento femenino que se ha conseguido a través de campañas como el #MeToo, promoviendo políticas de “cero tolerancia contra actos como el acoso y la violencia sexual”.

“Las mujeres ejercen su derecho a la libertad de expresión y opinión, y sus contenidos gozan de protección constitucional reforzada cuando rechazan o denuncian actos sexistas en su contra, más si sufren hechos de acoso tanto en las redes sociales como en el mundo no digital; en otras palabras, el derecho a decir ¡no! está constitucionalmente protegido por la libertad de expresión y opinión”, señaló el fallo de tutela.

¿Trabajos de hombres y mujeres?

En el 2016, la Corte tumbó un artículo del Código del Trabajo que les impedía a las mujeres desempeñarse en la minería, así como desarrollar labores peligrosas. Para la Corte, esa norma “establecía una diferencia de trato que constituye una discriminación por el sexo” al considerar a las mujeres “el sexo débil”.

Con ese mismo argumento, ese año también se cayó una ley que relegaba a las mujeres a las actividades administrativas en las Fuerzas Militares cuando prestaran servicio voluntario, limitación que la Corte consideró patriarcal.

MILENA SARRALDE DUQUE
REDACCIÓN JUSTICIA
En Twitter: @MSarralde

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.