Aida Merlano no era un alfil sin albedrío, sino la líder: Corte

Aida Merlano no era un alfil sin albedrío, sino la líder: Corte

Corte ratificó su condena. Merlano ya no estaría en El Helicoide, y se desconoce su paradero.

Aida Merlano

Aida Merlano habla durante la audiencia especial en Caracas, el jueves.

Foto:

Efe

Por: Justicia
29 de mayo 2020 , 10:31 p.m.

En segunda instancia, la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia decidió mantener este viernes la condena contra le excongresista Aida Merlano Rebolledo por los hechos de corrupción electoral que le habían permitido en el 2018 obtener una curul para el Senado.

Aunque la Corte mantuvo su sentencia por corrupción al sufragante, concierto para delinquir y tenencia ilegal de armas, decidió rebajarle la pena. Así, de los 15 años a los que había sido condenada, la Corte le quitó en total 44 meses, por lo que su nueva pena es de 11 años y cuatro meses de prisión.

La razón de la rebaja es que la Corte encontró, por un lado, que no hay pruebas de que la compra de votos se haya dado antes del 2018 para otras de sus campañas. Y por el otro, el alto tribunal aseguró que el riesgo del porte ilegal de armas se redujo a la sede política de Merlano y no fue más allá.

(Lea: Los poderosos de la Costa a quienes toca fallo contra Aída Merlano). 

Sin embargo, al negarse a tumbar el fallo, como quería la defensa, y mantener la condena, la Sala Penal dice que no le queda duda de que la organización política de Merlano “mutó en una organización ilegal” que estuvo “conformada por funcionarios públicos y particulares para garantizar su elección el 11 de marzo de 2018”. 

De esa organización con la que compró votos, la Corte asegura que aunque la defensa ha intentado hacer ver a Merlano como “un alfil sin albedrío, que de vez en cuando se hacía presente en la sede de la campaña”, realmente ella fue su líder. Por eso el fallo asegura que no es cierto que todo lo hubiera orquestado el empresario –hoy procesado por este caso de corrupción– Julio Gerlein Echavarría, pues si bien él fue “indispensable para solventar la compra de votos”, Merlano conocía y participaba activamente en lo que ocurrió dentro de su campaña.

(Lea también: Merlano dice que su mamá está dispuesta a declarar desde Venezuela). 

Pese a la ratificación de la condena, las dificultades para hacer efectiva la nueva pena permanecen ya que Merlano se fugó de la justicia colombiana desde octubre del año pasado. Y a finales de enero de este año Merlano fue capturada en Venezuela por entrar a ese país con documentación falsa, pero la ausencia de relaciones diplomáticas entre el régimen de Nicolás Maduro y el gobierno de Iván Duque ha dificultado su envío y extradición al país.

De hecho, EL TIEMPO conoció que en ese país desde el 7 de marzo Merlano ya no está recluida en El Helicoide, la temida sede de la policía política venezolana en la capital del país, en donde se había acordado su detención.

En Venezuela desde el 7 de marzo Merlano ya no está recluida en El Helicoide, la temida sede de la policía política venezolana en la capital del país, en donde se había acordado su detención

Según la información extraoficial, a Merlano –de quien hoy se desconoce su paradero– le habrían sustituido su detención sobre la base de que Colombia no había presentado los documentos para su extradición, pues en su momento el Gobierno dijo que le pediría el envío de la excongresista no a Maduro, sino al líder opositor Juan Guaidó.

La silla vacía
Macías y Tamayo

Soledad Tamayo, nueva senadora por el Partido Conservador y el presidente del Senado, Ernesto Macías, en la posesión como congresista de la república

Foto:

Senado Colombia

En su fallo, la Corte no solo ratificó la condena contra Merlano, sino que además le ordenó a la mesa directiva del Senado de la República establecer la silla vacía sobre la curul que ella había obtenido en el Senado comprando votos. Esa curul se le había entregado a Soledad Tamayo en un acto en el que fue posesionada por el entonces presidente del Senado, Ernesto Macías.

Pero para la Corte está claro que Merlano no podía ser reemplazada pues, al haber sido capturada por hechos de corrupción electoral, el Senado tenía que haber aplicado sobre esa curul la silla vacía. Para la Corte, la posesión de Tamayo nunca debió haber tenido lugar, pues precisamente el Partido Conservador –que ya se había visto beneficiado con los votos que Merlano le sumó y que se tuvieron en cuenta para la cifra repartidora de escaños– debía haberse quedado sin esa curul.

Con todo esto, la Corte compulsó copias contra la mesa directiva del Senado de la época, que encabezaba Ernesto Macías, para que la Procuraduría investigue “la posible omisión de hacer efectiva esta figura cuando fue capturada la electa senadora”.

JUSTICIA
* Con información de Andreína Itriago, corresponsal en Caracas@JusticiaET

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.