¿Cómo pasó la Corte Suprema del conflicto para elegir a la unanimidad?

¿Cómo pasó la Corte Suprema del conflicto para elegir a la unanimidad?

En un año la Sala Plena pasó de tener un bloqueo para llenar vacantes al voto unánime.

Los servidores públicos mejor pagados del país

Los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, la Corte Constitucional, el Consejo de Estado y el Consejo Superior de la Judicatura para el año en curso recibirán aproximadamente $38.000.000

Foto:

Archivo EL TIEMPO

Por: Justicia
27 de enero 2021 , 03:36 p. m.

Hace una semana, en su primer encuentro del año, la Sala Plena de la Corte Suprema de Justicia votó para elegir al presidente y vicepresidente de la corporación para este 2021.
En esa sala, en menos de dos horas la Sala Plena eligió al magistrado de la Sala Penal Luis Antonio Hernández como presidente.

El año pasado Hernández había sido vicepresidente, y una regla no escrita que siempre ha tenido la Corte –y que se ha respetado muchos años- es que quien es vicepresidente al año siguiente encabezará el alto tribunal.

También eligieron como su vicepresidente al magistrado de la Sala Civil Aroldo Wilson Quiroz por lo cual, si todo avanza sin problemas, el otro año sería elegido como la cabeza de la corporación judicial.

Las elecciones de Hernández y Quiroz, que se hicieron de forma rápida y en su primer encuentro, sin necesidad de programar más Salas Plenas para ese fin, se dieron por unanimidad: los 22 magistrados que estaban en la reunión votaron a favor de elegir a estos magistrados como sus dignatarios.

Ese nivel de consenso y armonía en las elecciones de la Corte Suprema de Justicia no siempre ha existido. De hecho, hace apenas un año la Corte estaba en un preocupante bloqueo. 

Luis Antonio Hernández y Arnoldo Quiroz

Luis Antonio Hernández y Arnoldo Quiroz

Foto:

Corte Suprema de Justicia

(Lea también: Corte Suprema elige al magistrado Luis A. Hernández como presidente). 

En el 2019, uno de los años en los que hubo más controversia y peleas entre los magistrados del alto tribunal, la Corte se demoró hasta finales de abril para poder elegir a Álvaro Fernando García como presidente y a Jorge Luis Quiroz Alemán como vicepresidente. Y el año pasado la decisión se tomó a mediados de marzo, cuando Jorge Luis Quiroz quedó a cargo de la presidencia y Luis Antonio Hernández en la vicepresidencia.

Justamente en el 2019, por la falta de consensos, a la Corte se le habían acumulado siete vacantes pues los magistrados no se ponían de acuerdo para conseguir los 16 votos que se necesitaban para poder elegir a los dignatarios de las distintas salas en las que habían sillas vacías, algunas superando el año.

(Lea también: Aunque quedó libre, magistrado investigado no podrá volver a su cargo). 

Esa suma de vacantes y la falta de unidad entre la Corte hizo que la Sala Plena quedara disminuida y pasaron cinco sesiones antes de que el alto tribunal pudiera elegir al Fiscal General, Incluso, el 30 de enero del año pasado, cuando la Corte eligió a Francisco Barbosa, tenía 16 magistrados en la Sala Plena por lo que la decisión tenía que ser unánime. Y así fue, ese día eligieron a Barbosa con 16 votos. Pero el lío de las vacantes persistía. 

Un mes después, el 28 de febrero, la Corte Suprema logró lo que parecía impensable meses atrás: llenar sus vacantes en una sola sesión, nombrando a tres magistrados en la Sala Penal, tres en la Sala Laboral y un magistrado en la Sala Civil.

(Le puede interesar: Corte tumba fallo de litigio entre Estado y nativos por predio en Barú). 

Pero, ¿cómo logró la Corte pasar de las controversias a la unidad?

Magistrados consultados por EL TIEMPO aseguran que la salida de Ariel Salazar, quien era magistrado de la Sala Civil y había mostrado fuertes contradicciones con otros miembros de esa corporación judicial –disensos que incluso quedaron plasmados en cartas que él envió a la Sala Plena y fueron conocidas por los medios de comunicación- fue uno de los factores claves para poder desenredar las pujas en las que venían.

De hecho, ese 28 de febrero la elección de las siete vacantes se dio siete horas después de que Ariel Salazar dejó la corporación porque terminó su periodo de 8 años. Así, tras la salida de Salazar se logró en una sola sesión lo que no se había conseguido en 40 salas del último año.

(Le invitamos a leer: Si tiene cónyuge y vive con otra persona, ¿qué sucede con sus bienes?). 

“Ariel Salazar definía todo con criterio político, electoral, pensando en cómo alguien iba a decidir dos o tres años después. Incluso, en una de las elecciones de magistrados él objetó a una de las mejores candidatas y logró convencer a otros diciendo que ella era comunista solo porque era egresada de la Universidad Nacional, un argumento sin fundamento”, contó una fuente de la alta corte.

Ariel Salazar definía todo con criterio político, electoral, pensando en cómo alguien iba a decidir dos o tres años después

Según otro magistrado consultado, tras su salida todo ha fluido mejor porque las personas a las que él convencía para que votaran en la Sala Plena de determinada forma se fueron quedando como una minoría. 

En su momento, Salazar siempre negó que él estuviera detrás de un bloqueo, dijo que prefería dejar una Corte sin quórum que mal conformada, y señaló que algunos magistrados estaban aprovechando el cúmulo de vacantes para imponer sus preferencias.

Tras la salida de Salazar la Corte quedó con 15 magistrados en la Sala Plena, por lo que técnicamente estaba sin quórum decisorio. Por eso tuvieron que hacer una interpretación de su reglamento para poder llenar sus puestos vacíos considerando que la mayoría que se requería para tomar una decisión no eran las dos terceras partes de 23 (los magistrados que tendría la Sala Plena si estuviera completa) sino con las dos terceras partes de los que efectivamente estaban, es decir de 15.

(Lea también: Las pruebas que Gustavo Malo pidió incluir en su caso y Corte le negó). 

Desde entonces todo se ha dado mucho mejor en el pleno de la corporación judicial y así lo demuestran las elecciones que se dieron sin problemas en el resto del 2020.

Sin embargo, hay un despacho que sigue sumando meses sin tener a su magistrado y es precisamente la vacante que dejó Ariel Salazar. Aunque el Consejo Superior de la Judicatura integró el 28 de febrero del año pasado una lista que fue enviada a la corporación judicial con los nombres de 10 candidatos, la Corte aún no ha elegido. 

Un magistrado de la Corte Suprema le dijo a EL TIEMPO que la razón de que esa silla siga vacía es que nadie ha conseguido la mayoría de votos y la Sala Civil no ha logrado ponerse de acuerdo sobre quién quiere que sea su candidato único para ese puesto y proponer ese nombre a la Sala Plena.

Otro magistrado de la Corte aseguró que seguramente el próximo mes elegirán al reemplazo de Salazar y que es muy probable que se trate de una mujer. En la lista que envió la Judicatura hay cinco mujeres. 

El voto público

En cuanto a la forma de mejorar la toma de decisiones en la Sala Plena, hubo otro factor secundario y es que en junio del año pasado la Corte Suprema de Justicia hizo una modificación de su reglamento.

La propuesta de modificación fue presentada por el hoy vicepresidente, Aroldo Quiroz, y los delegados para ser ponentes y redactarlo fueron los magistrados Gerson Chaverra y Hugo Quintero.

Ese nuevo reglamento trajo un cambio que es el voto público en la Sala Plena. Con esa forma de votación, según dijo a comienzos de este año el entonces presidente de la Corte Suprema Jorge Luis Quiroz en entrevista con EL TIEMPO, la Corte ha votado en por lo menos tres elecciones.

Votando públicamente la Corte eligió a la magistrada Olga Yineth Merchán en la Sala Laboral de Descongestión, en la primera votación. También eligió de forma unánime a la magistrada Blanca Barreto en la Sala Especial de Juzgamiento, así como al magistrado de la Sala Penal Diego Corredor (en la vacante que había dejado Gustavo Malo), quien también contó con el apoyo de toda la Sala Plena y fue elegido en noviembre.

“Mi lectura es que se ha permitido la cohesión dentro de la Sala Plena y está reinando la armonía. Antes había una conflictividad permanente y la elección de los magistrados se demoraba un año, año y medio”, dijo en entrevista con EL TIEMPO a comienzos de este año el magistrado Jorge Luis Quiroz, quien estaba terminando su designación como presidente de la corporación.

REDACCIÓN JUSTICIA
Twitter: @JusticiaET

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.