Comercios deben prestar baños a personas en condición de discapacidad

Comercios deben prestar baños a personas en condición de discapacidad

Corte tomó decisión sobre demanda que buscaba que tiendas y locales prestarán sus baños a más gente.

Baños públicos

Los que se oponen aseguran que la obligación de tener baños públicos es de las alcaldías no de los establecimientos comerciales.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

Por: Justicia
24 de julio 2019 , 09:39 p.m.

Este miércoles la Corte Constitucional evaluó una demanda que buscaba ampliar los casos en los cuales el Código de Policía obliga a las tiendas y locales comerciales abiertos al público a prestar su baño. 

El artículo 88 del Código establece que es una obligación de todos y cada uno de los establecimientos de comercio abiertos al público, "prestar el servicio de baño a niños, mujeres en evidente estado de embarazo y adultos de la tercera edad cuando así lo soliciten, sin importar que los mismos sean sus clientes o no". 

La norma asegura que la tienda que incumpla esta obligación deberá pagar una multa tipo 1 (más de 127.000 pesos). También precisa que los establecimientos de comercio tienen la potestad de cobrar por estos servicios, cobro que en todo caso debe ser regulado por los entes territoriales. 

Pero esa norma fue demandada por un ciudadano que considera que debería ser más amplia e imponerse también la obligación de prestar el baño a personas en situación de discapacidad y a quienes pudieran "encontrarse en alguna situación que las ponga en una circunstancia de debilidad manifiesta, como por ejemplo, aquellas que podrían estar padeciendo algún tipo de enfermedad que les impida contener o controlar sus necesidades fisiológicas de una manera normal". 

Según el ciudadano que presentó la demanda, esta norma viola derechos como el de la solidaridad y la igualdad porque les permite a los establecimientos de comercio negarse a prestar el baño a personas con limitaciones físicas o a quienes tengan problemas de salud y requieran con urgencia ese servicio. Ese podría ser el caso, por ejemplo, de una persona con una intoxicación o enfermedad estomacal. 

Este miércoles la Corte mantuvo la obligación que impone el Código de Policía a las tiendas y establecimientos comerciales de prestar el baño a mujeres embarazadas, niños y adultos mayores, y extendió esa obligación a las personas en situación de discapacidad.

Y no se refirió al resto de personas que podrían estar en otras situaciones y necesitar un baño.

Las voces que escuchó la Corte

Antes de la decisión de la Corte, la Defensoría del pueblo aseguró que en la norma hubo una omisión legislativa porque el Congreso creó una norma a favor de un grupo, desfavoreciendo a otro como las personas en situación de discapacidad. Así, la Defensoría dijo que el Código "excluyó de su texto a un grupo poblacional que también se encuentra reconocido por la Constitución y por la jurisprudencia constitucional como sujeto de especial protección, que cuenta con unas condiciones físicas, psíquicas y sensoriales que les hace más gravoso el esperar para desplazarse a otros lugares en los que puedan acceder al servicio de baño". 

La Universidad de los Andes pidió cambiar la norma afirmando que debe incluir a la población en situación de discapacidad "para que sean también beneficiarias de los derechos que les otorga la norma acusada para poder acceder al servicio de baño de todos los establecimientos de comercio cuando así lo soliciten sin tener la obligación de ser clientes". 

El Ministerio de Justicia, por su parte, aseguró que en la norma no se encuentra que el legislativo tuviera la intención de discriminar a una población determinada. Sin embargo, concuerda con la Defensoría en que hay una omisión legislativa que debe ser corregida para que se entienda que la norma es exequible en el entendido de que también cobija a la población en situación de discapacidad. 

La Secretaría Jurídica de Presidencia también envió un concepto en el que asegura que la norma, tal y como está redactada, desconoce a la población en situación de discapacidad, "ignorando una de las dimensiones del derecho a la igualdad, esta es, la igualdad de protección que implica que la ley debe ser igual para quienes así lo necesiten".

¿Se debería extender el deber de prestar el baño a todas las personas que lo necesiten? 

El concepto que el Ministerio de Salud le envió a la Corte también pedía incluir en la norma a las personas en situación de discapacidad. Pero además asegura que "es pertinente que toda persona tenga derecho a acceder al servicio de baños en establecimientos públicos, más aún si padece alguna limitación física y/o debilidad manifiesta que deba ser objeto de protección especial". 

Por su parte, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo se opuso a que esta norma se extienda a todas las personas que se encuentren enfermas y necesiten el baño. Por eso le pidió a la Corte mantener la norma del Código tal y como está afirmando que no se puede confundir la "condición del estado de gravidez de la mujer, de los niños y de los adultos de la tercera edad, cuyos esfínteres no pueden ser controlados fisiológicamente de manera consciente", y asimilar su situación a otra condición de "debilidad manifiesta de la generalidad de las personas". 

Para este Ministerio, sería muy difícil comprobar en el momento en que alguien pida el baño que se encuentra en una urgencia, debido a la "inmediatez del servicio requerido".  El Ministerio de Comercio e Industria dijo, además, que extender este servicio a las personas enfermas (en una debilidad manifiesta) "desbordaría la capacidad de los establecimientos de comercio en la prestación del servicio de baño, lo cual no sólo es contrario a la naturaleza de su actividad mercantil, sino que, como consecuencia, hipotéticamente, generaría caos en materia de naturaleza sanitaria". 

El Ministerio también aseguró que los entes territoriales no deben trasladarle a los establecimientos de comercio el deber de crear baños de servicio público que esté destinado a la generalidad de las personas. 

Un concepto clave, que tiene una visión más amplia, es el de la Universidad Externado. Así, este centro educativo aseguró que este tema no sólo debe verse en el marco del derecho a la igualdad, sino en el marco del derecho de la dignidad humana que exige proteger con obligaciones positivas y negativas "a todos los miembros de la comunidad humana ante el riesgo de trato cruel, inhumano o degradante, lo que serían actos o circunstancias humillantes)". 

Los miembros de la especie humana somos todos vulnerables por ello la protección de la dignidad humana debe dirigirse a lo humano en términos generales

Es en ese sentido en que la Universidad afirma que los miembros de la especie humana "somos todos vulnerables" por ello la protección de la dignidad humana debe dirigirse a lo humano en términos generales. 

Así, la Universidad aseguró que cuando se trata de satisfacer con un mínimo de decoro las necesidades fisiológicas comunes que todos tenemos "resulta evidente que por razones culturales, morales, sanitarias y luego jurídicas, se ha vuelto indispensable el acceso en la intimidad al servicio de baño, dotado de retrete e inodoro".

Esa necesidad, dice la Universidad Externado, implica un respeto "hacia la humanidad representada por toda persona natural", lo que significa que el deber de los locales comerciales de prestar el baño no sólo debería acoger a niños, mujeres embarazadas, adultos mayores o personas en condición de discapacidad "sino de toda persona humana sin que quepa distinción alguna". 

Para la Universidad Externado negarle el acceso al baño a cualquier persona que de buena fe y amparada en el principio de solidaridad pida el baño prestado, "constituye un acto contrario al respeto de la dignidad humana, pues al mismo tiempo afecta el acceso (transitorio) a unas condiciones materiales de existencia digna (retrete o inodoro con privacidad) y expone al individuo a una situación humillante y degradante ante la sociedad". 

Por eso la Universidad le pidió a la Corte que extienda la obligación de los establecimientos de comercio abiertos al público de prestar el baño a "toda persona humana, sin ningún criterio de distinción", ya que sólo de esta manera se protege de forma amplia la igual dignidad. 

REDACCIÓN JUSTICIA
@PazYJusticiaET

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.